Lorena Muñoz adelanta “No me arrepiento de este amor”, biopic de Gilda que protagonizará Natalia Oreiro

Desde que la cantante de cumbia conocida artísticamente como Gilda muriera en un fatal accidente en 1996, y su popularidad aumentara hasta el límite del culto y la devoción, mucho se ha hablado de llevar a la pantalla grande su corta y sacrificada vida; finalmente, la realizadora Lorena Muñoz asume el desafío con “No me arrepiento de este amor”, que protagonizará nada menos que Natalia Oreiro.

En días pasados, se presentó en Buenos Aires esta producción de Habitación 1520, productora de Muñoz, Benjamín Ávila y Maxi Dubois, que se rodará a partir de agosto de 2015 para estrenarse un año después, exactamente a dos décadas de la muerte de Gilda.

El proyecto -que estuvo presente en el Marché du Film de este año- se describe como un melodrama de fin de siglo, que busca revelar a Miriam Alejandra Bianchi, la mujer que se esconde detrás de Gilda.

La directora de “Yo no sé que me han hecho tus ojos” y “Los próximos pasados” habló en exclusiva con LatAm cinema sobre esta largamente gestada biopic, que se adelanta como una de las producciones más trascendentes del cine argentino.

Desde hace bastante que se habla de llevar al cine la vida de Gilda. ¿Cómo llega este proyecto a tus manos? ¿Cómo se vincula Natalia Oreiro, quien por otro lado parece la opción natural por su manifiesta admiración?
En realidad el proyecto no llegó a mis manos, yo fui a buscarlo. Siempre me consideré admiradora de la música de Gilda. Hace dos años empecé a investigar sobre su vida personal, me interesaba saber quién había sido la mujer, la madre, la amiga Gilda, en realidad, Miriam Alejandra Bianchi. Cuando pensé en quién podría interpretar a Gilda, la primer actriz que vino a mi mente fue Natalia Oreiro, que también tiene una gran admiración por ella y hace 20 años que quiere encarnar este personaje. Le conté el proyecto a Natalia, ella me dio su apoyo y juntas decidimos escribirle una carta a Fabricio, el hijo de Gilda, donde le contábamos los motivos que nos inspiraban para hacer esta película. Finalmente, Fabricio accedió a darnos los derechos para que esta película se pueda realizar luego de 18 años.

Has dirigido dos largometrajes documentales muy reconocidos. Este film es una ficción, pero al estar inspirado en una historia real se puede decir que hay una base documental. ¿Cómo abordarás la historia considerando este aspecto?
Si bien es cierto que en el pasado dirigí dos documentales, también lo es el hecho de que estos trabajos tienen formas muy ficcionales, en ambos casos son de género policial y en el caso de “Yo no sé que me han hecho tus ojos”, también hay un cruce con el melodrama. Siempre trabajo tanto en documental como en ficción con guiones cerrados, estructurados, con una puesta de escena bien pensada de antemano; quiero decir con esto, que no me quedo nunca a la deriva esperando a que suceda la acción. Aunque estoy abierta a lo imprevisto, me gusta tener todo muy pensado desde el guión. En el caso particular de esta ficción llamada “No me arrepiento de este amor”, la forma en la que trabajé el guión fue a partir de un método muy utilizado por los documentalistas, que es el de las entrevistas y a partir de esa información la construcción del relato que se va a narrar. Hay mucha información que va a quedar afuera, porque obviamente la vida de una persona es extensa y con mucho recorrido. Como esta ficción está basada en la historia real de una persona, es muy difícil la decisión de qué se queda y qué se va del guión, pero al final siempre gana el recorrido lógico de la historia y si se la deja decantar un poco queda lo necesario y nada más.

¿En qué etapa de la vida de Gilda se concentrará la película?
La película narrará la vida de Gilda desde la aparición del mito en el año 1990, momento en que conoce a Toti Giménez y juntos comienzan una sociedad musical, hasta el año 1996 en que muere. Esta línea de tiempo de seis años de derrotero, crecimiento y lucha por alcanzar la cima, estará articulada con algunas escenas de su primera infancia y con otras escenas de su adolescencia. A su vez todo este relato será intervenido por entrevistas a Gilda, siempre ficcionales, que entrelazarán la historia y nos permitirán comprender más a los personajes.

La biopic no es un género tan habitual en el cine argentino, ¿con qué referencias trabajas?
Las películas que me inspiran para esta ficción son “El sur” de Víctor Erice, por la relación de la protagonista con su padre; “Todo por un sueño” de Gus Van Sant, por la intervención de las entrevistas con la historia lineal; “Violeta se fue a los cielos” de Andrés Wood, porque narrativamente y estéticamente me gusta la forma en que aborda la vida de una cantante popular, y “Billy Elliot” de Stephen Daldry, por la manera en que el director construye el deseo de un personaje por alcanzar un sueño.