Pablo Stoll, director de “3”

A ocho años de obtener el Premio FIPRESCI con “Whisky”, Pablo Stoll regresa al Festival Internacional de Cine de Cannes con su segunda película en solitario, “3”, una comedia familiar que antes de mostrarse en la Quincena de Realizadores se estrenó comercialmente en Uruguay, apostando por un sistema de exhibición que fusionó las salas tradicionales con una gira nacional por 15 ciudades a través de la plataforma de cine itinerante Medio&Medio.

La historia está centrada en una familia que se rearma: Rodolfo (Humberto de Vargas) es un ortodoncista que tras diez años intenta regresar a la casa que comparten su ex mujer, Graciela (Sara Bessio), que acaba de iniciar una relación sentimental luego de mucho tiempo, y su hija Ana (Anaclara Ferreyra Palfy), que vive su crisis adolescente.

“Es una comedia sobre el absurdo cotidiano de ser parte de una familia”, define Stoll a “3”, una comedia familiar que recupera una historia que hace años comenzó a trabajar con su contraparte creativa en “25 Watts” y “Whisky”, Juan Pablo Rebella, fallecido en 2006. Control Z produce este film coproducido por la argentina Rizoma Films y la alemana Pandora Filmproduktion, que tiene guión de Stoll y Gonzalo Delgado Galiana.

¿Cómo fue retomar la historia de “3” tantos años después de su nacimiento?
Fue difícil porque implicó trabajar sobre material que habíamos inventado con Juan Pablo. La historia siguió en mi cabeza durante todo ese tiempo y un día me decidí a escribirla.

¿Qué tanto cambió “3” desde su concepción hasta la película que terminó en pantalla?
Cambió casi todo: esctructura, forma y personajes, pero el espíritu de lo que queríamos contar sigue intacto.

La película se estrenó de forma simultánea en Uruguay, ¿por qué implementaron este sistema?
Nos pareció que la película debía estar accesible a la mayor cantidad de público posible en los lugares en los que la gente va al cine, que no fuera una película que desde su salida se colocara como una película para pocos, algo que las películas interesantes del cine uruguayo suelen hacer. Queríamos que la película llagara al interior del país al mismo tiempo que se estuviera viendo en la capital y para eso contratamos a una plataforma de pantallas inflables que está haciendo una gira por distintas ciudades del país. En la mayoría de ellas no hay cines.

¿Por qué la decisión de estrenar comercialmente previo a su participación en Cannes?
La decisión la tomamos antes de saber que íbamos a Cannes. Queríamos estrenar la película y no depender de las fechas de los festivales. A esta altura el cine uruguayo no debería necesitar de la validación internacional para poder estrenar en el país.

Habiendo participado en Cannes anteriormente, ¿con qué expectativas presentás tu película allí?
Ninguna salvo estar allí.

Pasaron 8 años de “Whisky” en Cannes, todo un hito del cine uruguayo, ¿cómo ves esa película a la distancia y cómo analizas la evolución del cine uruguayo desde entonces?
No existe un sólo cine uruguayo, existen varios, además no creo que se lo pueda medir de una manera “evolutiva”. Creo que ahora se hace más cine que hace ocho años, hay más gente involucrada, hay nuevas generaciones trabajando y hay más dinero estatal a disposición. Si eso hace que el cine sea mejor o no, es otra cuestión.

"“El cine uruguayo no debería necesitar de la validación internacional para poder estrenar en el país” "