• Bogotá Film Commission: cinco años construyendo la ciudad locación

    "Jack Ryan"

  • Bogotá Film Commission: cinco años construyendo la ciudad locación

    “Mile 22”

  • Bogotá Film Commission: cinco años construyendo la ciudad locación

    "A Last Night in Old City"

  • Bogotá Film Commission: cinco años construyendo la ciudad locación

    "Rock and Cola"

  • Bogotá Film Commission: cinco años construyendo la ciudad locación

    "Running With the Devil"

  • Bogotá Film Commission: cinco años construyendo la ciudad locación

    "Mile 22"

Bogotá Film Commission: cinco años construyendo la ciudad locación

En 2012 se aprobó en colombia la Ley “Filmación Colombia”, una herramienta legal que ha incrementado exponencialmente los rodajes internacionales en el país colombiano, convirtiéndose en paradigma para la región y el mundo. Tras la creación de la Comisión Fílmica Colombiana, en 2014 se lanzó la Comisión Fílmica de Bogotá del Instituto Distrital de las Artes – Idartes, la primera comisión fílmica de carácter local del país que abrió el camino a la ciudad locación.

Desde entonces, y a través del Permiso Unificado para Filmaciones Audiovisuales – PUFA, se han filmado en la capital colombiana casi un millar de proyectos nacionales y un centenar de proyectos internacionales, incluyendo proyectos de Apichatpong Weerasethakul, Mark Wahlberg, Tom Cruise y Tilda Swinton, entre otros. En las calles bogotanas se han filmado títulos como “Running With the Devil”, “Our Planet”, “Jack Ryan”, “Extinct or Alive”, “Kill Chain” o “Sound of Freedom”. En términos económicos, según datos de la cuenta satélite de cultura y economía creativa de Bogotá de la Secretaría de Cultura, Recreación y Deporte; entre 2014 y 2018 hubo un crecimiento del valor agregado de 1,79%, con un beneficio neto de 4,34 billones de pesos en 2018.

Paula Villegas está al frente del equipo de 17 personas que integran la Comisión Fílmica. “El mayor desafío ha sido articular la ciudad y a las instituciones ajenas al sector audiovisual para viabilizar y hacer posible los rodajes”, explica la Secretaria Técnica, quien destaca entre los proyectos recibidos el largometraje “Mile 22”, un servicio de producción realizado por Dynamo que tuvo gran impacto en la ocupación del espacio público. “Muchas calles del centro de la ciudad estuvieron cerradas para que circularan alrededor de 90 vehículos controlados en escena con más de 1.000 extras y un crew de más de 200 personas. Realizamos varias mesas de trabajo y fue muy emocionante ver como la ciudad y sus entidades se articularon en torno a un proyecto audiovisual”, explica. Pero ¿cómo mantener el equilibrio entre la ciudad locación y ciudad habitable? “Uno de los requisitos más importantes para solicitar el PUFA es la socialización de la producción con la comunidad, los productores deben informar a la ciudadanía sobre la realización del rodaje y el impacto que este tendrá en el sector”, explica Villegas. Desde la Comisión hay una preocupación por minimizar el impacto, y en el equipo de la entidad trabaja una persona con el rol de Gestión de Convivencia, encargada de cuidar las relaciones del sector audiovisual con la ciudad. “Nuestra intención es acercarnos desde la emoción y mostrarles que muchas de esas producciones que pueden estar en su sector son aquellas que ellos mismos ven en la noche cuando llegan a sus casas o cuando van al cine”, agrega Villegas.

Ag Studios es una de las productoras colombianas que ha sido contraparte de varias de las producciones internacionales, como “The Padre”, “Jungle” o “La reina del sur”. Cristina Echeverri, directora ejecutiva de la compañía, señala en este sentido que habitualmente se hacen gestiones para socializar los permisos de filmación, mientras que en algunas ocasiones “hacemos parte de las producciones a algunas personas de las localidades donde filmamos con el fin de vincularlas a la producción para que puedan ser parte activa de nuestro trabajo”, explica. La productora también se detiene en el punto de vista que cada proyecto internacional propone en relación a Colombia. “Si la historia sucede en Colombia revisamos si el guion habla bien del país, resalta nuestros valores y de alguna manera podemos hacer sugerencias al mismo”, detalla. Ag Studios también fue la contraparte local de “Jack Ryan”, una de las producciones que más personas empleó en rodaje, más de 1100.

"Uno de los requisitos más importantes para solicitar el PUFA es la socialización de la producción con la comunidad, los productores deben informar a la ciudadanía sobre la realización del rodaje y el impacto que este tendrá en el sector."

Precisamente, uno de los horizontes de trabajo de la Comisión es generar vínculos entre el sector local y las producciones internacionales para impulsar la coproducción. Ya se han organizado algunos encuentros pero, explica Villegas, la prioridad ahora es fortalecer al sector local para que pueda estar preparado tanto técnica como creativamente: “no sería estratégico crear este tipo de encuentros sin fortalecer primero la industria local y garantizar que realmente están siendo espacios efectivos que tienen un impacto real en el sector audiovisual de la ciudad”, indica.

En ese camino, la comisión fílmica ha realizado diferentes actividades formativas especializadas, como en gerencia de locaciones, producción en línea, asistencia de dirección, o manejo de Movie Magic, en su mayoría a petición del sector. “Desde la Comisión seguimos viendo oportunidades en la cualificación de la industria audiovisual en el manejo de un segundo idioma, en vincular a través de nuestros programas no solo productoras audiovisuales, si no también todas aquellas empresas que hacen parte de la cadena de valor del sector”, agrega la Secretaria Técnica de la entidad.

No obstante, Echeverri afirma que el desarrollo del sector en estos años ha sido notorio: “hay personal técnico y artístico calificado, quienes han desarrollado sus carreras de manera que muchos roles que en las primeras producciones eran necesariamente traídos desde afuera, hoy son contratados en el país. Igualmente, contamos con proveedores que prestan servicios más amplios, a la altura de las necesidades logísticas y con precios competitivos”, sostiene. Ese crecimiento repercute también en las producciones nacionales.

La productora identifica algunas dificultades para las producciones en la capital, como “el tiempo de desplazamiento, los permisos que debemos obtener para filmar en ciertas locaciones que son públicas o el clima no predecible, entre otras”. Asimismo, señala que en los rodajes fuera de Bogotá movilizan todos los equipos humanos, físicos e incluso algunos proveedores ante la ausencia de servicios fuera de la ciudad. La productora y abogada apunta que hay otras dificultades generales para el sector que están siendo abordadas a través de la creación del PINE (Proyecto de Interés Nacional Estratégico) liderado directamente por la Presidencia de la República, “donde estamos haciendo un trabajo muy importante entre las entidades del gobierno y los productores audiovisuales para subsanar las dificultades encontradas en todos los campos, y proceder con las herramientas jurídicas necesarias para lograr cambios que faciliten la producción”, afirma.

Fotografías: Dynamo y 64-A Films.