Juan Andrés Arango y Jorge Andrés Botero, director-guionista y productor de “La Playa D.C.”

El realizador y guionista Juan Andrés Arango testimonia la transformación de Bogotá, como consecuencia de la migración de afrocolombianos, en su opera prima “La Playa D.C.”, película que participa en la sección Un certain regard del 65° Festival Internacional de Cine de Cannes.

“La Playa D.C.” cuenta la historia de Tomás, un joven afro descendiente que por causa de la guerra ha huido de la Costa Pacífica colombiana a Bogotá, ciudad de 8 millones de habitantes situada a 2.600 metros sobre el nivel del mar, a donde se calcula que entre 1991 y 2006 llegaron 300 mil afrocolombianos de las regiones Pacífica y Atlántica desplazados por la violencia.

Producida por los colombianos Jorge Andrés Botero (Séptima Films) y Diana Bustamante (Burning Blue), en coproducción con Cinesud Promotion (Francia), Bananeira Filmes (Brasil) y Hangar Films (Colombia), en asocio con Laboratorios Black Velvet (Colombia), el film marca el retorno de Colombia a la selección oficial tras tres años, desde que “Los viajes del viento”, de Ciro Guerra, participara en la misma sección en 2009.

¿Cómo definirías a La Playa?
Juan Andrés Arango: La Playa es un barrio del centro de Bogotá donde una gran cantidad de muchachos afrocolombianos se ganan la vida decorando automóviles con calcomanías, pintándoles los rines, polichándolos. Esta gran concentración de jóvenes provenientes de la Costa Pacífica Colombiana le da su nombre. La Playa es también una metáfora del cambio cultural que está experimentando Bogotá, que con la migración masiva de sus costas está dejando de ser una ciudad blanca y homogénea para convertirse en un espejo de la diversidad cultural colombiana. De esta manera, los inmigrantes afrocolombianos están recreando una playa en la calles de Bogotá, a 2.600 metros de altura.

¿Qué te interesa narrar con la película?
Juan Andrés Arango: Con esta película queremos explorar la relación de tres hermanos afrocolombianos que reaccionan de maneras muy distintas a la necesidad de abrirse camino en una ciudad que los ve como extranjeros y no les abre fácilmente sus puertas. La película es también una manera de acercarse al conflicto armado colombiano, pero no desde la representación explícita de la violencia ni de sus efectos inmediatos, sino explorando más bien las marcas que esta guerra deja en las personas muchos años después de estar en contacto con la violencia. De esta manera, “La Playa D.C.” es una película sobre cómo curamos nuestras heridas y reconstruimos un país basándonos en la vitalidad de nuestra cultura para dejar atrás el dolor.

¿Cómo fue la estructura de producción del film?
Jorge Andrés Botero: Yo conocí el proyecto y a Juan en 2007, luego nos asociamos con Diana Bustamante (Burning Blue) y junto con ella salimos a foros de coproducción como Cartagena, Mannheim, Rio Market y el BAL del Bafici. Luego de un año largo conseguimos a nuestros coproductores Vania Catani (Bananeira Films) y Thierry Lenouvel (Cinesud-promotion), así como los socios locales RCN TV y Hangar Films. Con el apoyo de ellos y estímulos del Fondo para el Desarrollo Cinematográfico de Colombia, Ibermedia, Fond Sud Cinema y Huber Bals Fund, logramos financiar la película. Eso sin contar con el premio del FIC VALDIVIA para postproducción.

¿Con qué expectativas viajas a Cannes?
Jorge Andrés Botero: Con muchas. Primero, lograr encontrar formas de distribución y ventas de la película para que pueda posicionarse desde lo autoral en un mercado más global, tener unas buenas presentaciones y unos buenos acercamientos con distribuidores, compradores, festivales, etc. Estar en la selección es de por sí un premio.

Cynthia García Calvo

"“La película es también una metáfora del cambio cultural que está experimentando Bogotá”."