Premios europeos: el cine latinoamericano es reconocido en Marsella, Karlovy Vary y Odesa

Festivales, Otras - Europa

Es verano en Europa y el cine latinoamericano pisa fuerte. Durante la trigésima edición de FIDMarseille, ocurrida entre el 9 y el 15 de julio en la ciudad francesa, fueron premiados varios proyectos de la región. El Grand Prix de la competencia internacional fue para la chilena “Nunca subí el Provincia”, nuevo trabajo de Ignacio Agüero con producción de Manufactura de películas.

La mexicana “Príncipe de paz”, dirigida por Clemente Castor y producida por Salón de belleza, Pergoleros y Estudio de Producción obtuvo dos menciones especiales, una en la competencia internacional y otra del Premio del Centro nacional de artes plásticas (CNAP) El Highschool Award, otorgado por 17 estudiantes, fue para “La imagen del tiempo” de Jeizzy Trompiz, coproducción entre Cuba, Venezuela e Italia producida por Alamar Films. También hubo varios premios para la región  en la 11° edición de FIDLab, el laboratorio de desarrollo de proyectos del festival. El premio Air France fue para la coproducción entre la argentina Ruda Cine y la brasileña CinemaScópio “¿Duermen los peces con los ojos abiertos?” de Nele Wohlatz, el premio Kodak-Silverway se entregó a la argentina “Esquí” de Manque la Banca con producción de Un Puma, y “Mudos testigos” de Luis Ospina, coproducción entre la colombiana Invasión Cine y la francesa Pomme Hurlante Films, recibió el premio Mactari. 

Unos días antes, el 6 de julio, había culminado en República Checa la 54° edición del Karlovy Vary International Film Festival (KVIFF), donde la actriz chilena Antonia Giesen se llevó una mención especial del jurado por su rol en “El hombre del futuro”, ópera prima de Felipe Ríos Fuentes producida por las chilenas Quijote Films y Sagrado Cine junto a la argentina La Unión de los Ríos. El filme fue, además de la única película latinoamericana en la competencia oficial, el primer título chileno en formar parte de esta sección. 

En la competencia internacional de la décima edición del Odesa International Film Festival, que tuvo lugar entre el 12 y el 20 de julio en la ciudad ucraniana, el colombiano Alejandro Landes se alzó con el premio a mejor director por su trabajo en “Monos”, producción de la colombiana Stela Cine con coproducción de varios países. En la categoría participaron dos películas más con participación argentina: la italiana “L’uomo che comprò la luna” de Paolo Zucca e “Initials S.G.”, coproducida junto a Estados Unidos y Líbano y dirigida por Rania Attieh y Daniel Garcia.