De etiqueta diversidad: animación latinoamericana en los Premios Quirino

El próximo 6 de abril la isla de Tenerife acoge la segunda edición de los Premios Quirino de la Animación Iberoamericana. Once obras latinoamericanas optan a los premios de las nueve categorías, con Brasil y Chile como mayores exponentes. La pluralidad de técnicas, historias, narrativas y formatos de producción es la principal característica que atraviesa a todos los trabajos latinoamericanos; lo que sigue reforzando la diversa identidad de la animación regional, que se resiste a entrar en una etiqueta.

Desde los filmes dirigidos a jóvenes y adultos con fuerte componente autoral, como “Virus Tropical”, “La casa lobo” o “Guaxuma”; hasta las películas orientadas a público infantil y familiar a través de imaginarios propios, como “Tito e os Pássaros”, “Petit”, “Puerto Papel”, “Lino – Uma Aventura de Sete Vidas” o “Irmão do Jorel – Seja Brócolis”: todas ellas se caracterizan por tener una narrativa o exploración formal particular.

Dos óperas primas regionales esperan repetir el logro de “Ana y Bruno” y llevarse el Premio Quirino de la categoría principal: “Virus Tropical” y “Tito e os Pássaros”. Otros dos filmes españoles buscarán lo mismo: “Another Day of Life” de Raúl de la Fuente y Damián Nenow y “Buñuel en el laberinto de las tortugas” de Salvador Simó.

Desde Colombia se presenta “Virus Tropical”, debut en largo de Santiago Caicedo con producción de Timbo Estudio que se estrenó en la edición 2018 de la Berlinale, y su recorrido internacional hizo paradas en Annecy, SWSW, Cartagena y BAFICI, recibiendo varios premios del público. Se trata de una adaptación 2D en blanco y negro de la novela gráfica homónima y autobiográfica de Power Paola, un coming of age contado en primera persona por Paola, la menor de tres hermanas de una familia no normativa. A medio camino entre el punk y la salsa, Paola relata su cotidianeidad desde una mirada inconformista y auténtica a medida que va creciendo entre Quito y Cali. El largo colombiano, que ha sido catalogado como la “Persépolis latinoamericana”, también opta al premio a mejor diseño de sonido y música original junto a dos filmes ibéricos: “Black is Beltza” de Fermín Muguruza y “Entre sombras” de Mónica Santos y Alice Guimarães.

Tras su estreno mundial en el Festival de Annecy, el largo brasileño Tito e os Pássaros”, dirigido por Gustavo Steinberg, André Catoto, Gabriel Bitar; se ha presentado en festivales de todo el mundo, incluyendo Toronto, Sitges o Cinélatino, además de los certámenes de animación regional. Se trata de un filme 2D que sigue las aventuras de Tito, un niño de 10 años quien, junto a sus amigos buscará salvar al mundo de una epidemia de miedo. Con una atmósfera visual muy particular, el filme aborda el control social contemporáneo desde una perspectiva original; lo que también le ha servido para acercarse a los certámenes de cine fantástico y de género. Producida por Bits Filmes, cuenta con Indie Sales como representante de las ventas internacionales.

En la categoría de series, la principal factoría de animación de la región, las tres obras seleccionadas son latinoamericanas. Regresa la segunda temporada de la ya conocida en los Premios Quirino “Puerto Papel – La vida de los otros”. Producida por la chilena Zumbástico Studios, la primera temporada de esta comedia de aventuras estuvo nominada en la edición 2018 de los premios, y se trata de un caso pionero de la coproducción regional que cuenta a bordo con los canales regionales Gloob (Brasil), Señal Colombia/Mi Señal (Colombia), Canal 13 (Chile) y Pakapaka (Argentina). Realizada en paper-motion y 2D, la serie presenta la cotidianeidad de Matilde, una niña con un don muy especial: cada día despierta con un poder mágico que no puede controlar ni elegir. Así vive junto a su amigo Carlos aventuras y malentendidos en un pueblo llamado Puerto Papel. La serie también es finalista en la categoría diseño de animación junto al largometraje brasileño “Lino – Uma Aventura de Sete Vidas” dirigido por Rafael Ribas y producido por Startanima. Realizado en 3D, el filme está protagonizado por un animador de fiestas sin mucha suerte que odia su trabajo. Con Filmsharks como representantes de las ventas internacionales, la película se ha estrenado en más de veinte territorios y fue la obra animada brasileña más vista en 2017. La selección de diseño de animación se completa con el corto “La noria” del español Carlos Baena.

