Foros y Mercados: Saioa Riba y Esperanza Luffiego, responsables del Foro de Coproducción Europa-América Latina

Respondiendo al interés por profundizar sus lazos con Latinoamérica, el Festival de Cine de San Sebastián creó en 2012 el Foro de Coproducción Europa-América Latina. Organizada en el marco de The Industry Club -la sección de industria del festival donostiarra- esta plataforma completa otras iniciativas del certamen que tienen al cine latinoamericano como protagonista y socio estratégico, permitiendo que la nueva producción de la región se presente en su etapa de proyecto, buscando posibles alianzas para viabilizar su realización, potenciar la cooperación e impulsar su circulación internacional. La selección de este año incluye doce proyectos latinoamericanos que competirán, junto a otros tres proyectos provenientes de Europa, por un premio de 10.000 euros otorgado por EGEDA. Saioa Riba y Esperanza Luffiego, responsables de The Industry Club, hablan sobre las particularidades de un Foro que en poco tiempo ha logrado establecerse como punto de referencia para el cine latinoamericano.

El Foro de Coproducción alcanza su tercera edición. Con estos dos años como experiencia, ¿cómo analizan el posicionamiento de este espacio?
Cuando se puso en marcha el Foro de Coproducción Europa-América Latina en 2012 se siguió impulsando la relación entre ambas cinematografías que el Festival de San Sebastián había mantenido tradicionalmente con actividades como Cine en Construcción y secciones como Horizontes Latinos. Así, en cuanto al cine latinoamericano, el festival cubre la cadena de valor de las películas en todas las etapas de su trayectoria: proyectos en desarrollo con el Foro, películas con dificultades financieras para acometer la postproducción y visibilidad entre agentes con capacidad de comercialización con Cine en Construcción y estrenos con Horizontes Latinos. En tan sólo dos años, nos hemos posicionado en el mapa de mercados de cine y festivales con una identidad clara ante la industria internacional.

Los foros de coproducción han proliferado en los últimos años, atendiendo la necesidad de viabilizar y potenciar internacionalmente los proyectos. ¿Cuáles consideran que son las particularidades de este Foro?
El Foro de Coproducción da una gran visibilidad a los proyectos seleccionados, pero sobre todo contribuye a la financiación de los mismos. Además, como hemos comentado, San Sebastián es una plataforma de reconocido apoyo al cine de América Latina. Casi el cincuenta por ciento de los proyectos que han participado hasta ahora se han convertido en películas o lo harán a lo largo de 2014. Alguna como “Aire libre” de Anahí Berneri compite este año en la Sección Oficial del Festival de San Sebastián. Otras como “O homem que matou mina amada morta” de Aly Muritiba y “Mi amiga del parque” de Ana Katz han sido seleccionadas para participar en Cine en Construcción 26. Por otra parte, y dependiendo de la fase en la que se encuentre el proyecto, los participantes en el Foro consiguen un feedback muy importante por parte de los profesionales con los que se citan, a partir del cual pueden repensar la versión del guión y/o las estrategias de financiación, distribución y ventas.

¿Cuántos proyectos recibieron este año?
Recibimos 181 proyectos. Estamos muy satisfechos, ya que se ha pasado de 104 proyectos en 2012 a los 181 en esta edición.

¿En qué instancia de desarrollo se encuentran los proyectos que llegan al Foro?
Los proyectos seleccionados se encuentran en distintas fases de desarrollo. Todos tienen que cumplir los requisitos de la inscripción, como tener un director o directores implicados y contar con al menos el 20 por ciento de su financiación ya asegurada. Hay proyectos que se presentan con una primera versión de guión y otros, ya tienen un guión prácticamente definitivo.

Hablemos de los parámetros de selección. Generalmente los festivales buscan proyectos originales con cualidades artísticas singulares, que responden a un cine de autor que es justamente el que nutre a los certámenes internacionales. ¿Qué características suelen tener los proyectos que eligen?
Desde nuestro punto de vista, la calidad creativa, la viabilidad de la producción y el carácter internacional del proyecto son elementos claves. Además, se valora la innovación en la propuesta y las trayectorias del director y productor. Entre los proyectos seleccionados se busca un equilibrio de productoras de reconocida trayectoria así como de directores noveles y empresas de producción de reciente creación.

¿Se considera su aspecto comercial, dicho en el buen sentido?
Se valora su viabilidad en la producción y distribución, no tanto su aspecto comercial. Las películas pueden tener trayectorias y circuitos diferentes y el aspecto comercial dependerá también de las estrategias de comercialización que decidan sus socios.

En las bases del Foro destacan que se considerarán los nuevos formatos. Teniendo en cuenta el material que reciben, ¿cómo ven la implementación de estos nuevos formatos en Latinoamérica?
El Foro de Coproducción, en sintonía con otras secciones del festival como Zabaltegi, está abierto a la entrada de nuevas propuestas innovadoras tanto a nivel creativo, como aquellas que plantean fórmulas de financiación y distribución alternativas o proyectos que se desarrollan a través de distintas plataformas como los transmedia. Con las tecnologías digitales, el audiovisual se mueve muy deprisa; es importante que el cine conecte con los nuevos públicos y con su forma de ver e interactuar con el audiovisual. En ese sentido, América Latina tiene mucho potencial. Según los últimos datos sobre Tendencias en los Mercados de Cine del Observatorio Audiovisual Europeo, ha habido una aumento del 40% de espectadores en ocho países de Latinoamérica y México y Brasil forman parte de los diez mercados más importantes del mundo.

En los últimos años, los festivales de cine se han ocupado especialmente de consolidar sus espacios de industria, ¿a qué atribuyen esa necesidad?
Para hacer cine se necesita talento y dinero, pero no podemos olvidar que el cine es una creación colectiva y la cooperación está en sus genes. Hoy más que nunca las diferentes fórmulas de coproducción posibilitan películas de mayor envergadura económica que pueden optar a más ayudas públicas, un intercambio cultural y de experiencias que favorece la competencia profesional de los equipos implicados y un mayor acceso a mercados. Los espacios de industria en los festivales atienden a estos profesionales que pueden conocer proyectos de primera mano y películas en fase de postproducción en las que implicarse, además de facilitar el networking profesional y el intercambio de experiencias y comercial. Por otra parte, San Sebastián es uno de los grandes festivales de cine europeos que tiene un gran éxito de público, lo que supone una buena plataforma para testear la reacción del público ante las películas. Además, ofrece a los profesionales una dimensión idónea para hacer negocio y disfrutar de buen cine.

"“El Foro de Coproducción da una gran visibilidad a los proyectos seleccionados, pero sobre todo contribuye a la financiación de los mismos”."