Cristobal Almagia, director de Industria FICVIÑA

Concluida una nueva edición de Industria FICVIÑA, su director Cristobal Almagia hace balance de este espacio que se consolida en el Festival Internacional de Cine de Viña del Mar. En este año, una decena de proyectos se presentaron en el Film Producer Forum, accediendo a encuentros con profesionales internacionales para aumentan las posibilidades de comercialización e internacionalización de los proyectos.

¿Qué balance haces de esta nueva edición?
Hemos tenido programas para los cineastas y para los productores jóvenes, también programas para productores con mayor experiencia. También reforzamos nuestros lazos internacionales con organismos líderes de Europa, Estados Unidos, Latinoamérica y Chile. Por lo tanto, creemos que este año Industria FICVIÑA ha dejado su adolescencia para empezar a ser ya un adulto joven.

Este año los invitados internacionales eran muy específicos y figuras claves para conectar con la industria internacional. ¿En qué se basan para elegirlos?

Nuestra intención es traer a invitados clave desde la producción, distribución, financiamiento y festivales, que representen distintos modelos, como Cannes, Fox o productores latinoamericanos como Fernando Epstein de Mutante o Alejandro Cacetta de Patagonik. Nuestra programación de industria es muy potente en términos de conexión pero hacia adentro; tenemos un clima muy protegido donde no hay un exceso de visitantes porque de algún modo somos el paraíso perdido, un lugar de excelencia pero sin alcanzar la masividad. Y eso nosotros queremos mantenerlo. Queremos mantener ese equilibrio entre la alta calidad y la audiencia cuidada.

"Somos el paraíso perdido, un lugar de excelencia pero sin alcanzar la masividad."

¿Consideras que eso es lo que le da un perfil distinto dentro de lo que puede ser Chile o Latinoamérica?

Exacto. Y le da un perfil muy potente porque puedes conocer personas de primerísimo nivel que se van a dar el tiempo de conocerte, entender y generar lazos humanos. Esa oportunidad no es fácil de tenerla en otros festivales, por el alto nivel de personas que traemos y su predisposición a compartir.

Concluida la edición, ¿tienen una interacción con los participantes para identificar las necesidades del sector?
Al final de cada edición conversamos con los participantes, para preguntarles cómo han vivido el proceso y ver si se han cumplido nuestros objetivos, que son por un lado la formación y por el otro el encadenamiento productivo. Es decir, las oportunidades reales de comercialización de los proyectos.

¿Planean modificaciones a futuro?

Se busca mantener el esquema de invitados de alto nivel. Las modificaciones podrían ser en el sentido de darle más oportunidades a productores y directores que tengan películas que si bien son de contenido autoral tengan proyección comercial.