“Los últimos cristeros” se impone en Cinélatino, Rencontres de Toulouse

Festivales - Francia

La mexicana “Los últimos cristeros”, de Matías Meyer, obtuvo el Gran Premio Coup de Coeur de la 24° edición de Cinélatino, Rencontres de Toulouse, que está dotado de 6.500 euros para incentivar su distribución en Francia.

El jurado oficial integrado por la realizadora argentina Albertina Carri, el delegado general del Festival FIDMarseilla Jean-Pierre Rehm y el programador brasileño Rafael Sampaio, otorgó además una mención para la chilena “Sentados frente al fuego”, de Alejandro Fernández Almendras, que será distribuida en Francia por Arizona Films.

El Premio del público fue para “Violeta se fue a los cielos”, coproducción entre Chile, Argentina, Brasil y España dirigida por el chileno Andrés Wood; mientras que el Premio CCAS y el Rail d’Oc recayeron en “Histórias que só existem quando lembradas”, coproducción entre Brasil, Argentina y Francia realizada por la brasileña Julia Murat, que ya tiene distribución en el país de la mano de Bodega Films.

Por su parte, la crítica internacional concedió el Premio FIPRESCI a la brasileña “Sudoeste”, de Eduardo Nunes, en tanto que sus pares franceses otorgaron el Premio Descubrimiento de la Crítica Francesa a la argentina “El último Elvis”, de Armando Bó, dando una mención a la mexicana “Un mundo secreto”, de Gabriel Mariño, que también cosechó un galardón del jurado estudiantil.

Como Mejor cortometraje se premió a “Para eu dormir tranquilo”, de la brasileña Juliana Rojas; recayendo el premio Signis de cortometraje en “Kyaka la na”, de Adriana Cepeda, coproducción entre Estados Unidos, Colombia y Guatemala.

Finalmente, en la sección documental el vencedor fue “Una vida sin palabras”, coproducción turco-nicaragüense dirigida por Adam Isenberg, que recibió el Premio Documental Rencontres de Toulouse –dorado con 2.000 euros- y el Premio del jurado estudiantil. El mexicano “Canícula”, de José Álvarez, se llevó el premio de Signis.