• Diego Rodríguez Blázquez, director del Festival Márgenes

Diego Rodríguez Blázquez, director del Festival Márgenes

Tras cinco ediciones, el Festival Márgenes se posiciona como referente en la exhibición de cine en línea en el panorama iberoamericano de festivales. Con fuerte carácter colaborativo, Márgenes apuesta por la complementariedad de la red y la sala física para difundir el cine más independiente. Con su sede central en Madrid, el evento se celebra además en cines de Ciudad de México, Monterrey, Santiago de Chile, Córdoba y Montevideo cada mes de diciembre, y desde 2015 organiza también MRG/WORK, un taller de desarrollo de proyectos. LatAm cinema conversa sobre la esencia del certamen y su experiencia digital con su director, Diego Rodríguez Blázquez.

Márgenes surge en 2012 como uno de los festivales pioneros de cine online en España para abrirse a territorio iberoamericano en 2013. ¿Con qué objetivos nació entonces y en qué medida han ido éstos evolucionando?

En los últimos años en España ha ido surgiendo una generación de cineastas que está desafiando los sistemas de producción tradicionales y que está creando obras de enorme valor y mérito artístico. El festival nació precisamente de esa frustración, de ver cómo muchas de las películas que más nos interesaban pasaban prácticamente inadvertidas para el público. Nos dimos cuenta que la situación no era distinta en América Latina y en Portugal y que era importante establecer un puente, un diálogo. Así que decidimos abrir la convocatoria y hacer de Márgenes un festival especializado en las últimas tendencias del panorama audiovisual de Iberoamérica. Desde sus comienzos como festival online las películas eran accesibles desde todo el mundo, con la ampliación del marco geográfico del certamen apostamos por tener sedes presenciales en más países acabando con el falso debate exhibición tradicional vs cine online. Son modelos perfectamente complementarios que permiten conectar con una audiencia más amplia, más allá del circuito endogámico de festivales y salas especializadas ubicadas normalmente en grandes núcleos urbanos para llevarlo a una audiencia mucho más amplia.

¿Cuál ha sido el balance de espectadores en su versión online y presencial en las última ediciones de Márgenes en los territorios latinoamericanos?

En cuanto al online se han registrado casi 200.000 visualizaciones totales a nivel mundial. América Latina es el segundo territorio desde donde proceden la mayoría de ellas después de España, sobre todo en Argentina, México, Perú y Chile. Tenemos que reconocer que la asistencia en las salas de América Latina es uno de los aspectos en los que hay que trabajar. Quizás hay tres factores principales que influyen. Las fechas en las que se realiza el festival coinciden con el verano allí, por otro lado el hecho de tener los mismos títulos gratis online puede ser para algunos un desincentivar para acudir a las salas. Somos conscientes de ello, pero es nuestra apuesta. Por último, el hecho de tener nuestra base en Madrid hace más difícil que la acción tenga el mismo alcance en todas sus sedes. En este sentido la colaboración con agentes locales es fundamental. A lo largo de estos años hemos encontrado compañeros de aventura para crear esta red de pensamiento colectivo.

Una de las ventajas de un festival online frente al físico es la posibilidad de conocer bien a su público o usuarios. ¿Cómo trabajan el análisis de públicos y en qué medida les sirven los datos para innovar y adaptar el festival a los nuevos consumos?

La plataforma de streaming que usamos ofrece estadísticas acerca de los espectadores online. Éstas, unidas a los datos proporcionados por Google Analytics, Facebook y Twitter, nos dan un cuadro bastante completo de nuestro público real y potencial. Por lo general las estadísticas coinciden con el target del Festival y el público al que nos dirigimos. Los datos facilitados son muy útiles a la hora de valorar los puntos fuertes y los puntos débiles, desde la programación hasta la arquitectura de la web y la navegación de los internautas.

Sin embargo, esto no siempre significa que el tiro se reajuste ya que a menudo nos mantenemos fieles a nuestra idea para no desvirtuarla. Dicho esto, somos conscientes que siendo un festival online tenemos que trabajar más en la parte tecnológica y mejorar la experiencia de usuarios para adaptarnos y anticiparnos a los nuevos consumos y ofrecer un servicio puntero. Es la asignatura pendiente para los próximos meses.

