• Sentido de pertenencia: las relaciones con la familia y el entorno físico en el 12° Guadalajara Construye

    "Enigma" de Ignacio Juricic Merilán.

  • Sentido de pertenencia: las relaciones con la familia y el entorno físico en el 12° Guadalajara Construye

    "El encanto" de Juan Pablo Sasiaín y Ezequiel Tronconi.

  • Sentido de pertenencia: las relaciones con la familia y el entorno físico en el 12° Guadalajara Construye

    "Miriam miente" de Natalia Cabral y Oriol Estrada.

  • Sentido de pertenencia: las relaciones con la familia y el entorno físico en el 12° Guadalajara Construye

    "Perro bomba" de Juan Cáceres.

  • Sentido de pertenencia: las relaciones con la familia y el entorno físico en el 12° Guadalajara Construye

    "Ok, está bien" de Gabriela Ivette Sandoval Torres.

  • Sentido de pertenencia: las relaciones con la familia y el entorno físico en el 12° Guadalajara Construye

    "Triz" de André Carvalheira

  • Sentido de pertenencia: las relaciones con la familia y el entorno físico en el 12° Guadalajara Construye

    "Guiexhuba" de Sabrina Muhate.

Sentido de pertenencia: las relaciones con la familia y el entorno físico en el 12° Guadalajara Construye

Los días 10 y 11 de marzo se lleva a cabo la edición número 12 de Guadalajara Construye, uno de los eventos de industria del Festival Internacional de Cine en Guadalajara (FICG) que tiene el objetivo de contribuir a la finalización de largometrajes de ficción iberoamericano en su etapa de postproducción.   

Los proyectos elegidos este año serán presentados ante profesionales de diversos rubros (productores, distribuidores, fondos de ayuda, agentes de ventas y programadores de festivales) e intentarán conseguir apoyos para su terminación y posterior exhibición. Además tendrán la posibilidad de participar en mayo de Guadalajara Goes to Cannes en el marco del Marché du Film.

LatAm cinema dialogó con los realizadores y productores de los siete filmes seleccionados sobre el camino recorrido para llegar a Guadalajara y la actualidad del cine en sus respectivos países.

El cine chileno goza de muy buena salud, y Guadalajara Construye no es la excepción: dos de los siete proyectos seleccionados provienen del país andino. “Enigma”, ópera prima de Ignacio Juricic Merilán producida por Inefable Ltda, cuenta la historia de Nancy, una peluquera que decide, a escondidas de su familia, contar en un programa de tv sobre casos sin resolver detalles de lo que pasó con su hija, una joven lesbiana asesinada tras una golpiza diez años antes.  Mariana Tejos Martignoni, productora del filme, cuenta que lo más difícil fue conseguir apoyo para su financiamiento. “Afortunadamente nosotros obtuvimos el apoyo del Latin America Fund de Tribeca Film Institute y el Fondo de Fomento Audiovisual ​que entrega el C​onsejo de la ​C​ultura y las Artes en Chile. Es un proceso largo, muchas personas e instituciones nos han ayudado: DIRAC, CinemaChile y muchos amigos” explica la productora, y agrega que el proyecto ha sido seleccionado para participar en diversos eventos que promueven el desarrollo del cine latinoamericano, como Tres Puertos Cine, Santiago Lab y Lobo La​b.

El segundo largometraje chileno es otra ópera prima: “Perro bomba” de Juan Cáceres. El largometraje, producido por Infractor Film Factory y Pejeperro Films, tiene como protagonista a Steevens, quien nació en Haití pero vive en Chile, alejado de su cultura y su lengua y en los márgenes de la legalidad. Alejandro Ugarte, uno de los productores, destaca el reconocimiento internacional de la cinematografía de su país pero critica la ausencia de público local. “Es muy gratificante ver cómo el cine chileno se ha posicionado con fuerza en las pantallas internacionales, un esfuerzo que está siendo apreciado y aplaudido con vehemencia en el extranjero, pero que lamentable es de muy poco interés para los propios chilenos, un público ingrato con la producción nacional, que no se da cuenta de lo heterogéneo de los contenidos y del potencial inmersivo que presentan nuestras obras” opina Ugarte, y cuenta que “Perro Bomba” era al inicio un proyecto pequeño que fue creciendo debido al interés en la temática y estilo de la película generados en seguidores, coproductores extranjeros y agentes de venta. “El proyecto logró el temprano apoyo de la Universidad de Chile por medio del fondo “Mi primer largometraje”. Posterior a esto obtuvo el mayor incentivo en el VIII Bolivia Lab, valorado en 15,000 USD en servicios de postproducción de sonido. Además ganó dos premios en el WIP Chileno de FIC Viña del Mar, dándonos la posibilidad de llegar hasta este 12 Guadalajara Construye” explica Ugarte.