Siguiendo en las finalistas que optan a mejor serie iberoamericana, desde Chile también llega “Petit”, dirigida por Bernardita Ojeda y escrita por el argentino Fernando Salem. Producida por Pájaro en coproducción con Pakapaka (Argentina), Non Stop (Argentina) y Señal Colombia (Colombia), se trata de una serie preescolar 2D basada en el libro “Petit, el monstruo” de la ilustradora argentina Isol. Petit es un niño de 5 años que desde un punto de vista propio e imaginativo siempre encuentra conclusiones inesperadas a los conflictos del día a día.

Irmão do Jorel – Seja Brócolis” de Juliano Enrico es la tercera finalista de la categoría. Producida por la brasileña Copa Estudio, se trata de la tercera temporada de una comedia infantil orientada a público escolar de entre 7 y 11 años que ha sido coproducida con Cartoon Network. De hecho, es la primera animación original que el canal realizó en América Latina. Creada en 2D y cutout, la serie relata la cotidianeidad de un niño de 9 años, miembro de una excéntrica familia integrada por padre, madre, tres hermanos, dos abuelas y un perro.

En la categoría de cortometraje solo uno de los tres trabajos es latinoamericano. Desde el nordeste de Brasil se presenta “Guaxuma”, un filme documental realizado por la directora Nara Normande que combina stop-motion de arena y puppets para contar una historia íntima. Producido por Vilarejo Filmes y la francesa Les Valseurs, el corto ha tenido un intenso recorrido internacional que incluye el Festival de Annecy, IDFA, Ottawa y Clermont Ferrand, entre otros; además de varios reconocimientos. El corto compite en la categoría con dos obras españolas: “La noria” de Carlos Baena y “Soy una tumba” de Khris Cembe.

Otro ejemplar latinoamericano participa en la categoría de cortometraje de escuela. Realizado en la escuela danesa The Animation Workshop, la obra “Reverie” del mexicano Philip Piaget acerca en CGI una historia de hermandad ambientada en el universo rural mexicano.

Al premio a mejor desarrollo visual opta “La casa lobo”, largometraje chileno en stop-motion dirigido por la dupla de operaprimistas Cristóbal León y Joaquín Cociña. El filme es una pesadilla inspirada en el caso de Colonia Dignidad y presenta los delirios de María, una joven que busca refugio tras escapar de una secta de fanáticos religiosos alemanes en Chile. Producida por Diluvio y Globo Rojo, el filme se produjo a través de un esquema atípico y nómada que implicó el armado de sets en instalaciones artísticas en centros culturales, galerías y museos. El filme chileno, que se ha presentado en varios festivales de todo el mundo, comparte categoría con la luso-francesa “Agouro” de David Doutel y Vasco Sá y la española “La noria” de Carlos Baena.

La serie argentina “Belisario- el pequeño gran héroe del cosmos” de Hernán Moyano es finalista en la categoría de Mejor Obra Innovadora junto a las españolas “Bring You Home” de Marc y Xavi Terris y “Mibots Playroom” de Nathalie Martínez. La de Moyano es una serie filmada en formato fulldome que cuenta la historia aeronáutica argentina con el ratón Belisario como protagonista. Producida por el Planetario Ciudad de La Plata, dependiente de la Facultad de Ciencias Astronómicas y Geofísicas de la Universidad Nacional de La Plata, la serie se ha presentado en varios festivales dedicados a obras en este formato; además de en el propio planetario.

Por su parte, el trabajo brasileño “A queda” de Paulo Gomes opta a la mejor animación de encargo junto a las españolas “El hombre que quería volar y no sabía cómo” de Manuel Rubio, “Lorenzo Live 2018 Intro” de Manuele Flor y Silly Walks Studio y “Partir de cero” de Carlos Salgado. Realizada en CGI, “A queda” es una obra producida por Zombie Estudio para un hospital infantil oncológico.