"Márgenes no es un festival enfocado al sector y a la industria, sino más bien al público. Nuestro objetivo principal es que este tipo de cine más inédito encuentre su público."

¿Qué tipos de acuerdos se cierran con los agentes de ventas? ¿Cómo resuelven el pago de fees de exhibición?

La mayoría de las películas que se presentan no tienen agentes de venta. Normalmente tratamos directamente con productores y directores. Al optar a un premio económico no se paga fee para las películas seleccionadas en la competitiva. Si pagamos los derechos de exhibición para los títulos que integran las muestras paralelas y para las películas fuera de competición que programamos principalmente en la sede de la Cineteca del Matadero de Madrid. En este caso o se paga un fee o se reparte la taquilla.

Además, en nuestro compromiso con los autores, siempre procuramos aportar nuestro granito de arena en la vida de una película, acompañándola en su recorrido posterior a nuestro festival.

Uno los objetivos de los festivales presenciales también pasa por acercar cine inédito a distribuidores locales para su posterior comercialización en salas del territorio. ¿En qué medida se propone el Festival Márgenes asumir esa labor, más allá de la reciente apertura de su propia línea de distribución?

Márgenes no es un festival enfocado al sector y a la industria, sino más bien al público. Nuestro objetivo principal es que este tipo de cine más inédito encuentre su público. De allí la combinación de streaming online, para poder alcanzar el mayor número posible de espectadores – y las proyecciones en salas – para establecer un contacto entre los directores y los espectadores a través de presentaciones y coloquios.

A partir de esta premisa, sí que intentamos que el Festival pueda funcionar como plataforma de lanzamiento para la circulación futura de las películas. Para ello en la edición 2014 introducimos el Premio Exhibición, que consistía en el estreno en los Cines Zoco de Majadahonda (Madrid) de la obra ganadora. En la última edición, diciembre 2015, hemos cerrado un acuerdo con la red de salas alternativas CINEARTE  – compuesta por más de 20 salas repartidas en España – para que patrocinasen este premio, potenciando así las posibilidades de exhibición en salas comerciales de estos títulos.

El festival online ha ido sumando sedes físicas edición a edición en diferentes países iberoamericanos. ¿Qué condiciones requieren las salas para formar parte del circuito? ¿Se proponen seguir aumentando esa red?

Uno de los elementos característicos de Márgenes es su espíritu colaborativo. Creemos en el trabajo en red y en la importancia y eficacia de crear lazos y unir esfuerzos en favor del cine más independiente y arriesgado. Las salas con las que colaboramos comparten esta visión de trabajo en comunidad y coinciden con nosotros en valores y misión, además, obviamente, de tener una programación en la que encaja el Festival.  Desde Márgenes nosotros proporcionamos el contenido y las sedes ponen a disposición del proyecto sus salas y su equipo.

No hay condiciones o reglas estrictas, lo que cuenta es la voluntad de formar parte del proyecto por un lado, y de encontrar aliados, por el otro. Cara al futuro no nos interesa tanto un incremento exponencial del circuito de salas, sino más bien involucrar nuestros colaboradores más a fondo, quizás desde el principio, participando en la programación y en el diseño del proyecto. 

Ofrecen el alquiler de la sala online a otros festivales y entidades. ¿Qué recepción ha tenido este servicio en la industria? ¿Cuántos visionados simultáneos soporta la plataforma de streaming? ¿Cuáles son a grandes rasgos las condiciones del alquiler?

Este servicio se ha usado sobre todo para otras instituciones, como el caso del Ministerio de Cultura de España. Se han organizado muestras de cine online en Costa Rica y Hungría, por ejemplo, disponibles de forma gratuita sólo en un territorio determinado y durante un tiempo determinado. En ediciones anteriores también estrechamos una colaboración con el Festival Visual de Majadahonda, ofreciendo en nuestra web de forma gratuita parte de la Sección Oficial durante el periodo establecido por los organizadores.