Irse o quedarse: seis películas abordan la resistencia y el abandono en WIP Latam

Seis proyectos latinoamericanos en postproducción participarán en la segunda edición de WIP Latam, a realizarse en el marco del 69º Festival de San Sebastián entre el 20 y el 22 de septiembre. Los filmes competirán por el Premio de la Industria WIP Latam y el Premio EGEDA Platino Industria. LatAm cinema los invita a conocer las primeras imágenes de los títulos seleccionados y las opiniones de sus realizadores.

El WIP Latam se organiza desde 2020 en lugar de Cine en Construcción, evento realizado durante 18 años entre el Festival de San Sebastián y Cinélatino, Rencontres de Toulouse. “El volumen de los work in progress recibidos este año no ha diferido mucho del de pasadas ediciones. Sin embargo, sí se ha notado más presencia de proyectos de bajo presupuesto, realizados fuera de los esquemas habituales de producción, lo que podría ser sintomático de una reducción de fondos de producción en algunos países de la región como consecuencia de la pandemia”, cuenta a LatAm cinema Javier Martín, miembro del Comité de Selección y Delegado para Latinoamérica del Festival de San Sebastián.

Los protagonistas de los proyectos seleccionados, provenientes de Argentina, Colombia, Cuba, Ecuador, Nicaragua y México, fueron abandonados o se alejaron de vínculos muy cercanos constituían una parte fundamental de su identidad, comenzando así profundos procesos de cambio. “Son seis personajes fascinantes y llenos de humanidad, con historias originales que surgen de una realidad compleja. Cine de resistencia que se acerca a destinos individuales para describirnos una realidad política, económica y social en constante transformación. Es un cine que habla de personas que no encajan en los arquetipos habituales que les ha marcado la sociedad, que se rebelan y luchan para huir de la soledad y alcanzar la felicidad”, expresa Martín. 

En “Dos estaciones”, primer largometraje de ficción del mexicano Juan Pablo González, la heredera de una fábrica familiar de tequila resiste en Los Altos de Jalisco al avance de las corporaciones extranjeras en la región. El proyecto, producido por la mexicana Sin Sitio Cine en coproducción con la francesa In Vivo Films, recibió los fondos de FOPROCINE, Sundance Creative Producing Fellowship, Tribeca All Access y Région Nouvelle-Aquitaine y Département Charente-Maritime. En 2019 participó en el mercado de coproducción de San Sebastián, y también participó en el Sundance Institute Talent Lab and Summit. En 2018 formó parte del taller de guion Cine Qua Non Lab y en 2017 estuvo en Venice Biennale College.

La protagonista de “La hija de todas las rabias”, ópera prima de la nicaragüense Laura Baumeister, es una niña abandonada por su madre que se refugia en su imaginación para sobrevivir en un ambiente hostil. El proyecto también participó en el Foro de Coproducción de San Sebastián en 2019, donde fue elegido Mejor proyecto, ganó el Kino International Prize y el premio EFADS – CAACI – Europe. También recibió los fondos de Sørfond, Ibermedia Desarrollo y Coproducción, el Hubert Bals Desarrollo, y ganó el Wouter Barendrecht Award en el festival de Rotterdam 2019, EFICINE, Tribeca All Access, HBF + Europe, HBF + NFF, HBF Postproducción, World Cinema Fund, Film-und Medienstiftung NRW II, Règion Sud – Aide à la coproduction internationale, CNC y TFL Audience Design Fund. El guion del proyecto, producido por la nicaragüense Felipa Films y la mexicana Martfilms en coproducción con empresas europeas, fue desarrollado durante el taller de la Fundación Carolina en 2018 y el Sundance Morelia Lab en 2019. 

La piel pulpo”, segundo largometraje de la ecuatoriana Ana Cristina Barragán, está protagonizado por una adolescente que vive con su hermano mellizo, su hermana y su madre en una isla remota, hasta que el suicidio de su madre la impulsa a alejarse de ese entorno natural y familiar. El proyecto está producido por la ecuatoriana Caleidoscopio Cine en coproducción con la mexicana Desenlace y empresas europeas, y participó en Tres Puertos Lab en 2016, en CineMart en 2017, en Sundance Lab Morelia y Talent Script & Project Station de la Berlinale 2018, y este año participó en el Gap Financing Market de la Biennale de Venezia. Recibió en dos oportunidades el Fondo del Instituto de Cine y Creación Audiovisual de Ecuador, en 2016 obtuvo el fondo de desarrollo del Hubert Bals Fund, en 2017, el fondo de desarrollo y en 2018, el de coproducción de Ibermedia, el de coproducción Hubert Bals Fund + Europe por su coproducción con Países Bajos, el World Cinema Fund y Film und Medienstiftung NRW de Alemania y el del Greek Film Center por la coproducción minoritaria con Grecia. El año pasado recibió el Premio K13 Studios para Mezcla de Sonido del European Work in Progress Cologne. 

