Amplitud, nueva productora estadounidense con la mirada puesta en América Latina

Desarrollo - EEUU

Amplitud, el nuevo fondo creado por Axel Shalson, Jana Díaz y Pau Brunet ha dado a conocer sus pasos iniciales con la intención de bucear en el talento latinoamericano y establecer coproducciones entre América Latina y Estados Unidos.

El objetivo inicial es llegar a las dos o tres coproducciones anuales en una primera fase hasta 2022, según explicaron sus responsables a LatAm cinema.

Shalson explica la filosofía editorial de Amplitud: “Daremos prioridad al cine hecho por mujeres, el cine queer y a las primeras o segundas películas. Nos interesa la experimentación formal y narrativa, pero también concedemos mucha importancia al equipo detrás del proyecto y a la temática abordada. Las películas no tienen que tener un componente social, pero nos interesan las nuevas historias y los nuevos puntos de vista. Buscamos energía joven y desafiante, aunque venga de alguien de ochenta años”.

Se trata de un modelo -tanto financiero como artístico- puesto en práctica con éxito con “La camarista”, el debut de Lila Avilés vendido para su distribución en Estados Unidos a Kino Lorber (EE.UU.) por la compañía francesa Alpha Violet y en la que Díaz y Brunet participaron como productores.

En estos momentos, Amplitud se encuentra cerrando la postproducción del documental “Mirador”, de Antón Terni, una indagación en otras formas de percibir la vida más allá de los cinco ordinarios sentidos sobre un invidente en Uruguay que fabrica licores y graba poemas. Está producido por Patricia Oliveira desde Halo Films (Uruguay) y ha sido seleccionada en el taller Puentes EAVE Uruguay.

La compañía también está produciendo otro documental, “Hermanas”, de Paola Ochoa, centrado en las mujeres de la familia de la directora quienes, por circunstancias varias no conviven con hombres. Se tata de una reflexión entre hilarante y emotiva sobre lo que significa ser una mujer madura en la Colombia actual. Producido por la chilena Extranjero Films, el film ha sido premiado en los laboratorios de Visions du Reel, FICCI y DocsBuenos Aires

Díaz piensa que, en general, el cine latinoamericano se muestra más dispuesto que el de otros lugares a asumir los riesgos “de explorar lo humano, analizar el presente e inventar nuevos caminos, dentro de un enorme abanico de expresiones formales y narrativas. El panorama es, en estos momentos, fascinante”.

Brunet explica que los presupuestos de las primeras producciones se moverán en una horquilla entre los 200.000 y los 400.000 dólares “porque son los proyectos donde nuestra aportación económica y de conocimiento puede ser más relevante. También entendemos que en este espacio presupuestario se encuentran muchas primeras obras y con un tono más radical, alternativo o provocador”.

Los productores quieren moverse en los lindes del arthouse y territorios más comerciales, un tipo de cine “donde productores y directores tienen muchas funciones, y por eso creemos que podemos influir más positivamente a darle una energía relevante a la película”, Brunet añade.

Brunet y Díaz han sido cofundadores de LA Panda, el colectivo de cineastas y productores españoles radicado en Los Angeles y de donde han salido algunas de las producciones independientes de sello hispano más singulares de los últimos años como “10.000 KM” y “Tierra firme” (ambas de Carlos Marqués-Marcet) u “Open Windows”, de Nacho Vigalondo en coproducción con Apaches Entertainment.

Axel Shalson, por su parte, ha participado en dos años en dos largometrajes latinos: “Somos calentura” premiado en Ventana Sur 2017 y “Tu me manques”, el debut de Rodrigo Bellot, con Óscar Martínez y Rossy de Palma.