Alejandro Quiroga termina el rodaje de “Los de abajo” e inicia la postproducción de “Gingers Paradise”

Rodajes - Bolivia

Tuvieron que pasar siete años, desde que inició la gestación del proyecto, para que el director boliviano Alejandro Quiroga termine el rodaje de “Los de abajo”, su ópera prima. Producida por Empatía Cinema (Bolivia), Río Azul films (Argentina), Chirimoya films (Colombia) y Your Mama (Brasil), el filme se inspira en los recuerdos de infancia del realizador en la comunidad de Rosillas, en el sur del país, la falta de agua, las luchas de poder y el estatus social que se convierten en un drama con tintes de western, en el que lo real se entremezcla con la ficción.

La película sitúa al espectador en el pueblo de Rosillas, que atraviesa la sequía de temporada. Gregorio se propone recuperar el cauce de la vieja acequia que bañaban sus tierras. En el intento descubre negociados que incluyen a un terrateniente argentino vecino y al alcalde del pueblo. “El proyecto nace a partir de una conversación que tengo con un tío que vive en Rosillas en un terreno de mi familia al que yo iba acompañando a mi abuelo. Vi el lugar tristemente seco y no era como me acordaba. Mi tío me contó que eso se debía a que otras familias vecinas con terrenos en propiedades más elevadas desvían el agua y ésta ya no baja. De ahí viene el título, porque geográficamente se encuentran en desventaja y no pueden hacerse con el agua”, explica el realizador a LatAm cinema.

Quiroga empezó a escribir la historia en 2012 y terminó un año después. Cuenta que como se trataba de su ópera prima y recién estaba haciendo sus “primeras armas” en desarrollo de proyectos, le tomó bastante tiempo. Sin embargo, durante esos años, el filme pudo hacer un recorrido y recibir reconocimiento por distintas iniciativas, tales como ganar el elevator pitch con la idea del proyecto y ser galardonado como mejor guion en el Bolivia Lab, en 2014 y 2017, respectivamente. La película cuenta con la participación de Fernando Arze, César Bordón, Sonia Parada y Luis Bredow, entre otros.

En su desarrollo, el filme también participó en el curso de desarrollo de proyectos cinematográficos de la Fundación Carolina y el MAFIZ del Festival de Cine de Málaga. “El recorrido largo que tuvo el proyecto es sumamente importante para que un director agarre un conocimiento mayor para saber cómo es el mercado de producción, cómo se tienen que formar los proyectos, cómo perfeccionar el guion. Es un crecimiento, es esencial para no lanzarme a filmar una película considerando que ya lo tengo todo hecho, hay mucho que aprender”, afirma Quiroga.

Álvaro Olmos, director de “Wiñay” y “San Antonio”, es el productor del filme en Bolivia y considera que la coproducción es “muy necesaria” para conectar a países con industrias cinematográficas “cuasi inexistentes”, como la de Bolivia, con regiones que han desarrollado mucho. “En el caso de ‘Los de abajo’, hemos contado con socios que han hecho crecer el proyecto con una visión de mercado distinta, y nosotros hemos estado a la altura de esa visión”, afirma el productor a LatAm cinema.

Olmos da a conocer que el presupuesto real de la película ronda alrededor de los 350 mil dólares, monto que fue sustentando por ayudas privadas, fondos de desarrollo y el apoyo de Ibermedia, institución sin la cual no hubieran podido alcanzar el rodaje, admite. Asimismo dice que la postproducción de la película fue comprometida con sus socios de Colombia y Brasil, lo cual les garantiza la finalización. Una vez que la película esté terminada, según Olmos, el plan es que pueda hacer recorrido por festivales clase A y que posteriormente se intente la difusión a través de plataformas de streaming o televisión de paga. El estreno en Bolivia aún no está planificado.

A la par de la postproducción de “Los de abajo”, Quiroga se encuentra trabajando en la misma etapa de otro de sus proyectos, el documental “Gingers paradise”. Este filme fue uno de los beneficiarios del fondo concursable del Programa de Intervenciones Urbanas, impulsado por el Ministerio de Planificación del Desarrollo de Bolivia, en la categoría de finalización de proyectos audiovisuales. “Es una coincidencia que ambas películas se encuentren en postproducción. Este [“Gingers paradise”] fue un proyecto que fue filmado a guerrilla, por así decirlo, con un grupo de amigos se hizo la producción. El proyecto, a diferencia de ‘Los abajo’, se ha ido formando mientras se iba filmando”, finaliza Quiroga, quien espera estrenar las dos películas en 2020.