“Son obras de directoras y directores singulares, con universos sugerentes y una fuerte mirada personal. Cineastas que experimentan formas y escrituras, como en en el caso de Manuel Abramovich y de Ana Cristina Barragán, que se acercan a la intimidad de los cuerpos, cada uno a su manera en “Pornomelancolia” y “La piel pulpo”, obras que respiran sensualidad y grandes dosis de ternura”, opina Javier Martín. “Pornomelancolía”, tercer largometraje del argentino Manuel Abramovich, es una producción de la argentina Gema Films en coproducción con la brasileña Desvia y la francesa Dublin Films. La película, protagonizada por un sex-influencer que se muestra seguro y seductor en público pero al mismo tiempo carga con una profunda melancolía, fue desarrollada en 2018 en el programa de residencias del certamen Ikusmira Berriak de San Sebastián, recibió los apoyos argentinos del INCAA y de Mecenazgo Cultural de la Ciudad de Buenos Aires, el brasileño de ANCINE y el francés de la Région Nouvelle-Aquitaine. Fue elegido Mejor proyecto en los Pitchings du Réel / Visions Sud Est y recibió el TFI Award en Los Cabos. 

“Un varón”, ópera prima del colombiano Fabián Hernández, esta protagonizada por un joven que vive en un internado y anhela pasar la navidad con su familia. El filme, producido por la colombiana Medio de Contención Producciones junto a empresas europeas, explora los mandatos de la masculinidad a partir de la experiencia de su director. El año pasado fue el único proyecto latinoamericano seleccionado en L’Atelier Cinéfondation del Festival de Cannes, y en 2019 participó en el Feature Lab de Torino, donde recibió el premio de coproducción; en 2018 participó en el Laboratorio de desarrollo en la Fundación TyPA. Recibió el estímulo a la Producción de Largometraje-Primera Película otorgado por Proimágenes Colombia y en 2020 obtuvo el World Cinema fund de Berlinale y el Premio Région Nouvelle Aquitaine.

“Temas como la incertidumbre, las crisis de fe, la incomunicación familiar y el miedo predominan en el cine del primer mundo. Sin embargo, las películas con las mujeres de los países menos privilegiados, se suelen mostrar sus conflictos amorosos o sociales. En nuestro cine son casi siempre mostradas como bailarinas, prostitutas o gente marginal, pero ¿qué pasa cuando una mujer negra o pobre tiene una crisis existencial?”, se pregunta el cubano Carlos Lechuga sobre su tercer largometraje, “Vicenta B.”. El filme, producido por la cubana Cacha Films junto a la colombiana Romeo: laboratorio+películas y empresas europeas, está protagonizado por una mujer con el don de ver el futuro que entra en crisis cuando su único hijo decide irse del país. El proyecto fue realizado con el Fondo de Fomento del cine Cubano, GoCuba, Programa Ibermedia, Sørfond y Région Sud. Ha participado en el Sundance Institute Mini-Lab del Festival de La Habana, el Mercado de Coproducción del Festival de Cine Global Dominicano, el Curso de Desarrollo de Proyectos Cinematográficos Iberoamericano, Cinéma en Développement de Cinélatino, Rencontres de Toulouse, EAVE Producers Workshop, BrLab y Pop Up Film Residency.

“Hay una diversidad de temas, desde el mundo de la infancia y los ritos de iniciación a la cuestión de la identidad, en particular, la de género, pasando por las redes sociales, la sexualidad, el mundo de la pornografía. Pero son siempre obras que nacen de personajes fascinantes”, concluye Javier Martín. Los seis proyectos compiten por el Premio de la Industria WIP Latam, que consiste en servicios de postproducción y distribución en España, el Premio EGEDA Platino Industria, dotado con 30.000 euros brutos para el productor mayoritario de la película ganadora, y una proyección en el Marché du Film del Festival de Cannes 2022 para las películas ganadoras de ambos premios. 

