• Bernardo Bergeret, director ejecutivo de Ventana Sur

    Imagen de la "Avenida de los Negocios" en Ventana Sur 2018.

Bernardo Bergeret, director ejecutivo de Ventana Sur

Entre el 30 de noviembre y el 4 de diciembre se llevará a cabo la decimosegunda edición de Ventana Sur (VS) con un novedoso formato que combina un mercado online con funciones presenciales en salas de ciudades estratégicas de Europa y Latinoamérica. El evento, organizado por el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA) y el Marché du Film del Festival de Cannes, suma a sus secciones tradicionales dos novedades: Punto G y El Principio del Film. LatAm cinema dialogó con Bernardo Bergeret, director ejecutivo de VS, sobre las particularidades de esta atípica edición del mercado porteño y el futuro de la industria. 

¿Cómo surgió el proyecto de organizar funciones de títulos de Ventana Sur en salas de distintos países y en qué consiste? 

Surgió de una idea que tuvimos con Jerôme Paillard (director ejecutivo del Marché du Film y Ventana Sur) y salimos en busca de las salas. Él buscó las europeas, yo las latinoamericanas, y tendremos salas de exhibición en París, Roma, Madrid, Cuidad de México, Bogotá, São Paulo y Santiago de Chile. Allí llevaremos las seis películas de Primer Corte, las seis de Copia Final y algunos work in progress de Animation! y Blood Window. En las salas latinoamericanas vamos a agregar, también, screenings de las jornadas de cine europeo que habitualmente desarrollamos en Ventana Sur a través de la ayuda que nos otorga el programa MEDIA de la Unión Europea, son películas europeas que no se han estrenado ni tienen distribución en la región. Creemos que, si bien lo virtual llegó para quedarse, tiene que haber un componente que justifique que nos encontremos y nos veamos las caras cada tanto, nos tomemos un café, acordemos un almuerzo o cumplamos una actividad que nos humanice un poco y nos aleje de la pantalla pequeña de una computadora. Es una experiencia inédita hasta ahora en la que los acreditados de cada uno de esos lugares podrán durante cuatro días ver todos esos contenidos y hacer un poco de vida social con sus pares: programadores de festivales, distribuidores, agentes de ventas, etc.

Este año VS ofrece una nueva sección para producciones de mujeres y no binaries, Punto Género. ¿Cómo nace este espacio y cuáles son sus actividades? 

En 2017 hicimos un balance de la participación de la mujer en el cine argentino y descubrimos que el porcentaje era enorme respecto a los países de la Unión Europea, tanto en los roles de dirección como producción. Hay que tener presente que Eurimages, el fondo de apoyo del Consejo de Europa, tiene el objetivo de tratar de llegar al 50/50 de participación de género. Por eso, nos pareció que teníamos que colaborar con estos objetivos en nuestra región y me puse en contacto con Carmen Guarini, una directora y productora muy activa que está cumpliendo una actividad muy fuerte en DAC (Directores Argentinos Cinematográficos). Nos pusimos hombro con hombro a trabajar en esto y ella se cargó la mochila y organizó todo. Obviamente este es el inicio de Punto G, el año que viene irá creciendo a medida que vayamos viendo cuáles son los puntos que necesitan más atención. Para esta nueva sección hemos hecho una selección de doce proyectos en desarrollo y sus responsables van a participar de un taller de capacitación para preparar su lanzamiento en el mercado, mejorar los pitchs y lograr una buena visibilidad.

Otras de las novedades de este año es la sección, El Principio del Film. ¿Por qué consideraron relevante dar un espacio a los proyectos en su etapa inicial de escritura? 

Voy a utilizar una frase del director de José Luis Garci. Él dice que recién a fines de los ’50 la crítica y el mundo cinematográfico empezaron a tener menos en consideración pública a los guionistas y comenzaron a realzar la función del director. Ahora, con las plataformas produciendo muchas series, el rol del guionista volvió a tomar un protagonismo absoluto. Nosotros estamos acompañando ese proceso. Este primer año, por razones de tiempo y debido a la pandemia, vamos a trabajar con 50 guiones que ganaron o fueron finalistas en distintos concursos realizados en Latinoamérica. El año que viene haremos una convocatoria propia. 

"Los work in progress de Ventana Sur serán exhibidos online y en salas en París, Roma, Madrid, Ciudad de México, Bogotá, São Paulo y Santiago de Chile."

