Alexandra Galvis, directora de Market Chile

Con diecisiete estrenos nacionales programados para 2014, Market Chile es actualmente el principal distribuidor de cine chileno. Nacido a partir de la experiencia del cine Huérfanos, esta división creada por BF Distribution para la distribución de cine chileno, alcanza su segundo año operativo en un escenario renovado. El convenio firmado con los exhibidores a principios de 2014 garantiza la presencia de cine chileno en las multisalas, posibilitando una salida comercial más amplia pero también nuevos desafíos en la estrategia de distribución. Alexandra Galvis, directora de Market Chile, dialogó con LatAm cinema. Por Cynthia Garcia Calvo.

Market Chile comenzó a operar en 2013 en un escenario muy diferente al actual para el cine nacional. ¿Cuáles fueron los objetivos que se trazaron en ese primero año y los que se proponen para 2014?
En el año uno el objetivo estaba abocado a las salas de cine porque el espacio no existía. Estrenar una película pequeña en el cine era una dificultad enorme. Y lo que Market Chile hizo fue tener un acuerdo inédito con los exhibidores. El convenio de este año se firmó entre todas las partes: distribuidoras, asociación de productores, gremios…Pero el año pasado solo estábamos Market Chile y los exhibidores. Y ellos confiaron en nosotros. Pueden decir que al contar con un fondo para distribución es sencillo, pero aún así los exhibidores no están obligados. Entonces fue mostrar que había un dinero con el que se minimizaba el riesgo económico y convencerlos de asumir un riesgo cualitativo. El año pasado entonces se trató de lograr la confianza de los exhibidores para mostrar el producto chileno. El segundo año, con esto consolidado, se busca abrir nuevas áreas de negocios, enfocados en ventas internacionales e itinerancias. Pero es un paso lento. Hacer las cosas bien toma tiempo; no queremos lanzar grandes cosas para que luego se desinflen.

La existencia de un fondo específico para lanzamientos y la presencia asegurada en las multisalas, ¿cómo repercute en el trabajo de distribución? ¿Qué tan importante es el presupuesto a la hora de armar una estrategia de lanzamiento?
El trabajo de distribución no es mecánico, ni responde a una fórmula. La estrategia de distribución se piensa para cada película. Tenemos un equipo de 10 o 12 personas armando la estrategia de una película. El desafío más grande para un distribuidor es que un productor confíe en la estrategia planteada, demostrarle que si no seguís los caminos tradicionales no quiere decir que no crees en su película. Hay películas a las que les conviene salir con pocas copias, otras que necesitan una publicidad no convencional. No se trata de cuánta plata inviertes, sino de la forma cualitativa en que la trabajas. Se trata de que la inversión sea eficiente. En Chile hay una amplia gama de ayudas para estrenar, pero no por eso vamos a estrenar de una forma desproporcionada. El convenio que se firmó este año no tiene precedentes. Me ha permitido estrenar películas que yo no podría haber abierto de ese tamaño. “Iam from Chile” nunca hubiera salido en la cantidad de salas que salió, si no hubiera mediado este convenio, por ejemplo. Pero hay que regular las expectativas de los productores; estar en una sala Hoyts no te asegura un éxito.

La experiencia del cine Huérfanos, en la cual BF asumió el rol de exhibidor, ¿qué tanto les ha aportado a su trabajo como distribuidor de cine nacional?
Con BF Huérfanos fuimos exhibidor por un año y medio. Tener ese cine nos permitió entender qué funciona y qué no funciona, y también acceder a una amplia producción nacional. Recuerdo que en 2011 me llegaron 52 películas chilenas. Como exhibidores nos dimos cuenta que había un vacío en la distribución importante. El cine chileno ha estado en BF desde siempre, ya hemos estrenado más de 60 películas y se han cortado más de 4 millones de tickets para el cine chileno. Conocemos muy bien cómo funciona el mercado de la exhibición y de la distribución. Nuestro desafío ahora es trabajar las películas de forma cualitativa y no solo en números. Y otra cosa muy importante, que también marcó Huérfanos, fue empezar a abrir espacios distintos para la exhibición.

