• Jérôme Paillard, director ejecutivo del Marché du Film y Ventana Sur

  • Jérôme Paillard, director ejecutivo del Marché du Film y Ventana Sur

Jérôme Paillard, director ejecutivo del Marché du Film y Ventana Sur

El pasado 15 de diciembre culminó la décima edición de Ventana Sur, el mercado de contenidos audiovisuales organizado en Buenos Aires por el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA) y el Marché du Film – Festival de Cannes. A las secciones tradicionales se suma este año Proyecta, iniciativa surgida en colaboración entre Ventana Sur y el Festival Internacional de Cine de San Sebastián para incentivar las coproducciones internacionales a través de sesiones de pitching de los proyectos seleccionados. LatAm cinema dialogó con Jérôme Paillard, director ejecutivo del Marché du Film y Ventana Sur, sobre esta nueva sección y los cambios y avances en esta primera década de vida del mercado porteño.

¿Cómo y por qué surgió Proyecta?

En estos diez años Ventana Sur cambió mucho su perfil. Cuando lo creamos, la mayoría de los contenidos eran largometrajes. Los títulos latinoamericanos resultaban atractivos a nivel internacional, por lo que era un mercado dedicado enteramente a películas terminadas. Con el tiempo nos dimos cuenta de que el mercado está cambiando mucho y el interés se fue ampliando hacia generar nuevos contactos y conseguir información no tanto sobre los proyectos en sí sino sobre la evolución de la creatividad en la región. Blood Window y Animation! comenzaron a tener sesiones de pitching, lo cual tiene mucho sentido en ambas secciones: en Blood Window hay muchos proyectos con presupuestos pequeños que están buscando poco dinero, y en la animación los procesos de producción son mucho más largos y con necesidades de financiamiento muy diferentes. Creo que no hay proyectos de animación sin financiamiento nuevo, y en cambio hay muchos proyectos de Blood Window que empiezan sin fondos, entonces pensamos que teníamos que extender esta oportunidad para otros tipos de largometrajes, y así fue como tuvimos la idea de hacer Proyecta. Queríamos lanzar algo nuevo para el décimo aniversario, pero obviamente no se hará sólo este año. Obtuvimos muy buenos resultados en las sesiones de pitching, y lo interesante fue que los comentarios giraron en torno a dos cosas: la calidad de los proyectos en sí, que es los más importante, pero también el formato, que a la gente le encantó porque tenía sesiones de pitching muy cortas.

¿En qué consistieron esas sesiones de pitching?

Cada pitch fue de seis o siete minutos, lo cual es muy concentrado, y se presentaron catorce proyectos, por lo que fue bastante intenso y los distribuidores o coproductores que estaban allí estaban muy contentos con eso, porque tuvieron la oportunidad después de los pitch de participar de un cóctel exclusivo de Proyecta, y allí poder hablar con más tranquilidad con quienes presentaron los proyectos que les habían gustado. Eso es muy práctico porque, por lo general, de los 14 que se presentan, cada potencial interesado tiene uno o dos que le llaman la atención. Rara vez pasa que alguien se interese en todos los proyectos que se presentan, es demasiado hermoso para ser verdad

¿Cómo fueron elegidos esos títulos?

Este fue un año de prueba. Proyecta fue desarrollado en San Sebastián y obtuvimos proyectos de diferentes fuentes: San Sebastián, EAVE-Puentes y Brasil CineMundi. Eso es algo que revisaremos para el próximo año, no sabemos si haremos una convocatoria o si continuaremos obteniendo proyectos de esta red de eventos. Creo que las dos opciones son interesantes: hacer un llamado implica una mayor apertura, pero también es muy bueno obtener proyectos que ya vienen con recomendación previa, ya que en este mercado necesitamos contar con un buen nivel.

"Desde que comenzamos Ventana Sur hace diez años, la asistencia de latinoamericanos a Cannes ha crecido dos veces más rápido que la presencia general en Cannes."

En todos estos años de Ventana Sur, ¿qué países han mostrado un mayor crecimiento en cuanto a cantidad o calidad?

