El Festival de Gramado inicia una nueva edición dando pantalla al cine latinoamericano

Festivales - Brasil

Desde Gramado, por Cynthia García Calvo.Vuelve a extenderse la alfombra roja en la sierra gaúcha para dar inicio a la nueva edición del Festival de Cinema de Gramado, el certamen que se realiza desde hace 38 años ininterrumpidos en esta charmosa ciudad de Rio Grande do Sul, que nació como pantalla del cine brasileño para luego establecer un puente con la cinematografía iberoamericana.

En este 2010, Gramado se desarrolla del 6 al 14 de agosto, es decir, añade dos días a su duración habitual, aumentando así las actividades, debates y proyecciones de un evento que busca contribuir al desarrollo de la cultura.

El certamen cuenta con dos competencias de largometrajes, una destinada al cine nacional y otra al cine extranjero, en las cuales se ponen en juego los premios Kikito, una figura que representa al Dios del buen humor y que es símbolo de la ciudad.

La competencia brasileña está integrada por “180º”, de Eduardo Vaisman; “Diário de uma busca”, de Flávia Castro; “Enquanto a noite no chega”, de Beto Souza; “No se pode viver sem amor”, de Jorge Durán; “O último romance de Balzac”, de Geraldo Sarno; “Ponto Org”, de Patrícia Moran, y “O contestado: Restos mortais”, de Sylvio Back.

En tanto que la competencia de largometrajes extranjeros se compone de siete títulos latinoamericanos: “El vuelco del cangrejo”, de Oscar Ruiz Navia (Colombia/Francia); “Historia de un día”, de Rosana Matecki (Venezuela); “La vieja de atrás”, de Pablo Meza (Argentina/Brasil); “La yuma”, de Florence Jaugey (Nicaragua); “Mi vida con Carlos”, de Germán Berger (Chile / España/Alemania); “Ojos bien abiertos: Un viaje por la Sudamérica de hoy”, de Gonzalo Arijón (Uruguay); y “Perpetuum Mobile”, de Nicolás Pereda (México).

Además, Gramado cuenta con una sección competitiva de Cortometrajes Nacionales, la Mostra Gaúcha que permite conocer e incentivar la producción del estado del sur de Brasil, y la Mostra Panorámica que enseña un puñado de títulos brasileños de diferente tenor, con apenas un invitado extranjero: “Dos hermanos”, del argentino Daniel Burman.

Como cada año, se reconoce la trayectoria de diferentes figuras del audiovisual. En este caso, el actor Paulo Cesar Pereio recibirá el Trofeo Oscarito, la directora Ana Carolina Teixeira Soares el Trofeo Eduardo Abelin, y el cineclubista, crítico, programador, gestor cultural, director general de Cinemateca Uruguay y hasta actor Manuel Martínez Carril el Kikito de Cristal.

Fuera del Palácio de Festivales que acoge las proyecciones de las competencias y la Mostra Panorámica, las actividades se concentran en el Centro de Eventos da Expogramado, un predio donde se realizarán los debates y charlas en torno a las películas en competencia, presentaciones de libros y de proyectos para el incentivo de la producción brasileña, seminarios sobre fondos de financiación y crítica, y el foro de políticas culturales.

Nueve días a puro cine promete Gramado, sin olvidar el toque de glamour que caracteriza al certamen.