• Cine chileno del futuro: nuevos proyectos en desarrollo y postproducción crecen en Valdivia

    "Gran Avenida" de Moisés Sepúlveda.

  • Cine chileno del futuro: nuevos proyectos en desarrollo y postproducción crecen en Valdivia

    "Los árboles nos cuentan" de Carlos Sepúlveda.

  • Cine chileno del futuro: nuevos proyectos en desarrollo y postproducción crecen en Valdivia

    "La nave del olvido" de Nicol Ruiz.

  • Cine chileno del futuro: nuevos proyectos en desarrollo y postproducción crecen en Valdivia

    "Arena" del Colectivo Túcuquere.

  • Cine chileno del futuro: nuevos proyectos en desarrollo y postproducción crecen en Valdivia

    "Anacoreta" de Francisco Bermejo.

Cine chileno del futuro: nuevos proyectos en desarrollo y postproducción crecen en Valdivia

En el marco del 26º Festival Internacional de Cine de Valdivia, que comenzó el 7 de octubre y seguirá hasta el domingo 13, se llevará a cabo Cine Chileno del Futuro, un espacio de formación profesional para proyectos nacionales en desarrollo y postproducción. Se seleccionaron un total de dieciséis proyectos, ocho en desarrollo y ocho en sus etapas finales divididos en dos secciones: Postproducción y Primer Corte. LatAm cinema invita a conocer el cine chileno que se viene.

“En Primer Corte participan proyectos que recién tienen un primer armado continuo y cuyo centro del trabajo está en el montaje. De ellas solo se exhiben entre 12 a 20 minutos continuos. En Postproducción se eligen proyectos con su armado final pero sin los procesos de post de audio, video y color, por lo cual el objetivo fundamental es el término de la copia y la internacionalización del proyecto”, explica a LatAm cinema Raúl Camargo, director del festival. 

La película ganadora de la edición 2018 en Primer Corte, “Anacoreta”, vuelve a Valdivia este año en la categoría de Postproducción. El documental de Francisco Bermejo es una producción de Panchito Films que trata sobre dos hombres que viven juntos en armonía, aislados en una choza frente al mar, hasta que comienzan a discutir cada vez en forma más agresiva y deberán elegir entre la locura o la soledad. “‘Anacoreta’ ha sido mi propio espejo en más de alguna ocasión: su profunda e inquietante dualidad me parece que refleja mi propia e inherente bipolaridad, así como la esquizofrenia instalada en algunos elementos de la sociedad actual, que no alcanza a integrarse, prisionera de sus normas y restricciones” relata el director y guionista. El filme participó en Docs in Progress en Cannes en 2018. 

En esta sección también participa “Gran Avenida”, filme de Moisés Sepúlveda producido por Madriguera Films que también había estado en Valdivia, en este caso en 2017, y que tiene previsto su estreno en el primer semestre de 2020 con ventas por Habanero Films. La película es protagonizada por tres vecinos de Gran Avenida que atraviesan conflictos personales y familiares. “La Gran Avenida de Santiago va desde el centro de la capital al sur de la ciudad cruzando 4 o 5 comunas de clase media. Venir de ahí funciona como una denominación de origen que determina un cierto estilo de vida promedio. Esta película es un retrato de este lugar común, un punto de vista dramático pero con espacio para la liviandad del humor. Negro, tenso e incómodo, pero humor al fin” explica su director y coguionista. 

“La nave del olvido”, ópera prima de Nicol Ruiz con producción de Alen Cine Spa, se encuentra participando de laboratorios y talleres de postproducción con el objetivo de tener su estreno en festivales durante el primer semestre de 2020. Ha estado en Primer Corte de Ventana Sur en 2018, y este año en el wip de FEMCINE y en el Lab de Bio Bio Cine, donde resultó ganadora. Su historia se sitúa en Lautaro, un pueblo en el que se avistan ovnis, y tiene como protagonista a una campesina viuda de 70 años que descubre su sexualidad y libertad gracias al amor de otra mujer. “Yo soy hija de militar, crecí en Lautaro durante diez años. A los seis me di cuenta de que era gay, y me demoré en aceptarlo diez años más. Mi visión de mundo mutó, quise otra cosa, y todo este tiempo he buscado ser lo que soy. Mi abuela y mi madre aún viven allá, recluidas de sí mismas, sin esperanza de escapar. Por no ver que existen más cosas, se conforman con lo que les tocó: ser la esposa de alguien, ser la madre de alguien, ser siempre alguien en función de otros, pero no ser la mujeres que quieren ser o que imaginaron ser”, cuenta la directora y guionista. 

