Armando Casas explora los exorcismos en “La marca del demonio”

Rodajes - México

El cine de género sigue en pleno crecimiento en Latinoamérica. A fines de julio, el realizador mexicano Armando Casas finalizó el rodaje de una nueva producción que promete dejar una huella, “La marca del demonio”. 

Protagonizada por el español Eduardo Noriega y con guión de José Rubén Escalante, “La marca del demonio” se adentra en el subgénero de las posesiones, a partir de la historia de un sacerdote especialista en exorcismos, cuya vida cambia al conocer a una familia y enfrentar al demonio que persigue a la hija mayor.

Para el productor Diego Cohen, la película representa un paso adelante en lo que considera el resurgimiento del cine de género en México, pero que aún no ha colmado el universo de posibilidades que ofrece “la multiplicidad de subgéneros que conforman el gran género del terror”.

En este film se busca abordar el terror desde “los cánones del mismo, con un tratamiento realista y elementos fantásticos”. En diálogo con LatAm cinema, detalla Cohen sobre “La marca del Demonio”: “La película destaca por explorar tres distintos subgéneros: posesiones, exorcismos, y el menos conocido, a nivel no especializado, terror cósmico. Al ser abordada desde los lineamientos de los subgéneros posesiones/exorcismos, se pueden identificar elementos recurrentes en el género, pero, complementada por el concepto (y subgénero complementario) del terror cósmico ‘lovecraftiano’, particulares giros dramáticos y una mitología original, se evita el lugar común, y se crea una exigencia para el espectador, que si bien es apelado en un principio a sus emociones primarias, en un siguiente nivel y, fundamentalmente, se apela a su inteligencia”.

La película fue rodada durante cinco semanas en Ciudad de México y Durango, contando con un presupuesto de 800 mil dólares. La producción es de Hakuhn y Corazón Films, y su estreno se prevé para el último trimestre de 2018.