• Cine en tiempos de pandemia: el boom de las plataformas de streaming en la región (I)

    Captura de pantalla de Choloflix.

  • Cine en tiempos de pandemia: el boom de las plataformas de streaming en la región (I)

    Captura de pantalla de Tropical on Demand.

  • Cine en tiempos de pandemia: el boom de las plataformas de streaming en la región (I)

    Captura de pantalla de CR Films.

  • Cine en tiempos de pandemia: el boom de las plataformas de streaming en la región (I)

    Captura de pantalla de BoliviaCine.

  • Cine en tiempos de pandemia: el boom de las plataformas de streaming en la región (I)

    Captura de pantalla de OndaMedia.

Cine en tiempos de pandemia: el boom de las plataformas de streaming en la región (I)

Las plataformas de streaming se han convertido en la gran pantalla para la exhibición de cine en tiempos de pandemia. Grandes de la industria audiovisual, como Netflix, Prime Video, o nuevos competidores, como Disney+ y Apple TV, han experimentado un aumento de suscripciones y visitas debido al confinamiento. En esta misma línea, diversos servicios y plataformas latinoamericanas han visto el nuevo escenario como una oportunidad para difundir la producción cinematográfica regional. En esta primera entrega repasamos algunas de las nuevas iniciativas lanzadas en los últimos meses.

Choloflix es la primera plataforma de streaming de Ecuador. Ofrece una sala de cine “virtual” en la que se puede encontrar animaciones, cortometrajes, documentales y películas de ese país. Según cuentan a LatAm cinema sus fundadores, Nerea Núñez y Jota Salazar, la iniciativa nace al inicio de la cuarentena por la pandemia del Covid-19, cuando muchos cineastas comenzaron a compartir sus obras de forma gratuita y otros de pago a través de enlaces. En ese momento realizaron un trabajo arqueológico para reunir todos esos links de cineastas, pidieron nuevos y los categorizaron en un solo sitio, que se convirtió en Choloflix, que en menos de tres meses alcanzó más de 450.000 visitas.

Las películas se pueden ver desde cualquier dispositivo conectado a internet. Han establecido dos estrategias para poder hacer sustentable una ventana de exhibición permanente de producciones ecuatorianas. La primera es a través del alquiler, por un tiempo de 48 horas para su visionado, con un costo que oscila entre 2,99 y 4,99 dólares. Las ganancias en este modelo de negocio son repartidas de la siguiente forma: el 70% para el productor o propietario de los derechos de la película y el 30% para Choloflix. La segunda, es una sección en la que se ofrecen películas gratuitas dentro de su catálogo con un comercial de visualización previa y obligatoria antes de cada película.

Los creadores de Choloflix consideran que el cine ha evolucionado y el streaming llegó antes que la pandemia, por lo que es importante que este tipo de servicios den acceso a la población que no tiene salas de cine cerca. “Buscamos democratizar el acceso al cine con nuevas estrategias y hacia mercados que inclusive antes de la pandemia no accedían al cine por su alto costo, como es el caso de la gran mayoría de ecuatorianos. Queremos formalizar mercados que para el cine estaban captados por la piratería y ampliar las audiencias para generar accesibilidad”, precisan.

Cinema Tropical, con base en Nueva York desde 2001, es una organización que, hasta antes de la pandemia, estaba abocada a la programación presencial en formato de festivales y ciclos de cine latinoamericano para el territorio estadounidense. Cuando el coronavirus canceló todos los eventos públicos que tenían programados, decidieron lanzar Tropical on Demand, un catálogo de video bajo demanda para ofrecer distribución digital a películas latinoamericanas que no estaban disponibles en Estados Unidos y poder llegar a un público más grande que no tiene acceso a la programación presencial, según explica a LatAm cinema Carlos Gutiérrez, director ejecutivo de Cinema Tropical.

En su catálogo, disponible en el siguiente enlace, ofrecen películas con las que han trabajado anteriormente, ya sea como distribuidores o programadores. El primer bloque, disponible en todo el mundo, está compuesto por seis títulos que giran alrededor del cine de no ficción. El segundo, disponible solo para Estados Unidos y Canadá, está compuesto por tres largometrajes que exhibieron como parte del ciclo de cine “Veredas: una generación de cineastas brasileños” en el Lincoln Center en Nueva York en diciembre pasado. El costo de las películas es de 3,99 y 12,99 dólares, para el alquiler y compra, respectivamente. Gutiérrez afirma que el modelo de negocio que tienen es “un formato muy flexible”, con contratos no exclusivos y compartiendo 50-50 con los realizadores/agentes de ventas.