En los primeros tiempos de Ventana Sur, Colombia y Chile estaban creciendo mucho.  En la actualidad, diría que en todas partes de América Latina la calidad de los trabajos y, más significativamente, el profesionalismo de los productores ha evolucionado. Creo y espero que Ventana Sur sea en parte responsable de esa profesionalización, porque le brinda a los productores la oportunidad de hablar cada año con agentes de ventas y programadores de festivales, obtener información y capacitarse. Hoy en día hay nuevos países en crecimiento, como Ecuador, que ahora tiene mucha más presencia, aunque por supuesto los principales territorios, como Argentina, Brasil, Chile y Colombia, se encuentran en un nivel mucho más alto. Ahora también México está teniendo más presencia en Ventana Sur: este año tuvimos un Foco en México, y es algo que queremos seguir fomentando a futuro. Creo que durante años México estuvo más orientado hacia América del Norte, y quizás también debido a la situación política en Estados Unidos, está considerando más a Sudamérica como una alternativa o al menos algo que no quieren descartar, y queremos seguir trabajando para recibir más distribuidores y productores mexicanos en los próximos años.

Además de incrementar la presencia mexicana, ¿qué otros objetivos tienen para las ediciones venideras?

Tenemos interés en aumentar la presencia de europeos. En un principio, Ventana Sur era solo para contenidos latinoamericanos, pero hace unos años decidimos traer más europeos. Uno de los motivos fue económico: recibimos el apoyo de la Comisión Europea, que solo es compatible con Ventana Sur siempre y cuando Ventana Sur sea compatible con películas europeas, pero esa no fue la única razón. Lo que descubrimos fue que, por ejemplo, volviendo al caso de México, los distribuidores mexicanos no están tan interesados ​​en las películas latinoamericanas, ni siquiera de Argentina, y al traer títulos europeos sumamos una motivación más para que vengan a Ventana Sur a tener reuniones, asistir a proyecciones y descubrir nuevos títulos tanto latinoamericanos como europeos. Eso es algo que queremos consolidar, ya que cuando decimos “Europa” es fácil pensar en Francia, España, Italia, Alemania y quizás Reino Unido, pero queremos que otros países vengan más. La idea no es tener más películas europeas porque ya es una buena proporción del 20-25% del total, pero queremos extenderlo a más territorios del continente. Por otra parte, debemos tener cuidado de no tener demasiadas actividades. A veces los asistentes se quejan de que hay muchas cosas al mismo tiempo, lo cual es recurrente en muchos mercados, pero debemos tener cuidado de no tener demasiado. Y por último, por supuesto queremos tratar de elevar la calidad y la preparación de las personas que vienen aquí.

¿Cuál es tu balance de estos diez años de Ventana Sur, y qué diferencias significativas tiene este mercado respecto a otros, como el Marché du Film en Cannes?

Diría que en términos de mercados especializados en Latinoamérica, creo que este es el más relevante. Claro que existen otros eventos donde se presentan películas latinoamericanas, pero eso siempre está mezclado con otras cosas. Podemos hablar de Guadalajara, Los Cabos o incluso BAFICI, pero no son comparables en lo relativo al peso de la presencia de la industria, ya que en realidad son festivales con un costado destinado a las actividades de industria. Para América Latina creo que estar aquí es realmente el mejor lugar para tener tiempo de conocer gente, hablar y buscar un público más amplio. Por supuesto, es muy diferente a asistir a un gran mercado global internacional como Cannes, Berlín o AFM, pero en mi opinión los dos son muy complementarios. Aquí puedes realmente profundizar, tener encuentros reales con agentes de ventas y festivales, tener tiempo para hablar, y ellos tienen tiempo para ver las películas y discutir los proyectos. Es importante estar presente en los grandes mercados porque allí es donde están todos y es una forma de existir en la industria, pero sabemos que las reuniones son mucho más cortas y, por ejemplo, los distribuidores se concentran primero en los grandes títulos y luego, si les sobra tiempo, verán los pequeños títulos y productores. Algo muy interesante es que desde que comenzamos Ventana Sur hace diez años, la asistencia de latinoamericanos a Cannes ha crecido dos veces más rápido que la presencia general en Cannes. El crecimiento en diez años en Cannes fue del 20%, pero de productores y público en general latinoamericanos fue del 40%. Creo que eso es un resultado directo de la presencia de Ventana Sur debido a la progresiva profesionalización de productores y vendedores, que después de venir aquí sienten que están listos para ir a Cannes y ya nos conocen, entonces esa relación se vuelve más cómoda. Saben que pueden llamar a mi puerta, saben que pueden usar las mismas herramientas -por ejemplo, usamos la plataforma Cinando en ambos mercados-, y están mucho más familiarizados con cómo trabajar en un mercado, lo cual hace que se les vaya el miedo al tamaño de Cannes, que puede resultar shockeante.