Por México también compiten dos óperas prima que se adentran en la complejidad de la identificación con un espacio físico y los vínculos familiares. “Guiexhuba”, dirigida por Sabrina Muhate y producida por Fundación Excellentiam sigue a Guiexhuba, una mujer juchiteca que con ayuda de su hermana intenta impedir que un europeo logre, a través de la corrupción, el engaño y la complicidad de políticos y religiosos, comprar los mercados locales. Para Sabrina Muhate este proyecto implicó varios desafíos. “La primera dificultad fue enfrentarme a filmar un guión por encargo, donde si bien tuve toda la libertad creativa para llevar el proyecto a mi terreno, había un límite. Por ejemplo, Agustín (Buendía Martínez, productor) me planteó desde el inicio una película sencilla no contemplativa y yo justo venía de eso por la tanto tenía que reformular la forma cinematográfica y adaptarme a la historia. Filmar en Juchitán trajo muchos problemas porque justo en el momento del rodaje estalló el conflicto de los Maestros en Oaxaca, por lo tanto se respiraba un clima de tensión bastante grande” cuenta Muhate, y agrega que el presupuesto reducido llevó a que el ritmo de rodaje fuera demasiado rápido pero que el equipo se unió para manejar en conjunto el cansancio y estrés.   Con respecto a la situación actual del cine de su país, Muhane destaca las posibilidades que se ofrecen para los contenidos más alternativos. “Desde el punto de vista del cine que me interesa a mí, que sería “la otra industria”, creo que hay grandes realizadores como Carlos Reygadas, Nicolás Pereda o Amat Escalante que han sabido colocar su búsqueda cinematográfica por encima de esquemas de rodaje más convencionales y que por lo tanto también se han alejado de la industria que se conoce como tal. Dentro de “ese esquema”, creo que México es un país “favorecido”, que cuenta con muchas convocatorias y apoyos que pueden permitir que este tipo de realizadores finalicen sus trabajos y encuentren un circuito alternativo de distribución en festivales”.

"Directores y productores de los siete filmes ven en Guadalajara Construye la posibilidad de que sus películas se muestren al mundo, en algunos casos por primera vez, y consigan ayuda para su finalización, generen alianzas  internacionales y cierren acuerdos de venta y distribución."

“Ok, está bien” de Gabriela Ivette Sandoval Torres con producción de Draíz Producciones presenta otra postura sobre las oportunidades para los profesionales audiovisuales mexicanos. “En la película toco un poco el tema, desde otra trinchera: la de un guionista. Mariano, el personaje principal, un egresado de la carrera de guión,  hace un cuestionamiento similar y su respuesta es un rotundo rechazo a la poca valoración que se tiene del trabajo de guion aquí en México, donde se sigue pensando que las cualidades de producción son más importantes que las cualidades teórico dramáticas” adelanta la directora sobre este filme que plantea una ridícula e inmadura disputa entre el mencionado guionista treintañero y un primo de 15 años que llega a vivir junto a él y su madre. El proyecto, que existe desde 2009 y la realizadora retomó al culminar sus estudios en el CUEC (Centro Universitario de Estudios Cinematográficos) fue concebido para costar poco dinero, ya que gran parte de la acción se desarrolla en una única locación y hay pocos personajes. De todos modos, y aun habiendo ganado el apoyo a Reescritura por parte de IMCINE, la gran dificultad está siendo encontrar el financiamiento para su finalización. “Confío en que una vez que la película se estrene en la sección de Guadalajara Construye empiecen a caer los apoyos y las ofertas, para ya cerrar este ciclo y que “Ok, está bien” llegue al público que merece” expresa Sandoval.

