• El cine canadiense se acerca a Latinoamérica en Los Cabos

    “X500”, coproducción entre Canadá, Colombia y México dirigida por Juan Andrés Arango.

  • El cine canadiense se acerca a Latinoamérica en Los Cabos

    Yanick Létourneau, cofundador de la productora canadiense Périphéria.

El cine canadiense se acerca a Latinoamérica en Los Cabos

Seis películas con producción canadiense se presentan en la quinta edición de Los Cabos Film Festival, el certamen que se desarrolla entre el 9 y el 13 de noviembre en esta ciudad del estado de Baja California Sur, al noroeste de México, con una programación centrada en las cinematografías de América del Norte. Más allá de sus competencias y actividades de industria, el festival dirigido por Alonso Aguilar Castillo no sólo sirve para tomarle el pulso a la relación entre Canadá y México sino también obra como punto de encuentro para fomentar la relación entre los dos países.

Entre las coproducciones canadienses con Latinoamérica destaca este año “X500”, el segundo largometraje del director y guionista colombiano Juan Andrés Arango. Coproducida por la canadiense Périphéria junto a la mexicana Machete y la colombiana Séptima Films, el segundo largometraje de Arango (“La Playa DC”) forma parte de la selección México Primero para primeras o segundas obras mexicanas o coproducidas por el país. El filme ya había participado en una  edición anterior del festival, y fue también en Los Cabos donde el productor canadiense Yanick Létourneau conoció a su coproductor mexicano, Edher Campos.

Létourneau habló con LatAm Cinema sobre su experiencia trabajando junto a países latinoamericanos: “Fue un aprendizaje fantástico y nos hemos hecho amigos durante el proceso. Todos respetamos el trabajo de los otros y eso ha facilitado la resolución de dificultades burocráticas. Al ser una coproducción entre tres países se torna complejo ya que la reglamentación de cada uno de ellos es muy diferente y esto a veces dificulta el trabajo. Pero porque creemos en lo que hacemos siempre hemos encontrado la forma de sacarlo adelante, y haber podido trabajar junto a personas de otros países es lo mejor que nos puede pasar. Encontrar historias específicas y mostrarlas al mundo, eso es lo que me gusta hacer”.

La historia de “X500” transcurre en varios países y sus personajes hablan español, francés, inglés, tagalo y mazahua. Esta compleja combinación de idiomas no es común en coproducciones canadienses: si bien Canadá tiene acuerdos con más de medio centenar de países, la mayoría de las películas que se llevan a cabo son en coproducción con Francia o Reino Unido debido en parte a una cláusula lingüística. Sin embargo se han hecho excepciones en el pasado y existen formas de superar esta dificultad apostando a reglamentaciones provinciales, como explica Létourneau, cofundador de esta compañía con sede en Quebec: “Las coproducciones con América Latina son posibles, pero a nivel federal es más complicado porque los proyectos deben ser en un 51% en francés o inglés. Yo logré acordar una excepción, pero no es la norma. Sin embargo en Quebec tenemos suerte porque contamos con una excelente institución, SODEC, que apoya proyectos en cualquier idioma siempre y cuando tengan una premiere en Quebec. Entonces tenemos el privilegio de poder coproducir con cualquier país con el que Canadá tenga un acuerdo”.

"En 2015 Canadá ha invertido 180 millones de dólares en 55 coproducciones, entre las cuales se encuentran películas con Brasil, Chile, México y Colombia."

Los países latinoamericanos que tienen acuerdos con Canadá son ocho: Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Cuba, México, Venezuela y Uruguay.  Según datos de Telefilm, el organismo responsable de promover el desarrollo de la cinematografía del país, en 2015 Canadá ha invertido 180 millones de dólares en 55 coproducciones, entre las cuales se encuentran dos coproducciones con Brasil, una con Chile y la mencionada “X500” junto a México y Colombia.

Brasil es el que mejor ha sabido aprovechar los tratados con Canadá, con un total de 13 coproducciones de cine y televisión entre ambos países en los últimos siete años. Létourneau acaba de regresar de un foro de coproducción en Brasil en el cual vio algunos trabajos que le gustaron, y señala la importancia de pequeños festivales para descubrir y entrar en contacto con nuevos talentos. A la hora de decidir con qué proyectos intentar un acuerdo de coproducción, el productor remarca el rol fundamental que cumple de la voz de su director: “El género es secundario, lo que me interesa realmente es la visión del director, su forma de ver el mundo reflejada a través de su cinematografía. Siento que existen demasiados directores que no cuentan con una firma que los  distinga  y estoy cansado de ver las mismas películas una y otra vez. Yo busco cosas que sean diferentes, genuinas, nuevas y auténticas”.

El productor destaca además la relevancia de los festivales de San Sebastián, Los Cabos y el Bogotá Audiovisual Market (BAM), tres sitios de encuentro a  los cuales año a año acuden delegaciones canadienses para generar redes y conocer potenciales colaboradores.

En Los Cabos, Périphéria presentará también la comedia “Passover” en el Gabriel Figueroa Film Fund, fondo fílmico de apoyo para proyectos en su primera etapa de desarrollo. En esta sección también se encuentra  “Shred”, producida por Ralph Holt de Hill 100, productora con sede en Toronto.  Completan la participación canadiense tres películas en competencia: la coproducción con Estados Unidos “Operation Avalanche” de Matt Johnson, “The Other Half” de Joey Klein y “Two Lovers and a Bear” de Kim Nguyen.