Carolle Brabant, directora ejecutiva de Telefilm Canada

La política audiovisual de Canadá sigue acercándose a Latinoamérica con la puesta en marcha de varias iniciativas dirigidas a tender puentes y fomentar la cooperación cinematográfica entre ambos territorios. En los últimos tres años, el ritmo de coproducciones entre los dos territorios ha aumentado, pasando de un proyecto anual al comienzo de la última década a los tres o cuatro al año registrados entre 2011 y 2013. Para conocer más sobre este nuevo potencial socio del cine latinoamericano, LatAm cinema conversó con Carolle Brabant, directora ejecutiva de la agencia de promoción del audiovisual canadiense Téléfilm.

¿Cuál es la situación actual en materia de coproducción cinematográfica entre Canadá y los países latinoamericanos?
Entre 2003 y 2014, se coprodujeron 22 proyectos entre Canadá y los países latinoamericanos, lo que supone una actividad económica de 118 millones de dólares. Del total de proyectos, ocho son largometrajes y 14 programas de televisión.

¿Cree que estas cifras puedan aumentar en los próximos años? ¿Tienen previsto lanzar nuevas iniciativas para fortalecer los lazos entre Canadá y los países latinoamericanos?
Las cifras vienen creciendo en los últimos tres años. Al principio de la década anterior, teníamos un proyecto por año, pero entre 2011 y 2013 tuvimos entre tres y cuatro proyectos por año y espero que las cifras sigan creciendo en los próximos años. En los dos últimos años incluimos a América Latina en nuestra estrategia internacional y estamos tratando de elaborar iniciativas destinadas a aumentar la actividad comercial con esos países.

El año pasado, Canadá fue el país invitado al Bogotá Audiovisual Market, donde acudió con una delegación de 10 productores. Este año, participamos con una delegación de siete representantes. Y todo ha sido gracias a la asociación con Proimagenes Colombia. El año pasado también asistimos por primera vez al festival de cine de Los Cabos, donde se presentaron tres películas canadienses, “The Dirties”, “Alphée des Étoiles” y “Sarah Prefers to Run” de la directora Chloé Robichaud, que ganó el primer premio.

Este año, los organizadores de Los Cabos incluyeron a Canadá en su foro de coproducción regional, en el que los productores canadienses tendrán la oportunidad de interactuar con sus colegas mexicanos y estadounidenses.

Por último, estamos tratando de potenciar nuestra presencia en los grandes mercados y festivales internacionales, con el objetivo de facilitar que los representantes de la industria canadiense se familiaricen con la comunidad latinoamericana, como el evento organizado en el MIPCOM 2013 con Argentina, Colombia, Brasil y México, o la invitación a una actividad de networking con América Latina que los productores canadienses recibieron del INCAA de Argentina en el el último Festival de Cannes.

Además, tuvimos nuestra primera coproducción con Chile: “La voz en off”, del director Cristián Jiménez (Chile-France-Canadá). La película tuvo su estreno mundial en el Toronto International Film Festival y estuvo en la selección oficial de San Sebastián.

¿Tiene previsto el país firmar nuevos tratados de coproducción con otros países del continente?
La firma de nuevos tratados o modificaciones de tratados ya existentes es responsabilidad del Canadian Heritage, una dependencia estatal. Telefilm no participa en este proceso, sino que aplica los tratados una vez que están en vigor. En 2011 entró en vigor una nueva política de coproducción y en este momento se están discutiendo algunos tratados, incluido el de Brasil.

Una delegación canadiense participará, por primera vez, en el Foro de Coproducción de San Sebastián. ¿Cuáles son los objetivos para esta misión?
Estamos muy orgullosos de este acuerdo con San Sebastián. Para nosotros y para nuestros socios (Canadian Media Production Association, Manitoba Film & Music, Ontario Media Development Corporation (OMDC) y la Société de développement des entreprises culturelles du Québec, es un honor ser el primer país no europeo y no latinomaricano en participar en el Foro de coproducción.

En línea con los logros que hemos tenido en los últimos meses, nuestro objetivo es que los 12 participantes armen su red internacional de negocios y entiendan las particularidades de coproducir con países de habla hispana.

¿Qué tiene Canadá para ofrecer como socio coproductor?
¡Experiencia! Con 54 tratados firmados, Canadá casi puede jactarse de haber inventado las coproducciones, que son una pieza fundamental en nuestra industria audiovisual. Como socios coproductores, los canadienses podemos ofrecer acceso a incentivos y subvenciones nacionales, así como aportar talento y equipos de rodaje con experiencia internacional. Además, siendo el segundo país más grande del mundo, ofrece un amplio abanico de locaciones, sin olvidar los estudios y las casas de postproducción con tecnología de punta.

¿Cuál es el perfil de los productores canadienses interesados en coproducir con Iberoamérica? ¿Tiene algún consejo para los productores latinoamericanos que estén pensando en coproducir con Canadá?
No sé si existe un perfil específico, la coproducción es sobre todo una cuestión de oportunidad, una combinación entre el tema del proyecto y la disposición que puedan tener dos compañías a trabajar juntas o a participar en determinado proyecto. Entonces llega la necesidad de buscar fuentes de financiación y dividir el trabajo en función del proyecto.

¿Mi consejo a los productores latinoamericanos? Aunque estamos al lado de Estados Unidos, en términos de financiación y audiencias seguimos siendo un país modesto. Canadá no tiene un modelo de grandes estudios, somos una comunidad de producción independiente… pero esto es justamente lo que nos hace más creativos.

Este año se han confirmado dos nuevas coproducciones entre Canadá y México. ¿Cómo cree que evolucionará la relación entre estos dos países?
Lógicamente, esperamos que haya nuevas coproducciones entre ambos países. Pero como ya dije, es cuestión de crear oportunidades y asegurarse de que ambas industrias tengan el necesario conocimiento mutuo para sacar adelante nuevos negocios.

"“Como socios coproductores, los canadienses podemos ofrecer acceso a incentivos y subvenciones nacionales, así como aportar talento y equipos de rodaje con experiencia internacional.”"