Germán Monje asume la dirección de ADECINE con el desafío de implementar la Ley del Cine en Bolivia

Instituciones - Bolivia

Germán Monje asumió la dirección de la Agencia de Desarrollo del Cine y Audiovisual Bolivianos (ADECINE) tras casi un año de incertidumbre para la industria audiovisual y cinematográfica del país andino a raíz de la crisis postelectoral de 2019, el cambio de autoridades y la pandemia, que resultó en el cierre del Ministerio de Culturas como una medida de “ahorro” para destinar los fondos al área de salud y la lucha contra el COVID-19. El cineasta y montajista asume el cargo con el desafío de consolidar la institucionalidad de la ADECINE y la implementación de la Ley del cine, que se promulgó el 2018 y sigue sin contar con un mecanismo para su puesta en marcha.

“Implementando la ley, la agencia buscará, además de fomentar, democratizar el acceso a la producción. Bolivia es un país plurinacional y existen otras formas de producción que también hay que visibilizar y promocionar, son parte de la filmografía boliviana”, afirma Monje a LatAm cinema.

El cineasta asume el cargo con un complicado panorama latinoamericano y mundial respecto a la producción y exhibición en medio de la pandemia. Monje señala que hay una cantidad importante de filmes que están a la espera de estrenarse, y otros que están por terminarse. Los rodajes se han parado y tienen la esperanza de ejecutarse en el segundo semestre de este año. Las salas y consumo son muy limitados, “el efecto está siendo terrible”, afirma.

“Debemos buscar que las consecuencias para los trabajadores de cine sean minimizadas, generando condiciones para producir en un futuro inmediato, además de buscar y adaptar el consumo de cine y audiovisual hacia un nuevo mercado, con la presencia de plataformas virtuales, redes, y otros medios de promoción, difusión y distribución”, agrega el director de la ADECINE. 

Otro de los pendientes de la ADECINE es el Fondo de Fomento al Cine y Arte Audiovisual Bolivianos (FFCAAB), un mandato de la Ley de Cine 1134 del 20 de diciembre de 2018 cuyos beneficiarios debían ser anunciados el pasado marzo y que hasta ahora no fue ejecutado. El monto a desembolsarse entre las diferentes categorías ascendía a más de 1 millón de dólares.

Gracias a la presión del sector audiovisual, el 1 de junio de 2020 se logró que el ministerio de Culturas señalara en un comunicado que se habían asegurado “los recursos destinados al Fondo de Fomento al Cine y Audiovisual Bolivianos”. Sin embargo, días después se produjo la eliminación de esta cartera del Estado. Y si bien con el nuevo Gobierno se restituyó la cartera de Culturas, su financiamiento “se cayó”, según da a conocer el director de la ADECINE. “Va a ser difícil reactivar ese mismo fondo, estamos viendo la forma de crear un fondo de incentivos conjuntamente con el ministerio de Culturas, además de otros fondos que se adecuen al contexto de la pandemia”, finaliza Monje.

Monje estudió la carrera de montaje en la Escuela Internacional de Cine y Televisión en Cuba, y realizó un posgrado en el centro de formación de la Radio Televisión Valenciana en España. Debutó como director con el largometraje “Hospital Obrero” (2009).