Balance 2016: Stephan Proaño, Director de la Dirección General de Cine de Panamá (DICINE)

Sin lugar a dudas el cine panameño ha continuado el ritmo ascendente que mantiene desde el año 2014. La producción no sólo se ha incrementado en cantidad sino también en calidad. Definitivamente, este año ha sido muy productivo en materia de cine nacional. La nueva Ley de Cine ya está dando sus frutos y generando mucha actividad entre los cineastas locales. Como un caso inédito, tres películas panameñas estuvieron al mismo tiempo en cartelera, manteniéndose en los primeros lugares de asistencia durante 4 semanas, frente a productos de Hollywood. La gran recepción que ha tenido el público a los primeros estrenos también obedece a que fueron exhibidos simultáneamente en 18 salas por todo el país. Afortunadamente la digitalización es total y ha permitido darle más fuerza a la exhibición. Nuestra Ley de Cine también contempla una cuota de pantalla, que por ahora no la hemos podido completar.

Al finalizar el 2016 se habrán producido y estrenado siete nuevos largometrajes y aproximadamente dos docenas de cortometrajes. Una cifra excelente si la comparamos con la exigua producción anual de uno o dos títulos antes del 2013. Un factor vital para este crecimiento es la Ley de Cinematografía que incorpora importantes apoyos económicos en el Concurso Anual FONDOCINE.

Otros aspectos relevantes son el éxito y crecimiento que está logrando el Festival Internacional de Cine de Panamá, que se afianzó como el principal de la región. La quinta edición del certamen fue escenario del estreno de siete producciones locales, algunas de las cuales obtuvieron los principales premios: Mejor Película de América Central y el Caribe (“Salsipuedes”, de Ricardo  Aguilar y Manolito Rodríguez); y Mejor Cortometraje (“A la deriva”) de Miguel González). Igualmente, en el work in progress Primera Mirada, la panameña “Sultán” (Enrique Castro) compartió el premio con la dominicana “Noeli” de Laura Amelia Guzmán.

A mediados de agosto, se estrenó la producción más ambiciosa de la industria panameña: “Hands of Stone”, la vida del legendario boxeador panameño Roberto Durán, con una promoción que jamás ha tenido en Estados Unidos una película latinoamericana.

Paralelamente hay otros proyectos en producción o proceso final, seis largometrajes de ficción y un documental, que serán estrenados a principios del 2017.

Es indudable, el cine panameño está hoy en su mejor momento gracias a los realizadores y al respaldo masivo del público. Uno de los films estrenados en el IFF Panamá (“El cheque”, de Arturo Montenegro) rompió el record de taquilla en su primer fin de semana público.

"Contemplamos proponer mayores beneficios para los inversionistas locales, para incentivar el apoyo a las producciones nacionales."

La dinámica de la industria mundial y regional, así como la de nuestro país en los últimos  años, ha superado las previsiones originales  y, por lo tanto se hace necesario ejecutar algunos cambios para mantenernos competitivos. Eso incluye, entre otras cosas, adecuar nuestra legislación para ofrecer mejores beneficios a productores internacionales que estén interesados en filmar en Panamá.

El Ministerio de Comercio e Industrias, a través de su Dirección de Cine (DICINE) está trabajando intensamente en analizar los cambios y ajustes necesarios en la Ley 16, para recomendar la actualización de varios de sus artículos. Aunque se han logrado avances, la Ley ya ha quedado obsoleta en algunos de los aspectos contemplados originalmente. Pero las ventajas de otra índole como, seguridad, conectividad, dólar, variedad de escenarios a muy corta distancia, etc., unidas a la constante promoción internacional, nos han permitido mantener un ritmo positivo. En los últimos tres años más de 181 producciones internacionales han dejado aproximadamente 42 millones de dólares a la economía nacional.

Una actualización de la Ley mejoraría sustancialmente estas cifras y, además, intensificaría la práctica y, por ende, la calidad de nuestros profesionales.

En consecuencia, pondremos un especial énfasis en el desarrollo profesional de los cineastas. Se han planificado varios Talleres sobre los distintos aspectos del oficio con figuras internacionales, que incluyen cursos especiales del London Film Institution, y las Escuelas de Cine de Caracas  y Buenos Aires.

La Dirección de Cine del Ministerio de Comercio dará inicio a un Nuevo Concurso Anual de Cortometrajes. Pero también, por supuesto, contemplamos proponer mayores beneficios para los inversionistas locales, para incentivar el apoyo a las producciones nacionales. Queremos crear un espíritu de colaboración y aporte a las expresiones culturales que, como el cine lo está demostrando, están teniendo un amplio desarrollo, a pesar de los obstáculos económicos.

Si seguimos a este ritmo, con los ajustes que proponemos, tenemos un futuro muy positivo, con un desarrollo intenso de técnicos y profesionales, la empleomanía multiplicada, un público fanático del cine nacional, un creciente prestigio internacional y, sobre todo, un mayor sentido de la autocrítica que permita a nuestros realizadores producir obras de gran calidad artística.