Cannes 2017: Augusto Matte, productor de “Los perros”

Tras estrenar su ópera prima en la Quincena de los Realizadores en 2013, Marcela Said vuelve a Cannes con su segundo largometraje de ficción, “Los perros”. Esta vez, la sección enfocada a los talentos emergentes, la Semana de la Crítica, será su marco de presentación.  

La directora de “El verano de los peces voladores” llega ahora a La Croisette con un drama protagonizado por Antonia Zegers y Alfredo Castro que indaga en la memoria reciente chilena. Mariana, una mujer madura y burguesa, toma clases de equitación con Juan, un ex coronel de ejército que se convierte en su profesor, mentor y amigo. Un día, buscan al coronel por su participación en crímenes durante la dictadura. Esto obligará a Mariana a tomar una decisión respecto de Juan, obligándola también a confrontar el pasado de su familia.

Producida por la chilena Jirafa Films y la francesa Cinéma Defacto, combo que también llevó adelante la ópera prima de ficción de la cineasta chilena; “Los perros” cuenta con la coproducción de la argentina Rei Cine, la portuguesa Terratreme Filmes y la alemana Augenschein Filmproduktion.

El filme, que previamente transitó por la Residencia de Cinéfondation y Cine en Construcción, entre otros espacios; cuenta con la alemana Films Boutique a frente de sus ventas internacionales, agente que se consolida como una de las compañías europeas más próximas al cine latinoamericano. LatAm cinema entrevista a Augusto Matte, productor de Jirafa Films.

¿Qué significa para la película estar presentándose al mundo en Cannes? ¿Qué objetivos se proponen en el festival?

Presentar en el festival es un logro para el equipo puesto que nos da la oportunidad de mostrar la película en el evento cinematográfico más grande del año. Lo que eventualmente permitirá que el trabajo de Marcela Said sea conocido por más gente y recorra más territorios durante este año y los próximos. Participar en pequeña y súper competitiva selección de la Semana de la Crítica es un honor y permitirá que Los Perros tenga un lanzamiento privilegiado internacional.

Cada año miles de largometrajes aspiran a ser seleccionados en las diversas secciones del festival, ¿por qué consideras que la película fue elegida? ¿Podrías dar algún consejo a otros productores regionales sobre el proceso de selección?

La película tiene una mirada poco convencional de dos temáticas muy importantes: La violencia contra la mujer y la dictadura chilena. Además es la primera película de ficción chilena que habla de la relación entre los civiles y la dictadura militar en Chile.

 

"Las películas que producimos tienen un énfasis en la mirada del autor, pero siempre es refrescante y constructivo mostrar este trabajo en etapas previas a la finalización de la película a audiencias y expertos."

La coproducción se ha convertido en una fórmula indispensable para la producción de películas en Latinoamérica. ¿Con qué coproductores cuenta la película y cómo se han sumado al proyecto?

La película es una producción co-delegada entre Cinema Defacto (Francia) y Jirafa (Chile). Además de esto inicialmente y por cercanía con la temática histórica se nos unió Rei Cine en Argentina, con quienes hemos querido trabajar hace mucho tiempo. Luego de esto nuestros socios franceses se encargaron de unir a Terratreme en Portugal y a Augenshein en Alemania, esto a través de la participación de la película en diversos foros de coproducción y la buena experiencia de trabajos anteriores con ambas productoras.

¿Qué análisis haces de la participación de la película en laboratorios de desarrollo y Work in Progress como Cine en Construcción?

Las películas que producimos tienen un énfasis en la mirada del autor, pero siempre es refrescante y constructivo mostrar este trabajo en etapas previas a la finalización de la película a audiencias y expertos. Marcela Said tiene muy claro lo que quiere y estas instancias reafirman su visión como directora.

¿Cuáles son las principales dificultades que enfrenta la producción en Latinoamérica hoy?

Principalmente nuestras instituciones públicas no están avanzando a la velocidad que nuestra industria y nuestros talentos avanzan. Las leyes que amarran los procesos de selección de las obras a financiar no son realistas y eso hace que como productores muchas veces nos quedemos atrapados en procesos de financiamiento eternos, eso le quita dinamismo a la industria, frustra a los talentos y hace peligrar la estabilidad de empresas que se dedican plenamente a la producción de películas. Así mismo la distribución nacional de nuestras obras está inmersa en el oscurantismo y los costos y esfuerzos por estrenar una película en el territorio nacional no se ven reflejados en la taquilla.