¿Qué tipo de guiones se incluyen en esta sección?

Todos guiones de largometrajes. La sección es coordinada con Argentores (Sociedad General de Autores de la Argentina) y el SADA (Sindicato Argentino de Autoras y Autores). Los guiones seleccionados recibirán tutorías y los profesionales podrán acceder online a una línea argumental o sinopsis y, en caso de que estén interesados, podrán solicitar una copia de guion directamente a los autores. En lo que respecta al desarrollo de series, una de las novedades de este año, disponible para todas las personas acreditadas a VS, es un taller de capacitación de tres jornadas sobre el rol de showrunner. El coordinador será Joan Álvarez,  ex director de la Academia de Cine y del Instituto Cervantes en Estocolmo y Casablanca y actual coordinador de contenidos y actividades culturales de Iberseries, festival de series en español que se postergó su primera edición para el 2021 debido a la pandemia. 

Con respecto a la pandemia: ¿a qué desafíos se enfrentaron al momento de planificar una edición online y en qué aspectos resultó útil la experiencia obtenida con el Marché du Film? ¿Crees que a futuro los festivales y mercados seguirán siendo virtuales?

El Marché du Film es socio de Ventana Sur, es parte, por lo tanto usamos todo pero sumando aquellas cosas que ellos ya corrigieron, así que estamos corriendo con la ventaja de poder experimentar las mejoras que hicieron. El Marché tenía tres husos horarios, nosotros lo estamos reduciendo a dos, pero básicamente no hay diferencias significativas. Agregamos algunoas cositas pero, básicamente es lo mismo pero con sabor latino. 

En cuanto al futuro, evidentemente algo de esta virtualidad quedará, porque de alguna manera ha democratizado la industria. Antes para ir a un mercado tenías que pagar un pasaje, un hotel, para pequeños productores resultaba un gran esfuerzo; ahora la virtualidad les da la opción de acceder igual que cualquiera. Esto ha beneficiado a los mercados y la experiencia de Cannes en ese aspecto ha sido muy interesante, aparecieron muchos nuevos jugadores que estaban marginados, entonces creo que por ese lado deberíamos seguir integrando a toda la industria y los creadores. Por otra parte, también es muy necesario ir a una fiesta, sentarte en una sala, hacer una cola para ver una película, vivir un festival. Creo que eso no se puede sustituir por nada, por más que se inventen cosas, como los stands 360, no será igual que entrar a un stand y tocar el mostrador. Por lo menos esta generación, que ya está acostumbrada, que ya ha vivido festivales y sabe cómo es comentar una película, que se corra la voz de que hay algo que descubrió uno que es fantástico y hay que ver, es consciente de que esos comentarios y recomendaciones no se pueden hacer en forma virtual. Es por esto que creo en la presencialidad, pero el formato híbrido va a ser el futuro. 

¿Cómo se relaciona Ventana Sur con otros mercados y festivales?

Con Luis Puenzo como presidente del INCAA se ha establecido un nexo grande con el Festival de Mar del Plata: todas las películas de la Competencia Latinoamericana del festival van a tener su screening en VS para ayudarlas con su distribución y ventas en el exterior. El Festival de Mar del Plata había estado en estos últimos años muy desligado a nosotros, y en el acercamiento Puenzo colaboró mucho, junto con Fernando Juan Lima, nuevo director del festival.  Así que en este momento trabajamos junto al Marché du Film de Cannes, en Animation! con el MIFA de Annecy; con Sitges, Bifan de Corea e IFFAM de Macao en Blood Window y sumamos Mar del Plata y San Sebastián en Proyecta. Cuando iniciamos Ventana Sur lo único que existía como alianza entre dos eventos cinematográficos era Cine en Construcción, entre Toulouse y San Sebastián. El primer lazo comunicante fuerte fue INCAA-Marché du Film, y luego fuimos abriéndolo y se fue transformando en algo natural, porque actualmente encontrás por todos lados eventos que colaboran con otros, cosa que antes era impensable, eran compartimentos estancos. Otro elemento a destacar es que en VS los compradores internacionales descubrieron que no solo existía el cine latinoamericano que iba a festivales sino que había otro tipo de cine posible, que eventualmente también terminó en festivales, como es el caso de “Relatos salvajes” de Damián Szifrón.