Isabel Arrate Fernández, Managing Director del IDFA Bertha Fund

Dirigido a los países en vías de desarrollo, el IDFA Bertha Fund (IBF) del Festival Internacional de Cine Documental de Ámsterdam, ha trabajado con más de 500 proyectos desde su creación en 1997. Está dirigido tanto a los cineastas como a las organizaciones que promueven la creación documental, dándoles apoyo financiero, consultorías, talleres y facilitando la participación en los mercados de IDFA y en otros festivales como Cannes, Berlinale, Thessaloniki, Locarno o Toronto. Ante una nueva edición del IDFA, LatAm cinema conversó con la directora general del IBF, Isabel Arrate Fernández, sobre las características actuales del Fondo y acerca del panorama actual de la producción independiente latinoamericana.

¿Qué balance hacen actualmente de los resultados del IBF?

Hay un indicador clave que es el hecho de que este año en el Festival se estrenan 15 películas financiadas mediante el Fondo. Recientemente hemos empezado a apoyar también las coproducciones internacionales, una línea de trabajo que se suma a la más “clásica” que es la promoción de películas más pequeñas, óperas primas o de países con industrias más frágiles.

Asimismo, cada año estamos apoyando seis largometrajes que implican coproducción internacional entre Europa, América Latina, Asia, África y Medio Oriente. Entre ellos también incluimos el apoyo para tres proyectos en la distribución internacional.

¿Cuál es el impacto del IBF sobre la producción en Latinoamérica y cómo evalúan el trabajo del Fondo en esta región?

El IBF ha tenido un papel importante apoyando el documental principalmente en países como Chile y Argentina. También hemos trabajado fuertemente ayudando a distintos festivales de la región como EDOC (Ecuador), DocBuenosAires (Argentina), FestiDoc (Paraguay) o recientemente el RDoc (Dominicana). Todos estos emprendimientos han recibido nuestro apoyo por varios años y hemos contribuido a construir lazos con IDFA. Creo que todo esto ha servido para estimular la producción documental.

¿Hacia dónde piensan que el Fondo deberá apuntar en los próximos diez años?

Con el IDFA Bertha Fund Europe queremos crear una plataforma para generar oportunidades de colaboración. También estamos evaluando la posibilidad de ampliar el apoyo a nuevas formas que se están desarrollando dentro del género, como el documental interactivo o la realidad virtual.

"Estamos evaluando la posibilidad de ampliar el apoyo a nuevas formas que se están desarrollando dentro del género, como el documental interactivo o la realidad virtual."

¿Qué aspectos fundamentales piensas que la producción documental independiente latinoamericana ha logrado superar en la última década y cuáles son sus principales desafíos que enfrenta ahora?

Es muy complicado hablar por el continente entero porque hay claras diferencias entre los distintos países. En primer lugar resulta evidente lo fundamental que ha sido el apoyo estatal en el desarrollo de las industrias más grandes como Chile, México o Colombia, no sólo en la producción, sino también en la promoción internacional. Este es un diferencial clave respecto a los demás países. Luego están los diferentes mercados que han surgido en la última década y que también han sido elementales para apoyar a los productores y realizadores. Creo que especialmente DocMontevideo está desempeñando un papel muy importante, sumado a los nuevos proyectos como el LatinBeat que se acaba de lanzar en Chile y que resulta muy interesante.

El desafío ahora pasa a ser en cómo seguir desarrollando un modelo de financiamiento y de distribución. Las televisoras latinoamericanas podrían jugar un papel más grande en ambos temas, ayudando a crear un público para el documental independiente y apostando más al género financiándolo. En este sentido, otro ejemplo exitoso es el de DOCTV Latinoamérica, una plataforma importante para los realizadores nuevos, especialmente por el trabajo que se ha hecho este año, donde le han prestado especial atención al marketing de las películas, un aspecto esencial para todos los proyectos. Espero que todo lo que la organización aprendió y contribuyó este año, no se pierda.

¿Cómo se podría colaborar mejor hoy en el desarrollo de la producción latinoamericana?

Lo esencial está en la colaboración entre los diferentes países. Te doy un ejemplo: hace años que a IDFA vienen delegaciones latinoamericanas (Chile, México, Colombia, Brasil) y siempre también representantes de diferentes festivales. Este año, por primera vez, van a organizar una actividad conjunta, lo cual es una idea muy buena. Este tipo de iniciativas ayudan a que la región tome más fuerza al momento de presentarse ante la industria internacional. Los países tienen que ser colaborativos entre sí.

¿Cuál es tu percepción de la participación latinoamericana en el IDFA de este año?

Aún no he visto todo, pero me parece que no hay demasiadas películas seleccionadas. Entre ellas destacaría la última de Maite Alberdi (“Los niños”) y la ópera prima de Clare Weiskopf (“Amazona”). También merecen una mención especial los cortometrajes cubanos que fueron desarrollados en un taller realizado por Sundance y The Guardian. Incluso tendremos la presencia de varios de estos directores, y eso es una muy buena señal. También se destaca en el Forum de coproducción “Veteranos” de Lola Arias producido por Gema Films, porque es un proyecto bellísimo y con una propuesta cinematográfica interesante. Incluso no es el típico proyecto para el IDFA Forum, y justamente por eso resulta aún más interesante que haya quedado.