Un road-trip infantil hacia el mar, ópera prima de la boliviana Yvette Paz Soldán

Rodajes - Bolivia

La directora boliviana Yvette Paz Soldán se encuentra finalizando su ópera prima, “La tonada del viento”, un road-trip hacia el mar protagonizado por dos niños, uno boliviano y uno chileno. El rodaje se desarrolló en 2015 en La Paz, el Altiplano cerca a la ciudad paceña y la ciudad chilena de Antofagasta.

Escrita por la propia Paz Soldán, la película sigue a Panchito, un niño campesino que termina en un orfanato tras perderse en la ciudad de el Alto. Durante la hora cívica escolar, en la que se recuerda los más de cien años en que Bolivia perdió el mar contra Chile, Panchito conoce a Pedro, un niño chileno que perdió a sus padres en Antofagasta, Chile. Ambos se unen en un viaje para llegar hasta el mar que transcurre entre el altiplano árido, con el silbido del viento terroso, y el vigoroso viento de las olas del océano. Pero el destino no es siempre el que se espera y la aventura está abierta.

La directora se nutre del centenario pero actual conflicto entre los dos países andinos por la salida al mar y sus efectos en la población desde una perspectiva infantil. De hecho, el germen fue un artículo de periódico en el que un niño de 10 años declaraba su odio a los chilenos por ser “ladrones de mar”. “Esta película es un homenaje a la infancia. A la infancia marginalizada de mi país, ya sea por su pobreza, por la indiferencia de la sociedad, por la extrema burocracia o por una educación super dogmática. En esta película quería enfatizar los valores puros de los niños, quienes en su simple universo, se manejan para aplacar el conflicto político de los dos países”, sostiene en relación a su debut en largo de ficción Paz Soldán. Egresada de guion por la Escuela Internacional de Cine y Televisión de San Antonio de los Baños y la Universidad de Bergen, la boliviana realizó los cortos “Calle aire”, “Ícaro – entre el cielo y el suelo” y el documental “La ruta de los dioses”.

El filme está protagonizado por el boliviano Francisco Miranda y el chileno Sebastián Carrasco. “Para trabajar con ambos tuvimos asistencia de algunos coach, que trabajaron con ellos en la preproducción y había alguien durante el rodaje también. No fue fácil por el ritmo del rodaje que tuvimos que hacerlo en menos tiempo de lo ideal cuando se trabaja con niños, pero Yvette tiene mucho tacto con los niños, mucha paciencia y siempre logró sus expectativas”, explica Paola Gosalvez, productora del filme,  a LatAm cinema.

Se trata de una producción de la boliviana Pucara Films, casa que este año estrenó “El río” de Juan Pablo Richter, en coproducción con la brasileña Marcelo Krowczuck. La película cuenta con un presupuesto de 230 mil dólares y cuenta con el apoyo del programa estadounidense The Global Film Initiative, el alemán Ezef y el fondo paceño FOCUART.

El filme participó en BoliviaLab y Festival de Bio Bio, donde recibió los premios de corrección de color y mezcla de sonido, respectivamente. Su estreno está previsto para el primer trimestre de 2019.