• Nace Retina Latina, una plataforma VoD para conectar las cinematografías latinoamericanas

    Interfaz de Retina Latina

  • Nace Retina Latina, una plataforma VoD para conectar las cinematografías latinoamericanas

    Interfaz de Retina Latina

  • Nace Retina Latina, una plataforma VoD para conectar las cinematografías latinoamericanas

    Presentación de Retina Latina en el marco del 56º FICCI

Nace Retina Latina, una plataforma VoD para conectar las cinematografías latinoamericanas

Las autoridades cinematográficas latinoamericanas continúan explorando alternativas reales frente a las dificultades de circulación del cine regional. Si en 2015 se lanzaron diferentes iniciativas nacionales, como Odeón en Argentina o FilminLatino en territorio mexicano, ahora es la Dirección de Cinematografía de Colombia la que lidera un proyecto de exhibición y promoción digital ampliando la apuesta a toda la región. Con el fin de alargar la vida de las cinematografías y conectarlas con nuevos públicos, la plataforma Retina Latina comenzó a operar el pasado 4 de marzo de forma gratuita en todo el continente.

Financiada por el BID (Banco Interamericano de Desarrollo), la iniciativa cuenta con la participación de las entidades cinematográficas de Ecuador, Perú, Bolivia, México y Uruguay, además de Colombia; y prevé seguir incorporando socios para alcanzar la integración latinoamericana en la dimensión digital. En su versión inicial, el portal incluye una treintena de títulos de largo y corto de las seis nacionalidades, catálogo que irá ampliándose hasta alcanzar, en una primera etapa, el centenar de obras a finales de 2016.

“La vida útil” del uruguayo Federico Veiroj, “Ojos que no ven” del peruano Francisco Lombardi o “La Playa DC” del colombiano Juan Carlos Arango son algunos de los títulos que pueden verse en Retina Latina, que también incluye clásicos como “El imperio de la fortuna” de Arturo Ripstein, además de cortometrajes, contenidos infantiles y documentales producidos en el marco del programa DocTV Latinoamérica.

Antes del doble lanzamiento de la plataforma en los festivales internacionales de cine de Cartagena y Guadalajara, LatAm cinema conversó sobre los detalles de Retina Latina con Adelfa Martínez, Directora de Cinematografía del Ministerio de Cultura de Colombia.

¿Con qué objetivos surge Retina Latina?

Sabemos que dos de los mayores problemas que enfrentan nuestros cines nacionales para su difusión son su poca exposición en el circuito comercial y su dificultad para llegar a otros mercados del continente. Por ello, aprovechando las ventajas de la ventana de internet y de las nuevas prácticas de consumo y apropiación audiovisual de las audiencias, apostamos por generar una red de intercambio entre las obras, los agentes de la industria y los usuarios en el amplio territorio del ciberespacio. Otro de nuestros objetivos es que nuestras obras puedan disfrutarse en contexto, ofreciendo material complementario que permita a los usuarios conocer de manera más amplia, obras, autores, hitos y momentos representativos de la historia y el presente del cine latinoamericano. Nos interesa mucho reactivar obras que actualmente gracias a las ventajas de internet pueden encontrar un público que en su momento no tuvieron porque no alcanzaron a tener la suficiente presencia en los circuitos tradicionales.

¿A qué públicos se dirige la plataforma y en qué territorios será accesible?

En su primera fase, Retina Latina se dirige al público latinoamericano. Por el perfil de los contenidos, contaremos con oferta para público joven, adulto, y también obras para público infantil. Por otra parte, y dado que recogemos de manera incluyente la producción audiovisual, también servirá para investigadores, estudiantes y demás usuarios con intereses académicos centrados en el cine latinoamericano. Las obras cinematográficas estarán disponibles bajo la modalidad de registro de usuario para toda América Latina, a excepción de obras que por compromisos comerciales tienen restricciones en ciertos países. Al portal y a la información complementaria podrá accederse desde cualquier parte del mundo, lo que permitirá ganar usuarios que estén interesados en nuestro cine.

¿Qué tipo de contenidos podrán verse en Retina Latina? ¿Bajo qué líneas curatoriales se realiza la selección?

