• Agentes de ventas: Sandro Fiorin, FiGa Films

    "Contactado" de Marité Ugas.

  • Agentes de ventas: Sandro Fiorin, FiGa Films

    "Los lobos" de Samuel Kishi Leopo.

  • Agentes de ventas: Sandro Fiorin, FiGa Films

    "Las vacaciones de Hilda" de Agustín Banchero.

  • Agentes de ventas: Sandro Fiorin, FiGa Films

    "Rompiente" de Juan Schnitman.

Agentes de ventas: Sandro Fiorin, FiGa Films

FiGa Films es una empresa con sede en Miami y São Paulo fundada en 2006 con el objetivo de adquirir nuevo cine latinoamericano, cubriendo las áreas de ventas, producción y distribución. LatAm cinema dialogó con su cofundador y director Sandro Fiorin sobre el line-up presentado en la pasada edición del Marché du Film, el impacto de la pandemia en el recorrido de sus títulos y los cambios en la compañía para adaptarse a esta nueva realidad virtual.

La mexicana “Los lobos”, segundo largometraje de Samuel Kishi Leopo (“Somos Mari Pepa”) con producción de Animal de Luz Films, es protagonizado por dos niños que son trasladados por su madre desde México a EEUU en busca de nuevas oportunidades, y allí crean un universo de fantasía con sus dibujos mientras escuchan casetes con cuentos y clases de inglés. “La película tuvo su estreno internacional en Berlín pero ya había ganado premios en La Habana y en Berlín la vendimos muy bien para todo el mundo, ganó dos premios allá y recibió un montón de invitaciones para festivales, incluso el de Miami, donde fue el último filme exhibido antes de su cancelación y ganó el premio a mejor película en la competencia iberoamericana”, cuenta Sandro Fiorin, quien en el Marché du Film cerró nuevos acuerdos de distribución para el largometraje en Irlanda y Suecia, que se suman a los de China, Corea, Brasil, España, Francia y ocho países en los Balcanes.

Otro de los filmes estrenados es “Contactado”, nuevo título de la peruana Marité Ugas coescrito junto a la venezolana Mariana Rondón y producido por Sudaca Films. El filme narra la historia de un ex líder de un culto extraterrestre a quien un joven intenta convencer de que vuelva a predicar. “La película fue seleccionada para la competencia internacional de Tribeca que consta sólo de ocho películas, es muy selecto y muy difícil. Estábamos super felices pero su edición presencial se canceló. Ellos trataron de hacer algo online que no funcionó, entonces la película se estrenó mundialmente en un festival fantasma”, cuenta Fiorin, y agrega que si bien aceptaron la invitación para participar en la edición virtual de SANFIC, esperarán a que los festivales regresen a la exhibición en sala para continuar su recorrido. “Ojalá el próximo año tengamos de nuevo la oportunidad de un estreno donde se pueda exhibir de verdad. Es una película en Cinemascope, entonces no funciona en celulares o computadora, es muy grandiosa para caber en una pantalla chiquita. En algún momento estará disponible online, pero el momento de ganar respeto debe ser en la pantalla grande”, explica. “Algunos festivales nos están diciendo que van a existir físicamente pero con separación y sin invitados, y en esos casos estamos siempre investigando y hablando con la productora y la directora para ver si vale la pena porque la directora tampoco puede salir de Lima, entonces participar en un festival de clase A sin la presencia de ellas no tiene sentido, entonces son varias cosas que tenemos que evaluar”, agrega.

FiGa cuenta con dos películas más de reciente estreno: la chilena “Ella es Cristina”, ópera prima de Gonzalo Maza, coguionista de “Una mujer fantástica” y “Gloria”, con producción de Salma Hayek y ganadora del premio a mejor guion en el Festival de Miami, y “Breve miragem de sol”, nuevo trabajo del brasileño Eryk Rocha coproducido entre la brasileña VideoFilmes y la francesa Tu Vas Voir Productions.

"Buscamos trabajos más arriesgados, y estos en muchos casos son llevados a cabo por mujeres."

Varias de las películas representadas por esta agencia de ventas están a la espera del regreso de los circuitos de festivales y salas para comenzar sus recorridos internacionales: la uruguaya “Las vacaciones de Hilda” de Agustín Banchero, la mexicana “Nudo mixteco” de Ángeles Cruz, la coproducción entre México y Argentina “El actor principal” de Paula Markovitch y la coproducción entre Brasil y Uganda “Kevin” de Joana Oliveira. “Todas van a esperar hasta que veamos un futuro más claro porque por ahora es una nebulosa. Yo hablo con frecuencia con los productores y directores de las películas y están todos de acuerdo: no nos vamos a precipitar. Somos muy afortunados porque son conscientes de que no vale la pena tomar una decisión apresurada, en seis meses ya vamos a tener un idea mejor”, cuenta Fiorin, quien destaca que tres de estos títulos son dirigidos por mujeres y los cuatro producidos por mujeres. “Esto no es algo que hacemos adrede, siempre se ha dado así. Buscamos trabajos más arriesgados, y estos en muchos casos son llevados a cabo por mujeres” aclara.

Si bien las ventas internacionales de sus películas, particularmente la buena repercusión de “Los lobos”, otorgan tranquilidad a la agencia en estos tiempos de incertidumbre, la pandemia ha frenado la circulación por festivales de sus proyectos, actividad que normalmente genera un ingreso, ya que los festivales pagan un screening fee, a la par que contribuye a la visibilidad de sus títulos. Con el objetivo de mantenerse en movimiento, FiGa ha lanzado su propio canal de streaming en Vimeo, #FiGaenCasa, inaugurado con la premiere mundial de “Rompiente” del argentino Juan Schnitman, mediometraje producido por Los Salvajes Cine y rodado en un solo día que muestra diferentes tomas de una escena de sexo filmada por un director independiente junto a dos actores nóveles. “FiGaenCasa refleja el momento político actual: allí lanzaremos filmes de nuestro catálogo que tratan temas de derechos humanos, el movimiento #MeToo, películas gays”, explica Fiorin.

Además, FiGa se está adaptando a los abruptos cambios de este año buscando nuevas ventanas de exhibición en Amazon Prime, iTunes, Google Play y otras plataformas. “Yo no soy muy nostálgico: si tienen que cambiar las cosas, que cambien, pero no entiendo si esto sigue siendo cine. Es otro tipo de consumo, no es una sala de cine donde muchas personas juntas se emocionan en el mismo momento. Eso es lo que hace que una película de verdad sea importante, que toque a todo un grupo y cuando termine hables de lo que viste con tu pareja, o tu amigo o un desconocido, porque necesitas compartir lo que pasó. Eso no sucede ni con Netflix ni con iTunes ni con nada: son momentos muy privados que te tocan o no y despues te duermes y te olvidas de todo. Entonces el cine no va a desaparecer, pero va a cambiar, y ahí tenemos que ver si ese cambio me afecta personalmente y pierdo la pasión. Porque para mí lo importante es eso, emocionar a las personas, cambiar algo en su opinión, eso es lo que me motiva”, concluye Sandro Fiorin, aunque aclara que por el momento se siente feliz y entusiasmado con su catálogo actual y dos nuevos contratos de adquisiciones que están cerrando de cara a 2021.