Imán austral: FIC Valdivia cumple 25 años reuniendo lo mejor del cine chileno

Festivales - Chile

El Festival Internacional de Cine de Valdivia cumple 25 años y quería festejarlo.  “Fue nuestro histórico jefe de programación, Guillermo Olivares, quien dio en el clavo a la hora de decidir de qué manera celebrar: tanto la mayoría de los cineastas chilenos de gran prestigio como aquellos que están dando sus primeros pasos iniciaron sus carreras al alero de Valdivia, y, a su vez, siguieron eligiéndonos como el lugar para estrenar sus obras frente al público nacional” explica el director del festival Raúl Camargo al presentar “25 años/25 films chilenos”, muestra compuesta por seis largometrajes y diecinueve cortos nacionales que se suma a las más de doscientas películas que se exhiben en la capital de la Región de los Ríos desde el pasado lunes 8 y hasta el domingo 14 de octubre.

FIC Valdivia cuenta con varias secciones en competencia. En la selección de largometrajes internacionales competirán 12 filmes, cuatro de ellos de la región: las chilenas “Enigma”, ópera prima de Ignacio Juricic producida por Inefable; y “La casa lobo” de Cristóbal León y Joaquín Cociña con producción de Diluvio y Globo Rojo films; la mexicana “Esta película la hice pensando en tí” de Pepe Gutiérrez producido por Los No Ricos Films y “Familia sumergida”, debut en dirección de la también actriz argentina María Alché.

En la competencia para largometrajes chilenos participan “Los sueños del castillo” de René Ballesteros, “Vivir allí no es el infierno, es el fuego del desierto. La plenitud de la vida quedó ahí como un árbol” de Javiera Véliz, “Zurita” de Alejandra Carmona, “Cielo de agua” de Margarita Poseck, “Las Cruces” de Carlos Vásquez y Teresa Arredondo y “Una vez la noche” de Antonia Rossi.

A las clásicas competencias se suma una nueva categoría, “Largometraje juvenil internacional”, conformada por cinco películas destinadas a un público entre 13 y 18 años entre las que se encuentran “Primas” de la argentina Laura Bari, “Yonlu” del brasileño Hique Montanari y la coproducción entre Alemania y México “The Best Thing You Can Do With Your Life” de Zita Erffa.

En la competencia de cortometrajes latinoamericanos participan 17 títulos: nueve cortos chilenos, cuatro argentinos, dos colombianos, uno brasileño y uno peruano.

Además de las proyecciones, el festival organiza por segundo año consecutivo Cine Chileno del futuro, el work in progress para cine nacional que se divide en dos categorías. En “Postproducción” participan “Cartas de una fanática de Whisler a un fanático de Conrad” dirigida por Claudia Carreño y producida por Nadador Films, “Green Grass” de Ignacio Ruiz con producción de Niebla Producciones, “La última frontera” dirigido por Fernanda Abarca y Andrés Opaso con producción de Carrera de Cine de Universidad del Desarrollo y “Todas vuelven” de María Paz González producida por Quijote. En la categoría Primer Corte se encuentran  “Anacoreta” de Francisco Bermejo con producción de Panchito Films, “El día más largo” de Diego Escobar producido por Ico Films, “Nunca subí una provincia” de Ignacio Agüero producido por Manufactura de películas y “Vestigios” de Brian Cullen Espinosa con producción de Iriskel Producciones.

Durante el festival también hay proyecciones del trabajo de cineastas invitados, homenajes, galas, muestras temáticas, exhibición de filmes estudiantiles, talleres, clases e instancias de encuentro entre profesionales de la industria chilenos e internacionales. “Esa es, justamente, la particular conquista del Festival Internacional de Cine de Valdivia: haber logrado posicionarse como el festival de cine más importante del país y uno de los mejores de América Latina. Esto ha sido posible a pesar de las leyes que dicta el mercado y a su bajísimo presupuesto en comparación con sus pares internacionales, y responde al esfuerzo de un colectivo compuesto por cineastas, audiencias, equipo organizador y plataforma institucional que permite que hoy estemos celebrando 25 años” concluye Raúl Camargo.