Carmelo Romero, director del Festival de Málaga. Cine Español

El sábado 21 de abril comienza la decimoquinta edición del Festival de Málaga. Cine Español, un certamen clave para la industria cinematográfica española que este año también se ha convertido en una cita indispensable para Latinoamérica. La razón es la elevada cifra de producciones de la región en su programación, con tres largometrajes en la Sección Oficial a concurso y un total de 10 documentales de 18 en la sección de Documentales del certamen andaluz. Carmelo Romero, director del Festival de Málaga. Cine Español, explica a LatAm Cinema las razones de este protagonismo de Iberoamérica.

Este año la presencia de producciones con participación de países latinoamericanos en el Festival de Málaga es muy relevante, incluyendo tres producciones en la sección oficial a concurso ¿Cuáles son las razones que explican esta realidad?
Si mal no recuerdo tenemos la coproducción hispano brasileña “El sexo de los ángeles”, de Xavier Villaverde; “La suerte en tus manos”, de Daniel Burman, coproducción entre Argentina y España, y “Memoria de mis putas tristes”, de Henning Carlsen, una coproducción de México, España y Dinamarca. Lo cierto es que cada vez son más habituales las coproducciones entre España y otros países extranjeros, fundamentalmente latinoamericanos.

¿Cree que la crisis económica que vive Europa ha incrementado las coproducciones?
En estas películas seleccionadas todavía la crisis no está presente. Ten en cuenta que estas películas están pensadas, preproducidas hace uno o dos años. Lo que sí es posible es que en un futuro se multipliquen las coproducciones, es decir, que el cine español busque una mayor financiación internacional. Es una realidad que Latinoamérica está produciendo cada vez más cine y de mejor calidad. Países que hace unos años no existían en el panorama cinematográfico, hoy tienen ya una producción anual continuada y otros que solo hacían unas pocas películas, ahora tienen una producción importante como Chile o Colombia. Sin olvidar que los grandes países productores de la región como Argentina o México, están atravesando un buen momento productivo. Argentina está produciendo más de cien largometrajes entre ficción y documental, México creo que alrededor de 70, Colombia entre 25 y 30. Al cine latinoamericano no le ha afectado en absoluto la crisis.

También hay una importante presencia de producciones latinoamericanas en la Sección de Documentales ¿cree que el documental latinoamericano esta viviendo su particular edad dorada?
No hay duda que en Latinoamérica se está produciendo un cine documental muy bueno. Quiero recordar que hace 5 ó 6 años apenas se producían documentales en el continente, las televisiones no apostaban por este género y ahora se produce mucho y muy buen cine documental, esa es la razón que explica que haya tantas producciones latinoamericanas en la programación del Festival de Málaga.

A todo esto hay que sumar las obras de la sección “Territorio Latinoamericano” ¿cuáles son los criterios de selección para conformar este apartado?
Escogemos las mejores películas que se presentan. No hay otro criterio. Para ‘Territorio Latinoamericano’ hemos recibido 80 largometrajes de ficción, de los que hemos seleccionado ocho. Además exigimos que sean películas que no hayan competido con anterioridad en ningún festival español. En el apartado de documentales hemos recibido más de 250 obras.

Revisando la programación del Festival de Málaga de este año, queda claro que los recortes económicos no han afectado a la selección de películas ¿qué partidas presupuestarias se ha llevado la peor parte?
Creo que la programación es mejor que hace años. Por ejemplo, hemos recortado en fiestas, hemos mantenido el recorte de fechas que ya realizamos hace dos años. Antes el festival duraba nueve días y ahora dura solamente ocho. Hemos realizado ajustes de gastos, pero la programación no se ha tocado. Más bien todo lo contrario, ya que hemos abierto una sección nueva dedicada al cine de animación. En AnimaZine contamos este año con 11 largometrajes españoles, con seis estrenos mundiales, y un total de 19 cortometrajes.

¿Qué ha llevado al certamen a apostar por el cine de animación?
El Festival de Málaga pretende ser un reflejo del universo cinematográfico español. Si la animación española cobra un impulso de esta categoría, un festival como el nuestro debe estar atento y abrirle las puertas.

Imagino que AnimaZine nace para quedarse pero ¿han pensado en hacerla competitiva también para los largometrajes?
Mientras la producción española de animación sea tan importante, seguro que sí será una sección fija. Creo que en este momento se están produciendo en España 20 largometrajes, de los cuales cinco presentamos este año en Málaga en la sección ‘5 minutos de Cine’. En definitiva, presentamos 11 largometrajes españoles de animación recientes, con 6 estrenos mundiales, incluyendo por primera vez un título en la Sección Oficial a concurso: “O Apostolo”, y otros cinco largometrajes más que están actualmente en producción entre ellos una coproducción con Argentina: “Futbolín”, dirigida por Juan José Campanella. La animación es una apuesta de futuro, ya que se trata del sector español que mejor exporta y más financiación consigue en el extranjero. En cuanto a la competición, este año la sección de cortometrajes de animación es competitiva y no descartamos en el futuro hacer los mismo con los largometrajes.

"“En Latinoamérica se produce ahora mucho y muy buen cine documental y esa es la razón por la que hay tantas producciones en el Festival de Málaga”"