Asia y Latinoamérica restan protagonismo a Europa en el negocio del cine mundial

Una región tan heterogénea como Latinoamérica resulta imposible de unificar desde el punto de vista estadístico. El estudio del Observatorio analiza en profundidad los principales mercados y una de las primeras conclusiones es que en estos 8 estados: Argentina, Brasil, Chile, Colombia, México, Perú, Uruguay y Venezuela, la cifra de espectadores aumentó un 40 por ciento en los últimos cinco años, mientras que México y Brasil han entrado en la liga de los diez mercados más importantes del mundo.

Aunque gran responsabilidad de este incremento se debe a películas locales que han permitido doblar la cifra de entradas vendidas, el grueso de la taquilla lo acaparan, como en el resto del mundo, las producciones del otro lado del Rio Grande y su alargada sombra. También en estos últimos años se observa un repunte de la producción, sobre todo en los tres principales mercados, Argentina, México y Brasil, que en 2013 produjeron entre los tres más de 400 títulos. En cuanto a la penetración del cine digital, la región muestra una penetración del 69 por ciento, muy parecida a la de España.

México cuenta con una población de 118,3 millones de habitantes (el país castellano-parlante más grande del mundo), una renta per cápita de 11.224 dólares en 2013, y el precio medio de las entradas en los cines mexicanos fue de 3,49 dólares. El año pasado, México registró el crecimiento más importante en la región en términos de espectadores, pasando de 228 millones a 248 millones de entradas vendidas. La taquilla total de los cines mexicanos creció un 17 por ciento hasta llegar a los 911 millones de dólares, gracias, entre otras razones, al incremento del precio de las entradas.

Por primera vez en muchos años, una producción mexicana, ocupó en 2013 el primer lugar en el ranking de películas más taquilleras: “No se aceptan devoluciones”, de Eugenio Derbez, que superó los 15,1 millones de espectadores. La película de Derbez además fue la sensación extranjera en Estados Unidos, donde ocupó la 77ª posición del ranking anual, convirtiéndose en la película hablada en español de más éxito de la historia en Estados Unidos.

Junto a “No se aceptan devoluciones”, otra comedia mexicana, “Nosotros los nobles”, de Gary Alazraki, se sitúa en séptima posición del Top 10, con más de 7,1 millones de espectadores. Estos dos títulos impulsaron la cuota de mercado del cine mexicano en 2013 hasta el 12 por ciento (la más alta de los últimos cinco años), frente al 5 por ciento de 2012.

El parque de salas mexicano creció un 3,5 por ciento el año pasado hasta alcanzar las 5.547 (5.360 en 2012). Aunque México tiene la ratio de salas más alta por millón de habitantes de toda la región, con casi 47 pantallas por cada millón, el 6 por ciento de las ciudades mexicanas carece de cine. En el apartado de producción también 2013 fue un año de bonanza con 126 largometrajes, frente a los 83 del año anterior, la cifra más importante desde el año 1959. El presupuesto medio de las producciones mexicanas quedó fijado el año pasado en 1,7 millones de dólares.

Con una población que roza los 200 millones de habitantes, una renta per cápita anual de casi 11.000 dólares, 2.679 salas de cine (1.270 digitales) y un precio medio de la entrada de 5,45 dólares, Brasil registró en 2013 un nuevo record de espectadores, con 149,5 millones de entradas vendidas. Sin embargo, la recaudación en salas decreció un 11 por ciento hasta los 744,1 millones de dólares, lejos de los 840,2 millones conseguidos un año antes. El ranking de títulos más taquilleros en Brasil en 2013 lo encabezó, como en otros muchos lugares, “Iron Man 3” con más de 7,6 millones de espectadores y como en otros tantos países el segundo lugar fue para “Mi villano favorito 2”, con casi 7 millones de entradas vendidas.

La producción local “Minha mae e uma peça”, de André Pellenz, aparece en la cuarta posición del ranking de 2013, con 4,6 millones de espectadores, y junto a “De Pernas pro ar 2” de Roberto Santucci, que ocupa la séptima plaza con casi 3,8 millones de espectadores, fueron las dos únicas películas brasileñas en el Top 10, lanzando la cuota de mercado del cine de Brasil hasta el 18,6 por ciento, la mejor cifra de la última década. Asimismo, la media de largometrajes producidos en los últimos cinco años es de unos 93, mientras que el fondo federal de audiovisual brasileño se ha ido hasta los 170 millones de dólares, la suma total del fondo en los últimos cuatro años.

Argentina reúne en su territorio una población de 41,5 millones, su renta per cápita en 2013 fue de 11.679 dólares, cuenta con 866 salas, de las cuales menos de la mitad están digitalizadas (413) y el precio medio de la entrada de cine es de 5,3 dólares. Por segundo año consecutivo, Argentina ha batido todos los records. La cifra de espectadores ha escalado hasta los 46,1 millones (41 millones en 2012) y la taquilla se ha incrementado un 1,2 por ciento hasta alcanzar los 257,6 millones de dólares, frente a los 254,4 del año previo. La coproducción hispano-argentina “Metegol” se convirtió en 2013 en la película argentina más cara de la historia con un presupuesto de 21 millones de dólares, además de ser el filme nacional más taquillero del año, con más de 2,1 millones de espectadores, lo que alzó al filme de animación de Juan José Campanella a la tercera posición del ranking anual de películas más taquilleras.

Argentina sigue siendo el mayor productor de cine de la región, con un total de 166 producciones estrenadas el año pasado, 21 más que en 2012. Como en el caso de Brasil, el grado de penetración del cine digital todavía es escaso y no llega ni a la mitad de sus 866 salas.

Chile y Colombia son dos de los mercados latinoamericanos que más están llamando la atención en los últimos años al resto del mundo. La población en 2013 de Chile fue de 17,8 millones, su renta per cápita anual es de 16.043 dólares, en la actualidad cuenta con tan solo 340 salas (235 digitalizadas) y el precio medio de la entrada de cine es de 5,90 dólares. El año pasado los cines chilenos recibieron 20,2 millones de espectadores y la taquilla total fue de 119,1 millones de dólares. El mercado chileno está dominado por los títulos norteamericanos y solo una película local aparece en el Top 10 de 2013: “El ciudadano Kramer”, de Stefan Kramer, que reunió a casi 700.000 espectadores.
Con mucha más población, 47,2 millones de habitantes, una renta per cápita de 7.831 dólares, un total de 791 pantallas (620 digitalizadas) y un precio medio de la entrada de 4,35 dólares, Colombia congregó en sus cines en 2013 a 43,2 millones de espectadores que dieron lugar a una taquilla de 188,3 millones de dólares. Por su parte, Perú con 30,9 millones de habitantes, una renta per cápita de 6.797 dólares, 473 pantallas (240 digitales) y un precio medio por entrada de tan solo 3,80 dólares, recaudó en sus cines un total de 131,4 millones de dólares y registró 34,6 millones de entradas vendidas.

Lea el informe completo en Audiovisual 451.

"El estudio sobre el mercado cinematográfico mundial del Observatorio Audiovisual Europeo, Focus 2014 World Market Trends, pone de manifiesto la pujanza de países como México, Brasil y Argentina, que están cambiando el mapa del consumo de cine en el mundo."