"Dos estaciones" de Juan Pablo González (México-Francia)

Dirección: Juan Pablo González. Guion: Juan Pablo Gonzalez, Ana Isabel Fernández de Alba, Ilana Coleman. Producción: Makena Buchanan, Jamie Gonçalves, Bruna Haddad, Ilana Coleman. Empresas productoras: Sin Sitio Cine (México), In Vivo Films (Francia). 

María Garcia (50) es heredera de una tradicional fábrica familiar de tequila en Los Altos de Jalisco, un mercado que se ha visto colonizado por corporaciones extranjeras. Cuando una plaga y una inundación comienzan a dañar su ya limitada plantación de agave, María deberá reaccionar a la presión extranjera que intenta ahorcar su negocio y parte de su identidad.

 

“‘Dos estaciones’ es un retrato semi-autobiográfico de mi lugar de origen. Nacido y criado en Atotonilco, he vivido de primera mano la forma en que la región se ha transformado en las últimas décadas, especialmente desde que México firmó el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) con Estados Unidos y Canadá. Mi trabajo como cineasta se ha centrado desde el comienzo en producir un archivo de piezas audiovisuales (documentales, películas de ficción, fotografías, sonidos y entrevistas) que represente la contemporaneidad de Atotonilco a través de mi mirada. “Dos estaciones” se suma a este archivo que incluye además “¿Por qué el recuerdo?” (2014), “Las Nubes” (2017), y “Caballerango” (2018)”. Juan Pablo González, director y coguionista.

"La hija de todas las rabias" de Laura Baumeister (Nicaragua - México - Países Bajos - Alemania - Francia - Noruega)

Dirección y guion: Laura Baumeister. Producción: Rossana Baumeister, Bruna Haddad, Laura Baumeister, Martha Orozco. Empresas productoras: Felipa Films (Nicaragua), Martfilms (México). Empresas coproductoras: Halal (Países Bajos), HeimatFilm (Alemania), Promenades Films, Cardón Pictures (Francia), Dag Hoel Filmproduksjon (Noruega).

Un vertedero en Managua, Nicaragua, es el hogar de la pequeña María, que vive con su madre y algunos cachorros que están a punto de ser vendidos. Cuando la niña los envenena accidentalmente, su madre decide dejarla en una planta de reciclaje.  María utilizará su imaginación para intentar sobrellevar el abandono y comprender su realidad.

“Mi atracción y compromiso con el basurero de la Chureca comenzó cuando era adolescente y  el colegio me asignó, como parte del trabajo social, alfabetizar a niños que vivían dentro de la comunidad del basurero. Inmediatamente estos niños me deslumbraron con su singular imaginación y fuerza vital. Por ejemplo, la escena inicial está inspirada en un evento al que los niños llamaban “el día de muertos”, en que las ambulancias de distintos hospitales llegaban al basurero a tirar sus desechos. Por muy aterrador que fuera lo que estuvieran viviendo, siempre lograban entretenerse y, por sobre todo, sobrevivir. Esta película es mi forma de rendirle homenaje al espíritu de esos niños”. Laura Baumeister, directora y guionista.

"La piel pulpo" de Ana Cristina Barragán (Ecuador- México - Grecia - Alemania)

Dirección y guion: Ana Cristina Barragán. Producción: Isabela Parra, Konstantina Stavrianou, Titus Kreyenberg, Santiago Ortiz-Monasterio. Empresa productora: Caleidoscopio Cine (Ecuador). Empresas coproductoras: Graal (Grecia), Unafilm (Alemania), Desenlace (México).

Iris y Ariel tienen 17 años, son hermanos mellizos y viven junto a su madre y su hermana mayor en una isla rocosa repleta de moluscos y reptiles. Cuando su madre se suicida, Iris, motivada por una fuerte necesidad de separarse de su hermano, decide ir sola a la ciudad por primera vez.

“En ‘La piel pulpo’ quiero abordar la fraternidad llevándola al extremo: la gemelaridad. Hay algo en esas relaciones mellizas, en la criptofasia, en el lenguaje único de los hermanos y en la ruptura que implica crecer y separarse, que me eriza la piel. Quiero hablar de esa mezcla entre belleza y oscuridad que hay en la familia. Con mi proyecto de fotografía fija llamado ‘Espacio-infancia’  profundicé sobre mi relación personal con la naturaleza y con el mar. Fotografiar espacios y seres en Barandúa, la playa en la que vive mi padre y a la que conozco microscópicamente,  fue la semilla para crear la isla imaginaria, llena de pájaros y moluscos”. Ana Cristina Barragán, directora y guionista.