Respecto al futuro de la propuesta que llevan adelante, según Gutiérrez, la perspectiva es híbrida. “El reto hacia adelante es combinar el componente presencial y potencializarlos a través de las redes digitales. Que no se nos olvide que el cine es también un arte escénico y necesitará esa plataforma de proyección en vivo para poder seguir siendo potente”, añade.

"El reto hacia adelante es combinar el componente presencial y potencializarlos a través de las redes digitales"

Pero no solo América del Sur y del Norte tienen opciones cinematográficas en línea en esta “nueva normalidad”. Costa Rica es una de las opciones en Centroamérica a través de la plataforma CR Films. Tiene casi cuatro meses funcionando y surge, como muchas otras iniciativas analizadas en este artículo, con el objetivo de que los cineastas puedan compartir y vender sus películas durante este confinamiento y, a la vez, facilitar en un solo lugar todas las películas de directores o productores ticos. El catálogo de la plataforma incluye más de 50 películas costarricenses de todos los géneros y formatos. Los filmes de esta plataforma tienen un costo por alquiler entre tres y 10 dólares, con un periodo de 48 a 72 horas para visualizarla.

Josué Fischel, director de CR Films, dio a conocer a LatAm cinema dio a conocer que algunas películas disponibles en esta plataforma son vendidas desde las cuentas de Vimeo de los directores y otras desde la cuenta empresarial por una comisión. Fischel dijo que pronto estarán habilitando el pago de una suscripción mensual. “Estamos trabajando en alianzas importantes que nos permiten iniciar en la producción de contenidos originales para crecer de formas más acelerada buscando satisfacer la necesidades de contenidos de una masiva audiencia en Internet”, agregó.

Otra iniciativa, desde el corazón de América del Sur, es BoliviaCine, creada por los realizadores Álvaro Olmos y Ariel Soto. Se trata de una plataforma con más de 50 películas, entre documentales, ficción y cortometrajes, que permite acceder a los títulos a través de compra online sin descarga, o el alquiler del mismo que estará disponible para su visionado por 48 horas. Las películas estarán disponibles en la plataforma a un precio de tres y cinco dólares, aproximadamente, para su alquiler y compra, respectivamente.

Centro Arte Alameda Tv presenta otra iniciativa, exclusiva para Chile. La propuesta proviene de unos de los centros culturales emblemáticos de la capital de ese país, que tras las protestas antigubernamentales y la represión de Carabineros, su espacio físico se incendió. La plataforma tuvo su lanzamiento hace menos de un mes con 17 películas y estrenos programados para cada jueves, con un costo aproximado de 5 dólares, que “representa una entrada simbólica, similar a cuando el cine estaba abierto y las personas compraban un ticket”, explican en un comunicado de prensa.

Desde Colombia, también existe la propuesta de CineCo/Plus, una plataforma de Cine Colombia que renueva contenido semanalmente y que incluye en su catálogo películas comerciales, cine arte, cine colombiano, contenido alternativo y documentales. Las dos modalidades para el visionado de su catálogo de filmes son a través del alquiler y la compra, a un precio de un poco más de 2 dólares y casi 4 dólares para el alquiler y compra, respectivamente.

A estas nuevas iniciativas surgidas durante la pandemia, hay que añadir la presencia de otros servicios de distribución de cine en la región consolidados desde hace años en territorio sudamericano, como OndaMedia, una plataforma audiovisual desarrollada por el Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio de Chile, creada para “acercar el cine nacional a toda la ciudadanía”. El sitio ofrece, de forma gratuita, una variedad de películas, documentales, largometrajes, cortometrajes y series. Para las personas que viven en el país andino, con solo registrarse podrán acceder a la totalidad del catálogo del servicio.

Asimismo, Argentina tiene disponible un amplio catálogo de su filmografía a través de la plataforma Cine.AR del INCAA. A nivel panregional, Retina Latina, ofrece una plataforma digital para ver cine de carácter público y acceso gratuito para los ciudadanos de América Latina y el Caribe con un simple registro para acceder a un catálogo de más de 170 producciones, entre ficción, documentales y cortometrajes de países como Bolivia, Perú, Colombia, Ecuador, Uruguay y México, impulsores del proyecto.