En el largometraje dominicano “Miriam miente” también la tranquilidad familiar se ve afectada, pero esta vez no es la llegada de un primo sino de un supuesto novio quien desencadenará el conflicto. En el filme dirigido por Natalia Cabral y Oriol Estrada y producido por Faula Films, Miriam invita a su fiesta de quince a Jean-Louis, su novio de internet. Su mamá está feliz porque cree que el adolescente es hijo del agregado cultural francés, pero días antes del cumpleaños la pareja virtual decide conocerse y Miriam descubre que Jean-Louis es negro, hecho que la envuelve en una red de expectativas familiares. Las dificultades para la realización de este filme estuvieron intrínsecamente ligadas a su nacionalidad. “A pesar de contar con una Ley de Cine en Dominicana, la figura del productor cinematográfico nos hace falta encarecidamente. El productor puede ser, debería ser, una persona sensible, con una imaginación fértil, un cinéfilo, casi igual o más que el director. El productor es una figura creativa clave que, sin sus habilidades y talentos, es muy difícil que una película cumpla sus expectativas iniciales. Como en nuestra industria hacen falta productores cinematográficos, tuvimos que convertirnos en los productores de la película, en los jefes de la producción y en los productores ejecutivos, mientras dirigíamos y cumplíamos otras funciones” explican Cabral y Estrada, quienes sin embargo recalcan el gran momento que vive el cine de su país. “Se están rodando películas de diferentes temáticas y géneros, y no sólo las tradicionales películas de comedia para toda la familia. Contamos ya en nuestra filmografía con documentales, películas experimentales, ficciones de autor y de corte comercial con una sólida voz propia. Esta diversidad también genera diversidad de representación. Vemos en la pantalla grande no solo a la gente “bonita” o famosa de la televisión que en su mayoría son caucásicos o de una clase social acomodada, sino que ahora podemos ver a gente de los barrios, a gente del campo, diferentes razas y costumbres, representados desde un lugar de respeto y curiosidad en una sociedad intensamente dividida por clases sociales y con muy poca consciencia de esta división” explican.

También con dos directores y temática sobre expectativas familiares es la película argentina presente en Guadalajara Construye, “El encanto”. El filme, dirigido por Juan Pablo Sasiaín y Ezequiel Tronconi y producida por Cineworld, Vaimbora films y Benteveo Co.Workers, cuenta la historia de Bruno, un hombre en pareja con Juliana hace diez años que le tiene miedo a la idea de ser padre y busca un escape en una relación con una chica más joven. La película fue posible en parte gracias a los fondos públicos del INCAA, y los directores creen que el momento actual del cine en su país es próspero, con historias auténticas y de calidad, pero que falta generar ciertos cambios.  “Nos falta potenciar la difusión y comercialización de nuestras obras, ganar la soberanía sobre los fondos públicos de producción ligados a las políticas del país y ganar políticas de estado que contribuyan a que el cine de arte sea considerado un alto valor agregado a la marca país, pero allá vamos” opinan Sasiaín y Tronconi.

El único filme no hablado en español de esta selección aborda los puntos de encuentro entre los espacios físicos y las relaciones sociales. La brasileña “Triz”, ópera prima del director de fotografía André Carvalheira con producción de Machado filmes, sigue a un joven arquitecto que cree que su trabajo cambiará el mundo y decide planificar un nuevo barrio en Brasilia alejado de todo probema,  pero se choca con una realidad muy distinta a la utopía que había imaginado. Al igual que los proyectos anteriores, “Triz” también tuvo dificultades y desafíos vinculados a la escasez de recursos económicos. “Ganamos un premio de guión y luego uno de realización de un fondo de apoyo a la cultura (FAC) de Brasilia. Tuvimos un bajísimo presupuesto de menos de 250.000 dólares pero con una producción inteligente, bien latinoamericana, que logra transformar poco en mucho. También hemos contado con el apoyo de Tao Locadora y un gran empeño del equipo y de la productora Machado Filmes” cuenta Carvalheiro, quien cree que a pesar del difícil escenario político de su país en la actualidad, el cine brasileño se encuentra en ebullición y con avances que lo llevan a convertirse en un gran centro de producción.

Directores y productores de los siete filmes ven en Guadalajara Construye la posibilidad de que sus películas se muestren al mundo, en algunos casos por primera vez, y consigan ayuda para su finalización, generen alianzas  internacionales y cierren acuerdos de venta y distribución. Sabrina Muhate opina que además el espacio permite obtener miradas de afuera. “Creo que es fundamental mostrar a un público crítico ajeno un corte que se ha gestado durante meses con el editor en soledad , ya que existe un gran riesgo de pérdida de objetividad que incapacita la percepción. A veces lo que uno cree que funciona ,no lo hace y viceversa. Es muy enriquecedor plantear dudas y recibir una retroalimentación que encamine adecuadamente a la película” señala la directora de Guiexhuba.