El cuarto integrante de la sección Postproducción es “Piola”, producción de Otro Foco dirigida por Luis Alejandro Pérez, quien también se basó en el entorno en el que creció para realizar su largometraje. “Crecí en Quilicura, una zona de fábricas en la periferia norte de Santiago. En medio del cordón industrial, aislados por las carreteras, estábamos nosotros, diferentes a los jóvenes sonrientes que bailaban en la TV. El hip hop era nuestro refugio: ahí reflexionábamos y expresábamos nuestra rabia”, cuenta el director y guionista. El filme recibió seis premios en la última edición de Guadalajara Construye, y entrecruza las vidas de dos jóvenes que pasan sus días haciendo rap con la de una chica que busca a su perra perdida. 

Los cuatro proyectos reciben una tutoría especial de mercados y distribución impartida por Sandro Fiorin de FiGa Films, y asesorías impartidas por directores y programadores de festivales internacionales. Los proyectos seleccionados para Primer Corte también reciben, por su parte, asesorías de programadores, además de una tutoría especial de montaje a cargo de Soledad Salfate.

"La película ganadora de la edición 2018 en Primer Corte, "Anacoreta", vuelve a Valdivia este año en la categoría de Postproducción"

En Primer Corte participa “Arena”, documental producido por la Universidad del Desarrollo con dirección de los integrantes del Colectivo Túcuquere. El filme nos lleva a las dunas de Concón, donde el crecimiento urbano está eliminando los espacios naturales de forma irreversible, y tiene el objetivo de concientizar sobre la diversidad de especies de la región y la urgencia por controlar la construcción irresponsable. “Arena” ha participado en DocuLab Andino del Festival de Viña del Mar y en Dirac-Guadalajara, y ha sido parte de la Residencia Arca para desarrollo documental. Su estreno está previsto para 2021.

También “Los árboles nos cuentan” es un documental preocupado por el impacto humano en la naturaleza. El filme de Carlos Sepúlveda con producción de Cinema Girasol y Pequén Producciones tiene como protagonista a una agricultora del pueblo de Ventanas, en la región de Valparaíso, que sufre una enfermedad pulmonar producida por la contaminación química que la rodea. “Mi interés por este tema y este espacio surge de mi labor años atrás como ingeniero: recién iniciaba mi carrera en ese entonces y me tocó trabajar en un proyecto de medición de la contaminación en la zona de Ventanas, y comprendí cómo se silencia la contaminación y se naturaliza la idea de progreso a todo costo, el producto como trofeo del saqueo a la naturaleza” expresa Sepúlveda. El documental ganó el Latin Pitch de Docs Barcelona en 2017, año en el que además participó en los Pitch de DocMontevideo y DocsMx. En 2018 participó en Docs Valencia y ganó el fondo de producción de documental de Sundance. 

“Fiebre”, tercer largometraje de la directora y guionista Elisa Eliash, es una propuesta infantil parcialmente animada que cuenta la historia de un niño que queda atrapado dentro de una pintura. “La película nace con la hipótesis de que los niños (los niños de hoy, esos con 10 tabs abiertos de manera simultánea, los que intentan agrandar con el dedo el álbum de fotos análogo) son la audiencia ideal para ser desafiados con una estructura mestiza, latinoamericana y contemporánea, aunque arraigada en la tradición más profunda de los cuentos y mitos populares  y sus imágenes a veces oscuras pero siempre estimulantes” cuenta Eliash. El filme es una producción de las chilenas La Forma Cine y Válvula Films, las peruanas Films Bastardía y Tiempo Libre y la brasileña Klaxon Cultura Audiovisual.

Completa esta categoría “El llamado”, segundo largometraje de Ingrid Isensee producido por Cyan Prods y Planta. La película se centra en Ingrid, un actriz de más de 40 que vive sola con su gato y está acostumbrada a interpretar roles de madre. Un día Ingrid, que no sabe si quiere ser madre, decide congelar sus óvulos y descubre que ya no puede hacerlo, enfrentándose a la menopausia y el peso de los mandatos sociales. 

Cine chileno del futuro también ha seleccionado a ocho primeros o segundos largometrajes en desarrollo para ofrecerles asesorías de Martín Rejtman, Celina Murga, Ignacio Agüero, Alicia Scherson, Dominga Sotomayor, Pepa San Martín, José Luis Torres Leiva y Alejandro Fernández Almendras. Los proyectos, que ya cuentan con una versión avanzada de guion y de tratamiento audiovisual, son “Agua marina” de Javiera Véliz, “Cuerpo celeste” de Nayra Ilic, “Epílogo para un otoño” de David Belmar, “La isla de las gaviotas” de Sebastián Ayala, “Las malqueridas” de Tana Gilbert, “Los invisibles” de Edison Cajas, “Me Niego a Volver” de Ricardo Valenzuela y “Pepperoni” de Tomás Alzamora.