¿Qué tipo de espacios de exhibición?
Creo que las alianzas siempre son muy productivas; es no creer que sabes todo. El año pasado encontramos una empresa, Efecto Cine, que tenía una muy buena experiencia haciendo itinerancias. Los contactamos para saber cuánto cuesta arrendar una pantalla y moverla por diferentes lugares. Ellos nos enseñaron que no es solo tener una pantalla y llevar cine por todos lados, se necesita capacitación, trabajar con las municipalidades, etc. Nos introdujo a un área que no existía en BF. Y esto fue muy importante porque nos permitió hacer cosas que no habíamos hecho antes. Tenemos también un área de formación de audiencia. Por ejemplo, “I am from Chile” ya salió de la cartelera de Santiago, entonces empieza a viajar a regiones con promoción, la presencia del director y actores. Se dice que la formación de audiencias es un tema de acceso, y el siguiente paso es la promoción. Yo pienso que el acceso está garantizado con los cines, y con Corfo puedes sacar campañas que son de calidad. Pero el público igualmente no viene. Entonces se piensa que es de educación, que hay que educar al público. Esa mirada me parece paternalista. Nuestra mirada sobre la formación de audiencias es abrir nuevas áreas de negocios, presentar al cine de otra manera.

Este año tienen un line-up amplio y diverso. ¿Qué podrías destacar dentro de esta oferta?
Hay puntos importantes de ciertas películas que me parecen muy atractivos. En términos de espectadores, “Fuerzas especiales” me parece una apuesta fuerte para este año. Es una comedia que integra acción, lo cual me parece una apuesta súper interesante y el dúo Freire-Salinas está increíble. Con esta película planeamos hacer una gira como no hemos hecho antes. Desde la perspectiva de directores, me parece muy interesante trabajar con Che Sandoval y Ernesto Díaz, ya que ambos con sus películas tienen sus nichos y justamente nuestro desafío es sacarlos del nicho. Cinematográficamente, sus películas están muy bien. Pero todas las películas que tenemos tienen algo particular que nos genera interés.

Como mencionaste previamente, Market Chile también asume ventas internacionales de películas, ¿cómo están trabajando está área?
Es una pequeña área de negocios dentro de Market Chile. Nuestra idea es invertir recursos eficientes en cinco mercados al año para crear más ventanas para las películas. Hicimos una experiencia piloto en el primer año, yendo a mercados como Berlín, Cannes o Toronto, y a AFM básicamente para contactar compradores de un mercado distinto y para evaluar la posibilidad de entrar a VOD o cable en Norteamérica. Decidimos financiar un piloto de la agencia de ventas asumiendo que tal vez la venta iba a ser cero. Queríamos lograr una base de datos de compradores, explorar otras ventanas y entender su funcionamiento. Iremos ahora a Cannes con un catálogo de ventas muy interesante y ya no pensando si a alguien le interesará, sino con una base de datos de compradores sabiendo qué le puede interesar. Tras Cannes se cumple un año y haremos un balance del trabajo realizado.

Si bien el convenio firmado con exhibidores lleva muy poco tiempo, ¿qué balance puedes hacer hasta este momento?
El convenio ha funcionado de una forma increíble. Que no tengas que pelear la programación de películas chilenas con cada exhibidor, sino tenerlo garantizado, es el sueño hecho realidad. Pero te exige llegar con la promoción a tiempo. Estamos teniendo una dinámica de trabajo a la que no estábamos acostumbrados con el cine nacional, y hay que cumplir con los tiempos o te quedas sin convenio. El convenio está imponiendo una dinámica muy buena y muy profesional.

""El convenio con los exhibidores ha funcionado de una forma increíble. No tener que pelear por la programación de películas chilenas con cada exhibidor es un sueño hecho realidad".

"