• Béatrice Nouh, directora de Bubble Media, una agencia de ventas en busca de contenidos positivos

    “El despertar de Camila” de Rosario Jiménez Gili.

  • Béatrice Nouh, directora de Bubble Media, una agencia de ventas en busca de contenidos positivos

    “Desarme” de Hernán Fernández.

  • Béatrice Nouh, directora de Bubble Media, una agencia de ventas en busca de contenidos positivos

    “Hijo de Trauco” de Alan Fischer.

Béatrice Nouh, directora de Bubble Media, una agencia de ventas en busca de contenidos positivos

Bubble Media es un agente de ventas francés que se insertó en el mercado internacional pocos años atrás, con un componente diferenciador: la búsqueda de contenidos positivos. Dentro de su catálogo pequeño y cuidado, destaca la producción chilena “El despertar de Camila”, un coming of age de Rosario Jiménez Gili, que se inspira en un caso real para contar la historia de una joven que logra sobreponerse a la adversidad. LatAm cinema dialogó con Béatrice Nouh, co-fundadora y directora de ventas internacionales de Bubble Media, sobre el trabajo de la empresa y el posicionamiento de un film como “El despertar de Camila”, que ya se ha vendido a plataformas SVOD, inflight y territorios como China o Estados Unidos. La ficción chilena “Hijo de Trauco” de Alan Fischer y los documentales “#AyonitzapaEnMí” de José Alberto Román Rivera y “Desarme” de Hernán Fernández son otros de los títulos latinoamericanos incluidos en el catálogo de esta joven compañía.

El perfil de la empresa destaca la búsqueda de contenido positivo, ¿cómo definen ese contenido?

Pensamos que hay demasiado contenido fatalista, negativo en la televisión. A veces uno enciende la tele y tiene la impresión que no sirve intentar mejorar este mundo, que es solo violencia, corrupción, terrorismo, etc. Pensamos diferente e intentamos enfocarnos a contenidos positivos que valoran el hecho de superarse o superar obstáculos, y por ejemplo la película chilena “El despertar de Camila”, sobre una adolescente que tiene que volver a aprender a andar y hablar después de un ataque de epilepsia trágico, es un buen ejemplo.

¿Qué tipo de películas integran el catálogo de la empresa?

Valoramos la calidad más que la nacionalidad, y los temas universales. ¡Nuestra pasión no tiene fronteras!

¿Cómo se diagrama el camino de una película?

Primero hay que tener una estrategia para posicionar la película en términos cualitativos: pensar en el camino de festivales. Eso ayuda a posicionar una película, antes de lanzarla en el mercado de ventas.

"Hay una competencia enorme con tantas películas hoy en día, y una película tiene que sobresalir de una manera u otra."

En el caso particular de “El despertar de Camila”, ¿cómo se diagramó el camino de la película?

Primero era importante encontrar un buen lugar para la premiere de la película, que fue en una selección competitiva en el World Film Festival de Montreal, un festival con muchos años de experiencia y prestigio. También pusimos la película en el mercado de cine de Cannes, que nos permitió firmar unas cuantas ventas y conseguir interés en diferentes países. Ahora mismo, la película es candidata a Mejor ópera prima de los Premios Platino y trabajamos desde cerca con los productores para promocionar la película y verla oficialmente nominada.

¿En qué ventanas se ha explotado mejor “El despertar de Camila”?

Todavía es temprano, pero ha tenido interés para su estreno en cine en algunos territorios, televisión en otros, inflight también, y ahora empezamos a concretar interés en VOD/SVOD.

Teniendo en cuenta el panorama actual de distribución, ¿qué desafíos enfrenta Bubble Media?

Hay una competencia enorme con tantas películas hoy en día, y una película tiene que sobresalir de una manera u otra. Eso puede ser gracias a una trayectoria en festivales muy buena, un tema fuerte que llama la atención, o si la película entra en un género de nicho que funciona muy bien, por ejemplo. Para las otras películas, hasta si son buenas, hay que luchar para encontrar buenas ventas, y especialmente para una empresa más o menos nueva, con un catálogo pequeño, ya que en algunas ventas se privilegian los catálogos importantes.