• Mendoza, la tierra del vino que busca convertirse en polo audiovisual

    “Road July”, de Gaspar Gómez.

  • Mendoza, la tierra del vino que busca convertirse en polo audiovisual

    La región ofrece paisajes singulares.

  • Mendoza, la tierra del vino que busca convertirse en polo audiovisual

    "Vino a robar", de Ariel Winograd.

Mendoza, la tierra del vino que busca convertirse en polo audiovisual

La provincia de Mendoza es uno de los principales puntos turísticos de la Argentina gracias a sus reconocidos vinos. Pero la tierra del Malbec busca ahora convertirse en un polo audiovisual, llevando a cabo una serie de iniciativas conjuntas que posibiliten la promoción, el fomento y la sustentabilidad de la industria audiovisual.    

En los últimos años, Mendoza ha llevado a cabo diferentes acciones de impulso al audiovisual. En 2013 se sancionó la ley que daba nacimiento a la comisión fílmica de la provincia, que sin embargo aún no está operativa. En 2015 nació el Cluster Film Andes, una ONG con la misión de promover el desarrollo de las Industrias Creativas en el sector de la Industria del Cine y las Artes Audiovisuales, que llevó a cabo acciones de formación, profesionalización y difusión. Pero es en 2017 cuando se logró media sanción a un proyecto de ley de la diputada Mabel Guerra (UCR), que representa un paso definitivo para la sustentabilidad de esta industria al otorgar un marco legal a todas las iniciativas.

“El proceso de internacionalización que empezamos hace más de tres años va a ver sus mejores resultados a partir de 2018”, anticipa Marcelo Ortega, director del Cluster Film Andes. Esta asociación es un reflejo del crecimiento y consolidación del sector. Desde que comenzó a operar en 2015, pasó a tener de ocho a 30 miembros, que cubren la producción de cine, series para TV y otras plataformas, animación y videojuegos, muchos de los cuales ya han logrado exportar sus contenidos o están en vías de hacerlo.

Film Andes fue reconocida y asistida por el Programa de Asistencia de Consorcios de Exportación, brindado por ProMendoza, la Fundación Exportar y la Fundación del Banco ICBC. En  2015 se tramitó el acceso al Programa de Apoyo a la Competitividad (PAC) que lleva adelante la Secretaría de Emprendedores y Pymes de la Nación, que con recursos del Banco Interamericano de Desarrollo BID obtuvo casi 300.000 dólares para su ejecución. 

Cumplido el plazo de vigencia previsto, el monto asignado al programa sirvió para llevar a cabo “un intenso plan de actividades de capacitación a través de especialistas de primer nivel  y la participación de las productoras locales en ferias y misiones internacionales, generando una red de relaciones y concretando muy buenos vínculos”, comenta Ortega. Se destacan las relaciones contractuales establecidas con las asociaciones audiovisuales de Córdoba, Rosario, Misiones, Salta y CABA, y también la firma de un convenio con el Cluster Audiovisual del País Vasco (Eiken).

Asimismo, Mendoza se presentó internacionalmente en Los Ángeles, mostrándose al mundo del cine con propuestas sólidas. “Allí se anunciaron una serie de importantes medidas para transformar a la provincia en un centro internacional para la producción cinematográfica, televisiva y de nuevos medios”, detalla.

"Mendoza se prepara a conciencia para convertirse en un polo audiovisual y recuperar aquella denominación de la “California argentina” que ostentó entre los años 40 y 50"

Guerra, impulsora de la ley audiovisual, comenta que se trabajan en dos estímulos para la producción local. Por un lado, el incentivo económico/financiero, que consiste en “la creación de un fondo Solidario por el importe de 4 millones de pesos argentinos destinados a financiar 20 proyectos de hasta 200.000 pesos cada uno, y la creación de un fondo de Garantía por  15 millones de pesos para acompañar al productor en la búsqueda de financiamiento en el mercado, el que podrá ser incrementado con aportes de organismos nacionales e internacionales”.

Por otro lado, se propone un estímulo fiscal, que consiste en la “inclusión de la actividad en el Programa Plurianual de reducción gradual de la alícuota del impuesto de Ingresos Brutos, y la modificación del Artículo 284 del Código Fiscal de la Provincia, donde los productores y/o emprendedores mendocinos estaban excluidos de participar en concursos y certámenes organizados por empresas nacionales o extranjeras para la presentación de productos o servicios cuya producción surja de un proceso creativo, tales como productos audiovisuales”.

Este proyecto de “Ley de promoción y desarrollo de la industria audiovisual en el territorio de la Provincia de Mendoza”, presentado por Guerra, cuenta con media sanción de la Cámara de diputados y entre sus propuestas, establece y formaliza la Mendoza Film Commission, en el ámbito del Ministerio de Economía, Infraestructura y Energía del Gobierno de la Provincia de Mendoza, que comenzaría a estar operativa al aprobarse la ley, si bien ya ha iniciado acciones de promoción y visibilización nacional e internacionalmente.

“El Cluster Audiovisual Film Andes ha planteado que la Mendoza Film Commission sea responsable, en primer término, de establecer una estrategia de marketing para dar a conocer las producciones locales a Argentina y al mundo, así como atraer negocios internacionales orientados a coproducción. Además, Mendoza cuenta con muchos atractivos geográficos y logísticos para ofrecer a productores nacionales e internacionales”, cuenta Dania Bonadeo, Responsable del Área de Cooperación Internacional de Fundación ProMendoza. 

Mendoza se focalizará inicialmente en “ofrecer beneficios impositivos e instrumentos financieros de apoyo a la industria,  así como trabajar fuertemente para la agilización de trámites, permisos para filmación, y bases de datos de información relevante”, sintetiza Bonadeo.

Entre las producciones mendocinas más recientes se encuentran filmes como “Road July”, de Gaspar Gómez, la comedia “Lasaña de mono” de Federico Santos o el thriller “Caso cerrado” de Mario Herrera. A nivel nacional, varias son las producciones que han sido rodadas en la provincia, entre las que se encuentra “Vino a robar”, de Ariel Winograd.

Con todas estas acciones, sumadas a “su diversidad paisajística, clima, atractivo turístico y posición geoestratégica que la conecta con las ciudades más importantes del mundo”, tal como enumera Ortega, Mendoza se prepara a conciencia para convertirse en un polo audiovisual y recuperar aquella denominación de la “California argentina” que ostentó entre los años 40 y 50.