Vamos a contar con un contenido muy variado, pues nuestro interés es dar visibilidad a obras que tuvieron o tienen poca o ninguna presencia en los circuitos tradicionales y comerciales de distribución y exhibición; o que por su tiempo de producción ya no se encuentran disponibles. Queremos presentar el cine latinoamericano en una amplia perspectiva, brindar un panorama representativo de la diversidad de la producción y ampliar los conocimientos de la historia y la actualidad del arte cinematográfico a través de obras patrimoniales, producciones clave en el desarrollo de nuestras industrias, obras interculturales, y películas que configuran nuestro presente. Tendremos acceso a cortometrajes, documentales, largometrajes y animaciones. Cada una de las entidades cinematográficas que hacemos parte del proyecto hemos contado con la asesoría de expertos nacionales con amplio conocimiento en nuestra historia cinematográfica, quienes nos han sugerido obras respondiendo a los criterios de la plataforma. Además, tenemos actualmente la colaboración del equipo de Otrocines, que por su amplia experiencia como periodistas y críticos de cine, así como de jurados y programadores de festivales, se encargarán de establecer diálogos con las obras disponibles a través de ciclos y muestras que estaremos ofreciendo mensualmente en Retina Latina.

¿Qué papel jugarán los cortometrajes y los contenidos transmedia y web?

El cortometraje será fundamental para la plataforma, dado que en nuestros países tenemos una amplia producción, así como obras de alta calidad gracias a las cuales nos hemos posicionado en festivales internacionales. Reconocemos que este tipo de obras experimentan muchas dificultades para su circulación –especialmente en salas de cine comerciales-, y que internet se convierte en un buen canal para su difusión. Inicialmente, por cuestiones de negociación de licencias, no contamos con contenidos transmedia ni web, pero estamos abiertos a las nuevas experimentaciones que se están gestando en la narración audiovisual, y en ese sentido, esperamos contar con una oferta de estas creaciones en una segunda etapa.

"Nos anima mucho saber que hacemos parte de esta gran red de plataformas que está surgiendo en el continente, y que vamos a contribuir con una solución digital a cubrir en cierta medida las necesidades de difusión y circulación de cine latinoamericano. "

Inicialmente la plataforma arranca con una treintena de títulos de las cinematografías que integran el proyecto.¿Prevén la compra de nuevas obras en el corto o medio plazo? ¿A qué momento del ciclo comercial de una película apunta Retina Latina?

En diciembre de 2016 esperamos llegar a 106 títulos, conforme a la capacidad de negociación de cada uno de nuestros institutos de cine. Efectivamente, cada una de las entidades aportará obras a corto y mediano plazo, para asegurar la actualización y el dinamismo de la plataforma. Las entidades cinematográficas que hacemos parte del proyecto estamos invirtiendo recursos y esfuerzos para alcanzar las negociaciones con los productores, distribuidores y agentes de venta, y queremos que sean aliados estratégicos de Retina Latina en la difusión y promoción del cine latinoamericano. Es importante señalar, que la plataforma es sin ánimo de lucro, con acceso gratuito al usuario, por lo cual, no tiene ni el alcance, ni el perfil de un servicio VoD comercial. De manera que nuestro propósito, es aprovechar nuestro perfil de ser un bien público cultural regional para los ciudadanos de Latinoamérica, y así dar una vida más larga a las obras que salieron de circulación y a aquellas cuyos titulares consideran ya han cerrado su ciclo de explotación comercial, y quieren encontrar al público. Dado que la misión y el objetivo de nuestros institutos es contribuir a la circulación de nuestros cines, no es nuestra intención ser un obstáculo para las posibilidades comerciales de las producciones. También estamos abiertos a los creadores y productores que consideren que Retina Latina podría ser su ventana de estreno y su canal para encontrar a los espectadores de la región.

¿Cómo se resuelve la gestión y pago de los derechos de las películas?

Nuestras entidades tienen realidades diferentes en este sentido. Algunas por las condiciones de su política y de sus fondos de apoyo al cine, participan como coproductores o se reservan una licencia de uso cultural de las obra en ámbitos determinados; otras no contamos con ningún tipo de autorización o licencia de uso de las obras nacionales que nos permitan su difusión y promoción con carácter cultural, en este caso la negociación ha implicado contratos y retribuciones en dinero, desde nuestras capacidades institucionales y atendiendo a que este no es un proyecto comercial ni con ánimo de lucro.

Respecto al desarrollo tecnológico, ¿Qué cantidad de visionados en simultáneo soportará la plataforma? ¿Prevén el alquiler de la misma para alojar otro tipo de proyectos y contenidos?

