Una veintena de filmes latinoamericanos se presentan en el 44º Festival de Seattle

Festivales - EEUU

Desde el 17 de mayo hasta el 10 de junio se realiza la 44ª edición del Festival Internacional de Cine de Seattle (SIFF), con la misma idea que lo ha impulsado estos años: dar espacio a nuevas voces dentro del cine y brindar herramientas para hacer un trabajo colectivo de calidad.

Así, esta edición recibió 4.700 películas de las cuales fueron seleccionados 433 títulos de 90 países, en un “trabajo constante, como quien busca oro en el lecho de un río”, cuenta a LatAm cinema Hebe Tabachnik, programadora del festival. Trabajo arduo con un objetivo: “brindar a la audiencia un cine diverso, valiente y comprometido. Películas que recorren todo el tapiz de la experiencia humana con historias sobre abusos pero también sobre la redención, el sacrificio, el amor, la búsqueda de la felicidad, las consecuencias de la discriminación o el poder transformador de la inclusión”.

“Este año presentamos 22 películas de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Cuba, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Perú, Paraguay, España y Uruguay”, agrega Tabachnik, de entre las que se destaca la peruana “Retablo”, ópera prima de Alvaro L. Aparicio que fue presentada como work in progress en la edición pasada y ahora regresa en su premiere norteamericana,  luego de haber ganado premios en la Berlinale y en el Festival de Lima.  Situada en una aldea peruana, muestra cómo el mundo de un niño de 14 años se volvió del revés cuando accidentalmente descubre el secreto preocupante su padre artista en este drama absorbente acerca de la lucha familiar y la desilusión.

También tendrá su estreno en Norteamérica “Marilyn”, la ópera prima del argentino Martín Rodríguez Redondo, producida por Maravilla Cine (Argentina) y Don Quijote Films (Chile); y “Las herederas”, debut de Marcelo Martinessi, coproducción de La Babosa Cine (Paraguay), Pandora Film (Alemania), Mutante Cine (Uruguay), Norsk Filmproduksjon AS (Noruega), La Fábrica Nocturna (Francia) y Esquina Filmes (Brasil), que se llevó cinco estatuillas en la Berlinale.

Completan la selección latinoamericana el documental mexicano “Rush Hour” de Luciana Kaplan, “Cuban Food Stories”, documental de Asori Soto coproducido entre Estados Unidos y Cuba; las brasileñas “Tinta bruta” de Filipe Matzembacher y Marcio Reolon y “Rust” de Aly Muritiba; la mexicana “Los tigres no tienen miedo” de Filmadora Nacional; las colombianas “Virus Tropical” de Santiago Caicedo y “Matar a Jesús” de Laura Mora; “Los buscadores” de los paraguayos Juan Carlos Maneglia y Tana Schémbori; la brasileña “Las buenas maneras, de Marco Dutra y Juliana Rojas y el documental “Yo no me llamo Rubén Blades” del panameño Abner Benaim.

“En su edición número 44, SIFF además suma otras iniciativas o programas como el SIFF VR Zone (en su tercera edición), donde el público puede explorar la mejor y más convincente realidad virtual (VR) y contenido de video 360 de todo el mundo y la segunda edición del SIFF New Works-in-Progress Forum para nutrir las voces emergentes en el cine mundial”, cuenta Hebe Tabachnik sobre esta versión del certamen. El programa más nuevo es el Web Fest, “una selección de contenido episódico creado por innovadores independientes en la industria episódica de todo el mundo”. Y le acompaña Best of Series Fest, con una selección de la mejor narración episódica, “y un panel de debate episódico sobre las diversas formas de financiar el contenido y qué hacer una vez que lo tienes hecho, junto con el estreno de una serie episódica producida localmente”.

En un año donde el repudio al abuso sexual dentro de la industria es más fuerte que nunca, el SIFF apoya y promociona el trabajo de las mujeres. “Este año el 43 % de las 433 películas están dirigidas por mujeres y un 53 % de las películas en competición fueron realizadas por mujeres. Con secciones como Badass True Stories About Real Women: historias de mujeres increíbles para inspirar a cualquiera a quien alguna vez le hayan dicho que no podría y persistió de todos modos.  Esta vocación de apoyar a las cineastas a nivel mundial es reflejo de quienes hacemos el festival y de quienes llevan adelante la organización durante todo el año”, detalla Tabachnik.