Balance 2014: Manoel Rangel, Director-presidente de la Agência Nacional do Cinema de Brasil

BALANCE DEL AÑO

Este año, el mercado cinematográfico ha seguido expandiéndose en Brasil tanto a nivel de pantallas como de entradas vendidas y cantidad de gente que frecuenta los cines. Los números en general han seguido creciendo. También hemos tenido un año fuerte para el cine brasileño, con una buena presencia. Si bien el market share ha sido un poco menor que el registrado en 2013, la cantidad de películas estrenadas ha sido prácticamente la misma. En 2014 estrenamos entre 120 y 130 películas mientras que en 2013 fueron 129 películas. Por lo tanto fue un año bueno para el cine brasileño. Un año que estuvo marcado por el comienzo de una diversificación en lo que respecta al género de las películas estrenadas. Se puede decir que hay un esfuerzo más consciente del mercado -de los distribuidores, de los productores- en la búsqueda de una producción de películas que vayan más allá del género comedia, que sean de otros géneros, que puedan tener también fuerza en la taquilla y una gran capacidad de conexión con el público. Esto también es muy positivo.

Otro aspecto a destacar es que este año hemos avanzado en la digitalización de las salas en Brasil. Ya contamos con el 60 por ciento de las pantallas digitalizadas y se han acordado las condiciones para que en 2015 se concluya el proceso de digitalización, alcanzando el 100 por ciento del parque de salas del país. Esto ha sido posible debido a la desgravación tributaria que hemos conseguimos y que administramos en ANCINE y a una línea de crédito del Banco Nacional de Desarrollo (BNDES) y del Fondo del Audiovisual que apoyó, con cerca de 45 millones de dólares, el proceso de digitalización de pantallas. Hay que destacar que ANCINE está concediendo este apoyo a los pequeños exhibidores y a las pequeñas salas.

2014 ha sido un año marcado por un debate muy fuerte sobre los cambios en la actividad de distribución y exhibición en Brasil a partir de los mega-lanzamientos de películas y blockbusters que, de cierta forma, hacen una explotación predatoria del mercado de pantallas en Brasil. En tal sentido, estamos tratando de adoptar medidas regulatorias para contener la postura agresiva de estos lanzamientos extranjeros en el país.

DESAFIOS

El gran desafío es seguir produciendo más películas. 2015 es el año donde el impacto de las inversiones que hicimos este año en desarrollo de proyectos se verá en forma más concreto en la industria. Por tanto, 250 nuevos proyectos van a estar desarrollándose con la inversión que hicimos, una inversión de aproximadamente unos 45 millones de reales, unos 22 millones de dólares. En 2015 la producción de películas y la producción de obras seriadas de televisión se tendrá que seguir expandiendo para cumplir con las obligaciones de la televisión para abonados, pero también para también para seguir ocupando una participación de mercado mayor. En el nuevo año tenemos el desafío de administrar el proceso final de transición de lo analógico a lo digital y hay muchos desequilibrios que se generan en este proceso ya que hay que garantizar copias en 35mm. a los cines hasta que estos estén digitalizados completamente. Es necesario asegurar que ninguna pantalla cierre por el proceso de digitalización porque no podemos darnos el lujo de perder pantallas. Y hay que contener la explotación predatoria del mercado de pantallas: no nos interesan los mega-lanzamientos, esos lanzamientos que ocupan un 40 por ciento, un 50 por ciento, del circuito de exhibición brasileño. Las películas no puedan ocupar más de una determinada cantidad de pantallas en un mismo complejo exhibidor. Estos son los desafíos principales.

INTEGRACIÓN LATINOAMERICANA

Queremos profundizar la relación de nuestros productores con los productores latinoamericanos y tener más películas hechas en coproducción en 2015. El próximo año vamos a lanzar la quinta edición de la convocatoria bilateral Brasil-Argentina y Brasil-Uruguay. Además, estaremos lanzando una nueva convocatoria para apoyar a las productoras minoritarias de películas en coproducción con países latinoamericanos. Vamos a establecer distintas franjas según los países y fijar unos topes económicos en cada una de ellas de forma de que las productoras brasileñas tengan un estímulo concreto para coproducir con otras del resto de Latinoamérica. En resumen, queremos más coproducción con América Latina.

"“En 2015 vamos a lanzar una nueva convocatoria para apoyar a las productoras minoritarias de películas en coproducción con países latinoamericanos.”"