• Coproducción entre Brasil y Francia, una relación de ida y vuelta

    “Aquarius” de Kleber Mendonça Filho, coproducción brasileña de CinemaScópio en coproducción con SBS Productions de Francia

  • Coproducción entre Brasil y Francia, una relación de ida y vuelta

    “O menino e o mundo” de Alê Abreu, estrenada en Francia en 2015

  • Coproducción entre Brasil y Francia, una relación de ida y vuelta

    “O som ao redor” de Kleber Mendonça Filho, estrenada en Francia por Survivance.

  • Coproducción entre Brasil y Francia, una relación de ida y vuelta

    “Que horas ela volta?” de Anna Muylaert, película brasileña más taquillera en Francia en 2015.

Coproducción entre Brasil y Francia, una relación de ida y vuelta

La coproducción cinematográfica entre Francia y Brasil tuvo su puntapié inicial con el acuerdo firmado entre ambos países en 1985, convenio que fue renovado y actualizado en mayo 2010. Francia es sin duda uno de los coproductores más activos a nivel internacional, algo que se vislumbra en los 56 acuerdos de coproducción que mantiene con países extranjeros. A pesar de ello, el país mantiene una relación especial con Brasil y la coproducción entre ambos países ha ganado impulso a partir del año 2000. Las cifras son elocuentes: durante las cuatro décadas que van desde 1960 a finales de 1990, Unifrance registró tan solo 14 coproducciones franco-brasileñas, cifra que aumentó a 18 en la década del 2000 y a 21 en el período 2010-2016.

Este fenómeno se puede explicar, en parte, por el espaldarazo a la coproducción internacional dado por el Centre National du Cinéma et de l’Image Animée (CNC) al cine extranjero a través de su programa Aide aux cinémas du monde, iniciativa que ha apoyado la financiación de tres largometrajes con participación brasileña: “O Grande Circo Místico” de Carlos Diegues (Brasil 70%, Portugal 20% y Francia 10%) “Going to Brazil” de Patrick Mille (Francia 80% y Brasil 20%), y “O ornitólogo” de João Pedro Rodrigues (Portugal 58%, Francia 32% y Brasil 10%).

Sin embargo, Brasil dista de ser el país con el que Francia realiza más coproducciones cinematográficas. “Quedan todavía muchas cosas por desarrollar entre los dos países, teniendo en cuenta el fuerte potencial brasileño,” explica Michel Plazanet, director adjunto de asuntos europeos e internacionales del CNC sobre el acuerdo de coproducción entre ambos países que incluye, a su vez, contenidos televisivos.

Pero las cosas parecen estar cambiando y entre 2013 y 2015 han comenzado su andadura unos doce largometrajes coproducidos entre ambos países, la mayoría de los cuales han surgido en Brasil. “O Grande Circo Místico” de Carlos Diegues –producción de Fado Filmes de Brasil junto a la francesa Milonga Productions,  y “Aquarius”, de Kleber Mendonça Filho (CinemaScópio Brasil y SBS Productions de Francia), son buen ejemplo de ello.

La coproducción es un viaje de ida y vuelta y varios son los productores franceses que han acudido a la búsqueda de coproductores minoritarios brasileños para sacar adelante sus proyectos que, como es lógico, tienen algún tipo de conexión con el gigante suramericano. Este fue el caso del documental “Amazonia” de Thierry Ragobert, una película que tras más de cinco años de producción llegó a las salas francesas en 2013. “En el acuerdo entre ambos países está estipulado la relación entre productor mayoritario y minoritario en un 70 y 30%, así que hemos tenido que tener en cuenta esta relación para establecer el plan de financiación, incentivando el productor brasileño a que se involucre aún más en el proyecto”, explica el productor del film Jean-Pierre Saire.

David Rosier de Decia Films, coproductor y coguionista de la película “Le Sel de la terre” de Wim Wenders y Juliano Ribeiro Salgado, comenta que apostó por buscar socios brasileños al tratarse de un documental sobre una personalidad del país, como Sebastião Salgado, que iba a ser rodado mayoritariamente en Brasil. 

La vocación internacional de los productores brasileñas también se refleja en su participación minoritaria en proyectos que involucra a Francia junto a otros países latinoamericanos como “La patota” de Santiago Mitre (Argentina, Francia, Brasil), “La tierra y la sombra” de César Augusto Acevedo (Colombia, Francia, Brasil, Países-Bajos, Chile), “El ardor” de Pablo Fendrik (Argentina, México, Brasil, Francia, EE.UU., España) o “Jauja” de Lisandro Alonso (Dinamarca, Francia, Brasil, México, EE.UU., Alemania).

