Escasa presencia latinoamericana en Cannes

Festivales - Europa

“Luz silenciosa” del mexicano Carlos Reygadas es la única película latinoamericana presente en el concurso oficial del próximo festival de Cannes, que se realiza entre el 16 y 27 de mayo.

El otro envío latinoamericano en concurso por una Palma de Oro es el corto “Ver llover” de la también mexicana, Elisa Miller.

Finalmente, dos películas del continente compiten en la muestra paralela, Una cierta mirada, la chilena “Calle Santa Fe”, de Carmen Castillo, y la uruguaya “El baño del papa”, de Enrique Fernández y César Charlone.

A estos se suman los dos cortos de estudiantes de “Cinéfondation”, “Ahora todos parecen contentos”, de Gonzalo Tobal, de la Universidad del Cine de Argentina, y “Saba”, de Theresa Menezes y Gregorio Graziosi, de la Universidad FAAP de Brasil.

Cannes, sin embargo, patrocina dos proyectos latinoamericanos elegidos entre los 15 aspirantes a su programa “Atelier”. Se trata de “Salamandra” del argentino Pablo Augero, y “Wind Journeys”, del colombiano Ciro Guerra.

Colombia integrar la serie de “Todos los cines del mundo”, donde cada día está dedicado a una industria diferente.

El cine latinoamericano nunca ha sido un favorito en Cannes. La Palma de Oro de 1963 fue para la brasileña “O pagador de promessas” de Anselmo Duarte.

El resto de la presencia en los lugares destacados del palmarés para el cine latinoamericano se limita a la mexicana “Nazarín” del español Luis Buñuel, se llevó el premio especial del Jurado en 1959 y la también brasileña “O cangaceiro” de Lima Barreto, premio especial al mejor filme de aventuras en 1953.