El cine boliviano estrena cinco filmes en el segundo semestre de un 2018 que repunta

Estrenos - Bolivia

Con un primer semestre en el que se lanzó la esperada “Averno” de Marcos Loayza, que alcanzó los 26 mil espectadores; y “Eugenia” de Martín Boulocq, que apenas alcanzó las 3 mil entradas vendidas; el cine boliviano ha repuntado en lanzamientos en la segunda mitad del año, acercándose al panorama prometedor que se preveía a principio de año de la mano de BF Distribution, compañía que está apostando por los estrenos nacionales.

El pasado 13 de septiembre se estrenó en 23 salas de todo el país el thriller “Muralla”, segundo filme de Gory Patiño producida por Macondo y con distribución de BF. En su octava semana superó las 34 mil entradas vendidas, según datos de la propia distribuidora y Ultracine, lo que la convierte en la película más taquillera del cine boliviano a la fecha. Protagonizado por Cristian Mercado y Fernando Arze, la película sigue a Muralla, un hombre trabajador que, en su intento por salvar a su hijo enfermo, secuestra y vende a una niña a una red de trata de personas. La película continúa en tres salas de La Paz y una de Sucre, según informaciones de la productora a LatAm cinema. 

En noviembre, dos producciones de largo aliento buscarán disputar el liderazgo al filme de Patiño en el top ten del cine nacional.  

Este jueves 8 BFDistribution lanza el tercer trabajo de Juan Carlos Valdivia, “Søren”, un drama que propone reflexionar en torno al amor y al poliamor en la juventud. Protagonizada por Alejandra Lanza, Erwin Berzaín, Glenda Yañes y Jessica Juljis, la película homenajea al filósofo danés Søren Kierkegaard y está inspirada en la historia de amor de los padres de Valdivia, quien también escribe el guion. Se trata de una producción de CineNómada, compañía del propio director, desde donde ha producido sus filmes previos, incluyendo “Yvy Marey” o “Zona sur”.

También de la mano de BF, el jueves 29 de noviembre se estrena en salas de todo el país el thriller sindical “Lo peor de los deseos”, debut en ficción de Claudio Araya. Con guion del propio director con asesoría de los españoles Mitchel Gaztambide y Miguel Marcos y del boliviano Wilmer Urrelo; el filme relata una historia de ambición y traiciones en el contexto sindical boliviano. El mexicano Luis Felipe Tovar encabeza un elenco protagónico integrado también por reparto local que incluye a Esmeralda Pinzón, Inés Quispe y Luigi Antezana. Producida por la boliviana Diabla Cine en coproducción con la colombiana Janus Films y la mexicana Agentes Secretos, la película se rodó en 2014 en La Paz y El Alto.

Por su parte, tras su premiere mundial en el Festival de Miami, el pasado 2 de agosto se lanzó “El río”, debut de Juan Pablo Richter producido por la boliviana Pucara Films en coproducción con la ecuatoriana Caleidoscopio Cine. La película retrata a Sebastián (Santiago Rozo), un adolescente que deja La Paz para irse a vivir con su padre a Beni, un departamento al norte de Bolivia. Allí se enfrenta a un entorno cargado de abusos de poder y corrupción, en un hermoso paisaje con un río que es en cierto modo testigo y juez de lo que ocurre. La ópera prima de Richter fue vista en salas bolivianas por poco más de 2500 personas.

También el pasado 4 de octubre se lanzó de forma independiente “Algo quema” de Mauricio Ovando, documental en el que el director recupera las infinitas imágenes de su abuelo, presidente militar boliviano a finales de los años 1960. La versión oral de la familia no coincide con la historia oficial. La película fue premiada en BAFICI con el reconocimiento a mejor d¡rector y ha continuado su recorrido por festivales regionales como EDOC o FICVIña.  

Antes de finalizar el año se espera también el lanzamiento de “Wiñay”, del director cochabambino Álvaro Olmos, un filme intimista protagonizado por dos mujeres que emprenden un viaje hacia la selva para hacer un ritual. Se trata de una producción de Empatía Cine que ya se pudo ver en el Festival de Cine Radical el pasado mes de septiembre.