Valérie Mouroux, directora del departamento de Cine del Institut Français, creador de La Fabrique des Cinémas du Monde

Ubicado en el Pabellón Cinémas du Monde, la Fabrique des Cinémas du Monde es un programa profesional que ayuda a jóvenes directores de países emergentes a ganar visibilidad internacional. Cada año, esta iniciativa desarrollada por el Institut français, invita a viajar a Cannes a diez directores -con sus respectivos productores- que estén trabajando en su primera o segunda obra.

¿Cuáles son los objetivos de La Fabrique?

El programa tiene lugar dentro del Marché du Film y su primer objetivo es el de ayudar a jóvenes directores y productores en la búsqueda de coproductores internacionales que les permitan encontrar la financiación necesaria para realizar su primer o segundo largometraje. El programa también busca fomentar la red de contactos internacionales de los participantes y Cannes es el escenario ideal para hacerlo. La estructura del programa permite a los participantes reforzar sus competencias en distintos aspectos de la producción, la distribución o el marketing, además de darles la oportunidad de descubrir diferentes festivales y fondos de fomento. Si bien estos encuentros se dan de manera clásica, como sucede generalmente en todas las plataformas de coproducción internacional, también se llevan a cabo encuentros personalizados según las necesidades de cada proyecto. Asimismo, contamos con un programa de formación -una suerte de coaching- que aborda distintos temas clave de la profesión.

¿Qué condiciones se deben cumplir para participar en el programa?

Abrimos nuestra convocatoria anual en octubre y el proceso de selección lo realiza un comité de profesionales que evalúa tanto el perfil del director como el del productor, y sobre todo el proyecto en sí mismo. Los criterios de selección valoran la calidad y la forma del proyecto, así como su madurez. El proyecto tiene que estar lo suficientemente maduro como para poder aprovechar nuestro programa. Además, no le estaríamos haciendo ningún favor presentándolo en Cannes si su planteamiento no fuera lo suficientemente sólido. La temática de una película no es un obstáculo para su selección: lo que más se tiene en cuenta es que el tratamiento pueda ser comprendido por parte de un público global. Es, por ejemplo, el caso de un proyecto muy local desarrollado por Paz Encina en Paraguay.

¿En qué etapa de desarrollo se encuentran las películas que se presentan?

Recibimos proyectos que están en su primera etapa, que cuenten con una versión definitiva del guion y un productor local. Siete de cada diez proyectos seleccionados aún no tiene productor internacional. De todos modos, varios proyectos ya han pasado por plataformas de coproducción como las organizadas por EAVE (European Audiovisual Entrepreneurs) -quienes de hecho son socios nuestros- o por Berlinale, aunque sin haber logrado acuerdos de coproducción.

"Somos conscientes de que los participantes van a volver a Cannes y es indispensable que tengan las claves para aprovechar esa experiencia al máximo”. Esta frase puede ir como titular o como destacado."

El Institut français también participa en el fondo Aide aux Cinémas du monde. ¿En qué consiste el mismo?

Es un fondo interministerial, creado en el 2012 por el Ministerio de la Cultura y el Ministerio de Asuntos Exteriores, gestionado por el CNC (Centre national du cinéma et de l’image animée) y el Institut français. El fondo está abierto a todos los países del mundo, a diferencia de La Fabrique cuya convocatoria se dirige únicamente a los llamados países “del sur” o “emergentes”. La idea es que en La Fabrique se pueda apoyar a los proyectos de modo de facilitarles su acceso al Aide aux Cinémas du monde y a otros fondos europeos.

¿Qué actividades incluye La Fabrique?

En Cannes se reúne el mercado internacional y es una plataforma sin igual para posicionarse. En ese marco, organizamos actividades para que los directores y productores entren en contacto con los principales eslabones de la industria cinematográfica. A lo largo del festival, los participantes tienen encuentros con representantes de fondos europeos, de la Cinéfondation, del Marché du film, de la Semaine de la Critique y de la Quinzaine que explican su funcionamiento, cómo realizan sus selecciones y cuáles son sus expectativas. Tratamos realmente de que la formación sea buena porque somos conscientes de que los participantes van a volver a Cannes y es indispensable que tengan las claves para aprovechar esa experiencia al máximo.