Cartagena 2014: Cine, paz y delirio en el inicio del festival

Festivales - Colombia

El Festival Internacional de Cine de Cartagena de Indias (FICCI) inició el jueves su 54° edición con la premiere mundial de “Ciudad delirio”, una coproducción hispano-colombiana dirigida por la española Chus Gutiérrez, exhibida a cielo abierto en la Plaza de la Aduana de la ciudad amurallada, que de alguna manera expone la doble intención del certamen de ser un promotor e impulsor del cine hecho en Colombia y su búsqueda por llegar al público.

“Ciudad delirio” es una comedia romántica convencional, diferenciada por insertar en su trama la expresión artística más popular de la ciudad de Cali: el espectáculo Delirio, fusión de salsa, circo y orquesta. Esta es la historia del encuentro entre dos personajes de mundos diferentes: un español con una vida gris y una bailarina con sueños muy claros; el amor surgirá irremediablemente, con la ciudad de Cali como escenario y motor impulsor.

Hay en la película una manifiesta intención por enseñar la cara positiva del país, tal como comentó Gutiérrez en rueda de prensa. “El cine colombiano que vemos fuera o que yo he visto, tiene que ver con la violencia, el narcotráfico, con la parte muy dura de esta sociedad, que es real y existe, pero yo también creo que la vida tiene otras cosas. Es como las noticias, siempre nos cuentan las grandes tragedias. Pero todos cada día nos levantamos con objetivos muy pequeños y dimensiones muy humanas. Entonces creo que a veces está bien contar la otra cara de la vida, esa cara que es sencilla: el sueño de unos bailarines por entrar en una compañía, las dudas de un hombre que se da cuenta que con su trabajo ya no llega más lejos y tiene que tomar una decisión…Pero sobre todo, para mí lo más importante era hablar de lo que significa la salsa en una cultura, lo que significa el baile y la música”, detalló.

Próxima a estrenarse en Colombia en el mes de abril, es una coproducción entre la española Film Fatal con Elena Manrique a la cabeza -también guionista junto a Gutiérrez- y la colombiana 64-A Films de Diego F. Ramírez. Desde su génesis, el proyecto buscó que la coproducción fuera orgánica y no forzada, registrándose las mayores dificultades en el plano burocrático, especialmente de parte española.

Comentó Manrique sobre la experiencia: “Nosotros en Europa hemos vivido durante mucho tiempo lo que denominados el europudding. Poníamos un actor alemán, un director de fotografía francés y rodábamos en Italia. Y al final la película no era ni francesa, ni alemana, ni española. Desde el principio queríamos que todos los elementos fueran orgánicos y creo que eso se respetó. Ambas partes hemos aprendido mucho del otro. Pero la burocracia es pesadísima. Deberíamos encontrar una manera en la que hacer coproducciones sea menos pesado. A veces te desanima”.

La película, que cuenta con apoyo de los institutos de cada país y las cadenas TVE y Caracol, es una producción pensada para el público, un rasgo que en buena medida identifica a FICCI, que con una programación gratuita, itinerancia y la implementación de mecanismos que facilitan el acceso de su oferta a los barrios más alejados, se propone superar los 120.000 espectadores tras los buenos números recogidos en la edición pasada.

En una edición dedicada a la paz, con películas y conversatorios con foco en ese tema, FICCI contará con la presencia -y la obra- de invitados especiales como Clive Owen, Abbas Kiarostami, Alejandro González Iñárritu, John Sayles y Pawel Pawlikowski; un programa de 137 producciones; talleres, charlas y clases magistrales; encuentros de coproducción, y las principales novedades del cine colombiano, revalidando así su condición de plataforma del cine nacional.

Desde Cartagena de Indias, por Cynthia García Calvo.