Sérgio Sá Leitão, director-presidente de RioFilme

En un momento en el que Río de Janeiro se presenta al mundo como la capital de los grandes eventos deportivos (Mundial de Fútbol 2014 y Juegos Olimpíadas 2016), y en línea con el crecimiento de la industria audiovisual brasileña en los últimos años, RioFilme se está haciendo notar. Desde 2009, cuando sufrió importantes cambios estructurales, cada año ha invertido más en cine nacional a través de un modelo de fomento único en Latinoamérica.

La gran misión de esta empresa es hacer de Río de Janeiro el principal polo audiovisual de Latinoamérica y promover el audiovisual local en todo el mundo con inversiones en producción y distribución.

Para conseguirlo, el presidente Sérgio Sá Leitão destaca el apoyo de la institución a encuentros de industria como la primera edición latinoamericana del Film Finance Forum (F3), que tendrá lugar el 21 de agosto en Río con patrocinio de la empresa carioca, que también es coorganizadora.

“A medida que el mercado brasileño se fortalece, se va dando un contacto más intenso con el mundo y otros modelos de financiación de películas. RíoFilme busca asociar la ‘marca Río’ a un evento de relevancia mundial como el F3”, afirma Leitão, cuya trayectoria profesional pasa por ANCINE, BNDES y el Ministerio de Cultura en el sector público, y también como distribuidor y crítico de cine.

A continuación, la entrevista exclusiva con Sérgio Sá Leitão.

¿Cómo surge el acuerdo entre RíoFilme y los organizadores del Film Finance Forum para la realización de la primera edición latina del evento en Río de Janeiro y por qué?
En el Festival de Cannes de 2010, participé en el F3 y me pareció un encuentro interesante e importante, por el contenido y por los conferencistas, pero observé que no había ni un solo brasileño entre los presentes. Entonces contacté con Winston Baker, la empresa responsable de la organización, pensando en armar una edición del evento en Río de Janeiro. Por casualidad, ellos ya tenían la misma idea y querían proponer que la primera versión latinoamericana se hiciera en Brasil.

En 2012 concretamos un acuerdo entre RioFilme y Winston Baker como socios y coorganizadores del F3 latinoamericano. El objetivo de RíoFilme es traer al Brasil un evento inédito en el país y que puede aportar muchas ideas a la industria audiovisual brasileña. A medida que el mercado brasileño se fortalece, se va dando un contacto más intenso con el mundo y otros modelos de financiación de películas. RíoFilme busca asociar la marca ‘Río’ a un evento de relevancia mundial como el F3.

¿Crees que hay interés por parte de los protagonistas de la industria en ampliar sus redes de contacto en Brasil?
Sin duda. Por primera vez en 2012, Brasil quedó en el top 10 de las taquillas mundiales. Somos un mercado cada vez más internacional, que viene creciendo mucho en los últimos años, y eso ha generado gran interés en Río de Janeiro y en Brasil en general. Un evento como el F3 es una oportunidad para que profesionales de otros países conozcan mejor el cine brasileño y hagan negocios.

En ese sentido, el carácter latinoamericano del F3 también nos interesa mucho. En RioFilme tenemos la pretensión estratégica de generar una integración entre Brasil y el resto de América Latina. Un paso natural hacia eso es la coproducción, un camino posible para proyectos extranjeros que deseen acceder a nuestros incentivos.

RioFilme tiene un modelo de negocios poco común en América Latina. La empresa fue reestructurada en 2009, ¿cómo están trabajando desde entonces?
RioFilme es un caso único en América Latina. Somos una empresa vinculada a la alcaldía de Río de Janeiro y desde 2009 operamos según un nuevo modelo de negocios que se ha comprobado exitoso. En los últimos cuatro años, hemos invertido un total de 100 millones de reales (unos 50 millones de dólares) en distintos proyectos, pero la inversión está en franco crecimiento y este año será al menos de 50 millones (unos 25 millones de dólares). Actuamos con dos líneas de fomento para empresas cariocas. En la primera, que es reembolsable, RíoFilme se asocia al proyecto y participa tanto en la realización como en la distribución. En la segunda, no reembolsable, apoyamos contenidos e iniciativas de carácter cultural con el objetivo de generar un ambiente favorable al crecimiento de la industria. Ejemplo de esto son la puesta en marcha de la Rio Film Commission, actualmente la más activa del país, la creación de salas de cine populares, y la formación de profesionales y de audiencias.

¿En qué consiste el ‘Programa Río Rebate’?
Es un programa creado para atraer producciones internacionales que será presentado en 2014. Ofrecemos un ‘rebate’, o sea, una devolución del 20% de los gastos hechos en la ciudad hasta un valor límite. Está inspirado en el modelo francés y lo estamos poniendo a prueba con “Pelé – The birth of a legend”, que iba a ser realizada en Colombia hasta que los productores de la película se pusieron en contacto con nosotros para escuchar una proposición. Si se confirma, será la segunda experiencia de una gran producción realizada en Río de Janeiro. La primera fue “Amanecer – parte 1”, de la saga Crepúsculo, cuyos productores gastaron 3,5 millones de dólares en la ciudad y se les devolvieron 500 mil dólares. Con “Pelé”, el acuerdo de intención que ya firmamos es del orden de 5 millones, con 1 millón de devolución.

¿Qué papel ocupa el audiovisual carioca en Brasil y cuál es la importancia de RioFilme en ese escenario?
Río se ha consolidado como el centro del cine en Brasil. En 2012, de las 10 películas nacionales más taquilleras, nueve fueran realizadas en Río y las nueve recibieron inversiones de Río Filme. El 59% de los largometrajes brasileños lanzados en 2012 son cariocas y suponen el 94% de la recaudación del cine brasileño en ese periodo. Somos también el centro de la televisión abierta gracias a la presencia de dos importantes grupos en la ciudad: Globo y Record. En la producción independiente para los canales por cable, hay una disputa con Sao Paulo, que es el centro incuestionable del país en términos de publicidad. Tenemos la ambición de seguir creciendo y para eso haremos grandes inversiones en la construcción de polos cinematográficos, como el Polo Audiovisual da Barra, que en 2016 pasará de 11 a 27 mil metros cuadrados, un 50% de la capacidad de estudios del país. Nuestro objetivo con esto es atraer producciones nacionales e internacionales a la ciudad.

La competencia se intensifica con iniciativas como la ley colombiana, que ofrece un reembolso del 40%. ¿Qué puede hacer Brasil para ser más competitivo en el escenario latinoamericano?
La competencia es intensa en todo el mundo, pero trabajamos en la promoción de Río de Janeiro en varios eventos mundiales de gran importancia y nos damos cuenta de que hay mucho interés. El que debería ofrecer sus propios estímulos es el gobierno federal. Ese incentivo nos haría mucho más competitivos como país.

"“En RioFilme tenemos la pretensión estratégica de generar una integración entre Brasil y el resto de América Latina”"