"En los últimos años, varios productores franceses han acudido a la búsqueda de coproductores minoritarios brasileños para sacar adelante sus proyectos"

La distribución: buscando conectar con el gran público

Al igual que la producción, la distribución de largometrajes brasileños en Francia tuvo un giro radical con el cambio de milenio. Entre 1960 y 2000 menos de 20 películas brasileñas fueron estrenadas en tierras galas, cifra que alcanzó a cuadruplicarse en el período 2000-2016 (39 y 43 películas estrenadas en los períodos 2000-2009 y 2010-2016, respectivamente).

A pesar de ello, la película brasileña más taquillera en Francia sigue siendo de 1959, “Orfeu negro” de Marcel Camus, con 3,7 millones de entradas vendidas. El segundo lugar del ranking lo ocupa “Central do Brasil” de Walter Salles, que con más de 583.000 entradas  cortadas en 1998 impulsó, de cierto modo, el “resurgimiento” del cine brasileño en Francia.

También fue importante la recepción que tuvo “Cidade de Deus” de Fernando Meirelles, que en 2003 llevó 180.000 espectadores a las salas, y “Diarios de motocicleta” de Walter Salles, que superó las 765.000 entradas. Ambos directores fueron fundamentales en la promoción del cine brasileño en Francia en los años 2000 aunque su protagonismo relegó a un segundo plano a una nueva generación de directores brasileños.

Desde 2013 a 2015, 23 largometrajes brasileños se estrenaron en salas francesas de los cuales siete cuentan con coproducción minoritaria del país sudamericano. El año más exitoso es sin duda 2014, donde el cine brasileño estrenó once títulos y logró la mejor taquilla en tres años consecutivos liderada por dos documentales distribuidos por Le Pacte: “Le Sel de la terre”, (354.000 entradas) y “Amazonia” (291.000 entradas), ambas coproducciones brasileñas minoritarias. También consiguieron conectar con el público francés “Que horas ela volta?” de Anna Muylaert, que con distribución de Memento Films pasó a ser el gran éxito del cine brasileño de 2015 en tierras galas con 161.000 entradas.

El otro gran momento del cine brasileño en Francia en 2015 fue protagonizado por “O menino e o mundo” de Alê Abreu, película de animación que registró 52.400 entradas con distribución de Les Films du Préau. El año se completó con “O som ao redor” de Kleber Mendonça Filho (Survivance, 22.100 entradas) y “Hoje eu quero voltar sozinho” de Daniel Ribeiro (Pyramide Distribution, 20.100 entradas).

Sobre los desafíos de estrenar películas brasileñas en el circuito francés, el distribuidor Guillaume Morel de Survivance comenta: “Para estrenar en salas ‘O som ao redor’ tuvimos que trabajar la prensa y la relación con la red de salas con cinco meses de antelación. Eso nos permitió tener una muy buena prensa para la película a pesar del escaso presupuesto de marketing que teníamos.”

Como se puede ver, el perfil de las películas distribuidas en salas francesas es lo suficiente heterogéneo como para afirmar que existe un tipo de cine brasileño preferido en Francia. Sin embargo, para conectar con el público francés es clave que las películas cuenten con el respaldo de una distribuidora con capacidad financiera para lanzarlas en al menos un centenar de salas, tal como ocurre con las películas representadas por Pyramide, Le Pacte y Memento. Los premios en los festivales son también una excelente carta de presentación, tal como ocurrió con “Le Sel de la terre”, que aumentó su visibilidad tras su presentación en el Festival de Cannes y haber recibido el premio César a la mejor película documental, algo que le permitió permanecer más tiempo en la cartelera.

Los distribuidores franceses que más películas brasileñas han distribuido en los últimos años son Épicentre Films y Damned Distribution. Bodega Films es otra de las distribuidoras que suele estar presente en la cartelera francesa con un título brasileño al año, algo que –luego de tres años sin hacerlo- volverá a intentarlo con el estreno de  “O Grande Circo Místico” de Carlos Diegues, previsto para finales de año.

El cine brasileño también ha sido protagonista de la ola de reestrenos de películas clásicas que hay en Francia con títulos como “São Bernardo” de Leon Hirszman (Les Films du Paradoxe) y “Orfeo Negro” de Marcel Camus (Solaris Distribution).

Aunque el ritmo de estrenos brasileños en Francia pareciera estar perdiendo velocidad en comparación con otras cinematográficas latinoamericanas, las películas del país continente suelen tener una presencia asegurada en la cartelera francesa. Una tendencia que seguirá manteniéndose en un año donde “Aquarius” de Kleber Mendonça Filho –film que será estrenado en Francia en septiembre de la mano de SBS Distribution- es la única película latinoamericana en la Selección Oficial de Cannes.

Datos estadísticos proporcionados por CBO Box Office.

Agradecemos los aportes realizados por Laurent Coudurier (CBO Box Office) y la ayuda de Michel Plazanet (CNC) y de Jangada (asociación organizadora del festival de cine brasileño de Paris).

Traducción: Julie Maillard

Foto de portada: “O Grande Circo Místico” de Carlos Diegues.