Los programadores: Frédéric Boyer, director artístico del Tribeca Film Festival

El festival de Tribeca fue creado en 2002 por Robert de Niro, la productora Jane Rosenthal y su esposo, el inversor inmobiliario y filántropo Craig M. Hatkoff. Se ha dicho que las razones que empujaron su fundación fue la revitalización del Lower Manhattan, tras los ataques del 11 de septiembre.  Otro festival joven, cosmopolita y muy atento al talento internacional, el festival neoyorkino se celebra en abril y este año, la sección de competencia internacional incluye “Nadie nos mira”, de Julia Solomonoff, una coproducción entre Colombia, Brasil, Argentina, EE.UU. y España, y “Sambá”, de Laura Amelia Guzmán (Rep. Dominicana). Frédéric Boyer es el Director Artístico del festival desde 2012. Antes ocupó ese mismo cargo en la Quincena de Realizadores del Festival de Cannes y es también director artístico del Les Arcs European Film Festival.

¿Cuál es la línea editorial del Tribeca Film Festival?

Apoyamos tanto a los cineastas emergentes como a los ya reconocidos, de manera que nuestro interés es doble: buscar voces nuevas, así como historias interesantes de cineastas ya consagrados. Buscamos historias que nos conmuevan tanto por los elementos narrativos como los estilísticos y que interpelen a nuestro público de Nueva York, así como al sector de la industria.

Háblenos del proceso de selección de los films en las distintas secciones.

Tenemos una Competencia Internacional de 10 películas y algunas películas extranjeras pueden ser seleccionadas también en nuestra sección ‘Viewpoints’, dedicada a los talentos emergentes, o en nuestra sección ‘Midnight’. Recibimos más de 3.500 largometrajes de ficción y documentales y al final, hacemos una selección de 100 películas en total. 

“Güeros”, “Iluminados por el fuego” y “La suerte en tus manos” son algunas películas latinoamericanas que han sido estrenadas y premiadas en Tribeca. ¿Cuál es, generalmente, la presencia del cine latinoamericano en este festival?

Las cinematografías latinoamericanas siempre nos proponen un montón de películas. El cine chileno muestra más fortaleza desde hace diez años. Las películas colombianas y de América Central siempre están en los lineups de los principales festivales como Berlín, Cannes y Venecia. Cuba, por su parte, está produciendo más jóvenes talentos que antes. América Latina cuenta también con importantes nombres internacionales como Gael García Bernal, Carlos Reygadas y Lucrecia Martel, que ayudan a los jóvenes a confiar en sus propios proyectos.

 

"Siempre quedamos sorprendidos por la alta calidad de las óperas primas, largometrajes o documentales de Latinoamérica,"

En términos generales, ¿cuál es su principal interés a la hora de examinar las inscripciones de películas latinoamericanas?

Siempre examinamos atentamente todas las inscripciones de América Latina, país por país. Y siempre quedamos sorprendidos por la alta calidad de las óperas primas, largometrajes o documentales. También seguimos con interés las producciones que se presentan en otros festivales como Morelia, IDFA, Rotterdam o Berlín.

¿Qué debe hacer una producción independiente latinoamericana en aras de alcanzar una mayor visibilidad internacional?

Ser seleccionada en nuestra Competencia Internacional, como ha ocurrido con “Sambá”, de la República Dominicana. Pero cualquier seleccionado en cualquier sección de Tribeca alcanzará una gran visibilidad.