En términos tecnológicos, la plataforma está preparada para recibir hasta 500 usuarios por segundo. Los servicios tecnológicos implementados son de alta calidad, tanto el streaming de video como toda la arquitectura y las opciones de seguridad, y en ese sentido somos tan competitivos como las plataformas comerciales pues estamos en capacidad de brindar una excelente experiencia de usuario combinando las mejores tecnologías junto con un diseño amigable, una entrega óptima, accesible y fluida de las películas.
En América Latina todavía tenemos limitaciones de conectividad a internet, especialmente en territorios alejados, que por lo regular, son los que experimentan también dificultades de acceso al cine, incluso en el caso del circuito comercial, así que una ventaja de nuestra plataforma es que se adapta a las condiciones de conectividad que tiene el usuario para que pueda ver el contenido. También es responsiva, lo que posibilita que el público acceda desde sus dispositivos móviles o desde su computadora, y que comparta sus comentarios y preferencias en redes sociales.
Dentro de la estrategia de sostenibilidad de este proyecto, que en su primera fase es un bien público regional que hemos desarrollado con el apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo y el aporte de cada entidad miembro, tenemos que pensar en estrategias que nos permitan contar con recursos para permanecer al aire, y ofrecer contenidos y una experiencia de usuario de calidad. Por tal motivo, iniciativas como poner a disposición la plataforma para proyectos y contenidos de la industria, que se conviertan en aliados de su sostenibilidad, será clave.

En los últimos años han surgido varias plataformas en el territorio latinoamericano. ¿Cómo convivirá Retina Latina con la panregional Pantalla CACI u otras plataformas nacionales de streaming online, como la ecuatoriana CNT play?

La maravilla de internet es que permite la complementariedad. Estamos convencidos que en el caso de nuestras plataformas públicas y sin ánimo de lucro, cuyo objetivo común es la difusión del cine y formar audiencias, no vamos a competir, sino a ser ofertas complementarias. Por su parte, CNT play está más del lado del VoD comercial y su contenido es distinto al que vamos a ofrecer nosotros. Nos anima mucho saber que hacemos parte de esta gran red de plataformas que está surgiendo en el continente, y que vamos a contribuir con una solución digital a cubrir en cierta medida las necesidades de difusión y circulación de cine latinoamericano. Así que vamos a tejer una oferta para que los ciudadanos puedan hacer efectivo su derecho de acceso a la cultura y al cine.

En su inicio, los territorios miembro del proyecto son Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia, Uruguay y México a través de sus autoridades cinematográficas. ¿Se prevé la incorporación de nuevos socios en la perspectiva de una coordinadora regional?

Para nosotros es clave integrar más aliados estratégicos, tanto autoridades cinematográficas como agentes del sector. Si bien en esta fase piloto estamos unidas seis entidades de los países que mencionas (CONACINE de Bolivia, CNCINE de Ecuador, Ministerio de Cultura de Perú, IMCINE de México y el ICAU – Dirección del Cine y Audiovisual Nacional del Uruguay; y la Dirección de Cinematografía del Ministerio de Cultura de Colombia), y contamos con la colaboración de la Conferencia de Autoridades Cinematográficas de Iberoamérica, a través del Programa DOCTV Latinoamérica, el proyecto está abierto para ser una posibilidad de integración latinoamericana a través del audiovisual, así que serán bienvenidos los demás actores que estén interesados en vincularse.

¿Qué lugar ocupan los festivales regionales en la iniciativa? ¿Se plantean alguna estrategia para su incorporación?

Los festivales regionales son esenciales para nosotros, dado que en cada uno de nuestros países constituyen el circuito alterno de exhibición más importante, sin el cual no se tendría acceso a gran parte de la producción regional e internacional que no llega al circuito de salas comerciales. De hecho, por eso decidimos hacer un panel sobre plataformas digitales a propósito del lanzamiento de Retina Latina en el 56º Festival Internacional de Cine de Cartagena y en el 31º Festival Internacional de Cine de Guadalajara. Además, estaremos durante todo el año haciendo presencia en festivales regionales para difundir la plataforma y buscar alianzas.
Respecto a su incorporación, estamos dispuestos a ser una ventana para muestras de festivales que estén disponibles ya sea durante el evento o con posterioridad a su realización. Por otro lado, también estarán presentes a través del apartado de información.