"Pornomelancolía" de Manuel Abramovich (Argentina - Brasil - Francia)

Dirección: Manuel Abramovich. Guion: Manuel Abramovich, Fernando Krapp. Producción: Gema Juárez Allen, Rachel Daisy Ellis, David Hurst. Empresa productora: Gema Films (Argentina). Empresas coproductoras: Desvia (Brasil), Dublin Films (Francia).

Lalo es sex-influencer: postea fotos de su cuerpo desnudo y videos porno caseros para sus miles de seguidores en las redes sociales. Dirige su propia vida, pero en la intimidad, fuera del personaje, pareciera vivir en una permanente melancolía. ¿Adónde va el propio deseo cuando la vida se convierte en un show sexual?

“Cuando encontré a Lalo, pensé en lo fascinante que era la forma en que dirigía su propia vida, como construía personajes para sus seguidores, sabía exactamente qué decir y qué esperaba su audiencia. Cuando lo conocí en persona, para mi sorpresa, me encontré con un chico inseguro y melancólico, con una mirada triste.  La película es el lugar donde los dos mundos de Lalo se encuentran. ‘Pornomelancolía’ pondrá en crisis la figura pública que Lalo construye y dirige. Vivimos en un mundo en el que la intimidad es tan pública que incluso sentirse melancólico puede volverse casi pornográfico”. Manuel Abramovich, director y coguionista.

"Un varón" de Fabián Hernández (Colombia - Francia - Países Bajos - Alemania)

Dirección y guion: Fabián Hernández. Producción: Manuel Ruiz Montealegre. Empresa productora: Medio de Contención Producciones (Colombia). Empresas coproductoras: In Vivo Films (Francia), Fortuna Films (Holanda), Black Forest Films (Alemania).

Carlos vive en un internado en el centro de Bogotá y anhela pasar la navidad con su familia. Si bien las circunstancias a su alrededor lo obligan a asumir el estereotipo de macho, en la intimidad, Carlos reconoce su sensibilidad, su fragilidad y se acerca a otras formas de masculinidad. 

Mi inspiración para hacer esta película viene de mis experiencias personales al crecer en un contexto en el cual la fragilidad, el llanto y el miedo son asociados a la feminidad, a la ausencia de una capacidad viril, a una falla. Una noche debí asumir mi masculinidad: debía matar a alguien. Cuando estuve cerca del muchacho sentí mucho temor. Si lo asesinaba no solo él moriría, también significaba mi muerte física y espiritual. Supe que a partir de ahí mi vida cambiaría radicalmente. Estuve a punto de volverme un asesino, pero no pude. Guardé la navaja en mi bolsillo”. Fabián Fernández, director y guionista.

"Vicenta B." de Carlos Lechuga (Cuba-Colombia-Noruega-Francia)

Dirección: Carlos Lechuga. Guion: Carlos Lechuga y Fabián Suárez. Producción: Marian Cueto, Claudia Calviño, Carlos Lechuga, Dag Hoel, Samuel Chauvin, Consuelo Castillo. Empresas productoras: Cacha Films (Cuba), Romeo: laboratorio+películas (Colombia), Promenades Films (Francia), Dag Hoel Filmproduksjon (Noruega).

Vicenta B. vive en La Habana y tiene un don especial para ver el futuro de las personas. Cada día recibe gente en su hogar, que llega en busca de una solución para sus problemas. Cuando su único hijo decide irse del país, Vicenta B. entra en una crisis que no la deja vislumbrar qué pasa con su vida ni entender por qué se ha quedado sola en un país donde todos parecen haber perdido la fe.

“Crecí en una casa de La Habana que estaba llena de mujeres y fantasmas. Siendo muy chico, mi padre nos abandonó y nos quedamos solos mi abuela, mi madre y yo. Mi abuela era una especie de iluminada que tenía el don de leer el futuro con las cartas, hablar con los muertos y hacer ‘limpiezas’ espirituales. Mi madre era una mujer muy enfermiza que tenía muchos miedos y evitaba a toda costa salir a la calle. El contraste entre la magia de la casa y la dura realidad exterior fue lo que me inspiró a hacer esta película, en la que seguimos a una mujer que, sin una guía clara, tiene que abandonar su zona de confort y aventurarse a lo desconocido”. Carlos Lechuga, director y coguionista.