Animación y dos historias de superación, en los estrenos ecuatorianos recientes

Estrenos - Ecuador

La diversidad de temas y formatos cinematográficos inunda la cartelera ecuatoriana este año. El origen el superhéroe 100% ecuatoriano llegó a la pantalla grande en un corto de animación 2D de 18 minutos.El Capitán Escudo: el origen del superhéroe tricolor fue un éxito de taquilla, solo durante el primer día pasaron 1.500 personas por la sala del Cine 8 y Medio, en Quito, donde se estrenó a finales de julio.

Beto Valencia, director creativo de la productora Zonacuario, creadora del personaje, contó a LatAm cinema que el corto fue el resultado del trabajo colectivo de 20 personas que trabajaron durante al menos cinco años.

El costo del proyecto asciende a unos 40 mil dólares, aunque inicialmente estaba presupuestado en 100 mil dólares, ya que se proyectó como animación 3D. El equipo tuvo que cambiar de planes ante la falta de fondos para el audiovisual ecuatoriano en 2016.La crisis nos hizo repensar el proyecto, habíamos avanzado un 20% en el modelo 3D, cuenta Valencia. Pero el equipo mantuvo el sueño de dar vida al héroe de la tira cómica El Capitán Escudo.Era una deuda que teníamos con los seguidores del cómic, muchos nos preguntaban por el origen del ‘Capi’, concluye el director creativo.

Fuera de la animación, las dos últimas películas ecuatorianas tuvieron la particularidad de estrenarse en otros espacios. Las salas comerciales se reservaron para el documental del uruguayo Oliver Lee Garland y la productora ecuatoriana Levector Films, que siguieron al atleta extremo Millán Ludeña mientras cumplía con el reto de correr 21 kilómetros en dos escenarios extremos: el punto más cercano al núcleo de la Tierra, en la mina de oro Mponeng (Sudáfrica). a 4.000 metros debajo de la superficie de la tierra; y en el punto más cercano al Sol, el nevado del Chimborazo, en Ecuador, cuya cumbre se ubica 6.280 metros. Así nació “From Core to Sun” (“Del núcleo al sol”), que tuvo una inversión de 250 mil dólares y llegó a salas el 1 de junio.

El mismo día se lanzó “Ukamau y Ke” del ecuatoriano Andrés Ramírez, en coproducción con Bolivia (ColorFX) escogió las salas de cine alternativo y se proyectó también en distintos barrios periféricos de Quito. Esta película cuenta el legado musical de un artista andino, un cantante boliviano de hip-hop que murió de forma trágica y se empezó a gestar en 2012 y recibió dos premios del Consejo Nacional de Cinematografía para su desarrollo. A pesar de haber sido grabado en Bolivia, su producción fue más austera, además porque 40% del documental es material de archivo.

Estuve muy contento por la recepción del público, no era un tema ecuatoriano, pero fue muy satisfactorio reflejar una historia andina, un joven que se superó con el hip-hop, dice Ramírez. En ese sentido la temática se acerca a la película del uruguayo, que también muestra la superación y la tenacidad del atleta.