Balance 2014: Jorge Sánchez, Director del Instituto Mexicano de Cinematografía (IMCINE)

BALANCE DEL AÑO

Para el cine mexicano, 2014 ha sido un año importante. La producción se ha mantenido en más de 120 películas, de las cuales 80 por ciento contaron con apoyos del IMCINE a través de sus diversos instrumentos. Este año, el Estado ha destinado 810 millones de pesos (unos 60 millones de dólares) a fin de impulsar la producción cinematográfica, con los respectivos beneficios económicos, sociales y culturales que esto representa para la población.

Asimismo, se estima alcanzar 25 millones de asistentes a películas mexicanas en la cartelera comercial. Esto permitirá, por segundo año consecutivo, sostener una cuota de mercado de dos dígitos (mayor a 10%), lo que no ocurría desde hace varias décadas. De esta asistencia, 85 por ciento es a películas apoyadas por el Estado. Cabe decir que si bien en 2013 se registró una asistencia de 30,1 millones, cerca de 75% fue a tan sólo dos películas (“No se aceptan devoluciones” y “Nosotros los Nobles”). En 2014 hay ocho películas con más de un millón de asistentes; es decir, el pastel se repartió mejor, pues cada vez más estrenos nacionales tienen mejor recepción en la cartelera comercial. Creemos que si bien es importante que existan películas nacionales que puedan tener un gran impacto en taquilla, como ocurrió en 2013, nos interesa más que el éxito esté mejor distribuido entre distintas películas, pues esto significa una buena recepción a la amplia diversidad temática y de géneros que se están produciendo actualmente en México. Cabe agregar también que las películas mexicanas apoyadas por el Estado registraron una audiencia cercana a los 35 millones de personas en la televisión abierta.

También fue un buen año en la exhibición alternativa, pues se llevaron a cabo más de cien festivales de cine en el país. Esta cifra es inédita, pues en el año 2000, por ejemplo, apenas se realizaban diez festivales. Prácticamente en todos los estados de la República se exhibieron películas mexicanas en estos eventos. Se crearon, además, entre el IMCINE y diversas instituciones, semanas de cine mexicano de reciente producción en varias ciudades, como Tijuana, San Luis Potosí y Mérida. A su vez, se llevó a cabo el programa “El Cine en tu Comunidad”, proyecto de gran impacto social en el que se realizaron más 200 funciones gratuitas en 161 localidades de 39 municipios. En 2014 ampliamos nuestro mapeo de cineclubes e incluimos 80 más que el año pasado, es decir más de 380 en total, lo que significa que existe una infraestructura alternativa viva y en crecimiento. Consideramos que esta amplia iniciativa de festivales, cineclubes y de exhibición itinerante es posible gracias a que se está generando una producción nacional amplia y diversa, tanto de cortometrajes como de largometrajes.

En el plano internacional, México ha tenido una presencia relevante en 350 eventos y festivales cinematográficos. Estimamos que estaremos en cerca de 200 premios obtenidos por el cine mexicano al finalizar el año. Al momento destacan los reconocimientos logrados por la película “Güeros”, de Alonso Ruiz Palacios, (Mejor Ópera Prima en el Festival de Berlín y Premio Horizontes Latinos en el Festival de San Sebastián). Hay que resaltar que esta producción tuvo un costo menor a 1,5 millones de dólares, cifra inferior al promedio del cine nacional.

Otra de las acciones relevantes ha sido sentar las bases para que el cine mexicano se internacionalice con nuevas estrategias que fomenten la coproducción y su comercialización. En este sentido, con la finalidad de impulsar la consolidación financiera para la producción de largometrajes mexicanos y difundirlos en nuevos mercados y audiencias, el IMCINE ha coordinado, en colaboración con ProMéxico y los organizadores de los festivales de Berlín, Cannes, Guanajuato, Sarajevo y Viva México en París, así como con los mercados MIPTV, MIPCOM y otros organismos públicos de países como Corea y España, encuentros entre productores y realizadores nacionales con casas productoras, fundaciones, organismos e inversionistas privados de los países europeos y asiáticos. Estamos sembrando para cosechar en el futuro, pues sabemos que estas acciones brindarán frutos en el corto y mediano plazos.

En resumen, 2014 ha sido un año que marca una tendencia favorable para el cine mexicano. Si bien seguimos enfrentando retos en materia de distribución y exhibición, estamos creando estrategias y bases sólidas para que las películas encuentren al público diverso que compone la sociedad mexicana, así como para que conquisten nuevos públicos y mercados en el extranjero.

RETOS

En México, la digitalización de las salas comerciales está muy avanzada: se estima en más de 90% de las más de 5.680 pantallas que se contabilizan en 2014. Esto se explica porque la mayoría pertenece a dos consorcios con gran capacidad económica. Sin embargo, estamos preocupados por las condiciones en las que se está dando el VPF (virtual print fee); nos parece importante propiciar pactos de industria en el cual se establezcan con claridad los plazos y mecanismos que están y estarán implementando los exhibidores. Con ello daremos mayor certeza a los productores y distribuidores mexicanos de que tendrán un trato de acuerdo con las condiciones del mercado del cine nacional, que tiene sus peculiaridades: si bien hay grandes lanzamientos, muchos tienen que programar estrategias de estreno en diversas salas en distintas regiones del país, por lo que el pago del VPF se vuelve incosteable para los distribuidores y, con ello, se perjudica a los productores. El lado positivo es que cada vez tenemos mejor calidad de imagen y sonido en las salas y esto sin duda nos beneficia a todos.

Por su parte, las salas independientes y los pequeños circuitos enfrentan serios retos para su digitalización. Por ello estamos diseñando estrategias que permitan modernizarlas. Consideramos que estos espacios son propicios para promover la amplia diversidad del cine nacional, y que es posible unir fuerzas para que se mantengan activos.

En el año que concluye se concretaron las primeras fases de implementación de las plataformas digitales del IMCINE (Filminlatino, Cinema México Michoacán e Ibermedia Digital).

Un proyecto estratégico es Filminlatino, el cual, es un sistema de exhibición de cine en línea, dirigida a usuarios individuales con diversas modalidades de suscripción, transacción (con precios competitivos en el mercado) y gratuita. Esta plataforma contará con un catálogo con el mejor cine mexicano y del mundo. Pensamos en México como una primera etapa y, después, América Latina. Creemos que es muy importante generar estrategias comerciales que incentiven ver cine mexicano en línea con un catálogo atractivo y estándares altos de calidad de imagen y sonido.

Por su parte, la plataforma Cinema México Michoacán, se suma a los circuitos culturales, es una opción más de exhibición cinematográfica y audiovisual para la población, con una selección de películas de calidad, de manera gratuita. La plataforma está instalada y opera en bibliotecas, casas de cultura, comedores comunitarios y cineclubes; en suma 150 espacios educativos, culturales y de asistencia social del estado, con un acervo inicial de 120 títulos nacionales, 60 largometrajes y 60 cortometrajes, series culturales, series de animación y personajes destacados del cine mexicano.

Todas estas estrategias, harán que 2015 sea un punto y aparte en las acciones del Instituto para acercar al cine mexicano e iberoamericano a los ciudadanos. No ha sido fácil, pues nos enfrentamos a esquemas de industria que han prevalecido por muchos años; pero hemos escuchado y aprendido. Con la experiencia acumulada, estamos trazando y abriendo caminos para que más público tenga acceso a la cinematografía nacional, iberoamericana y de otros países.

INTEGRACIÓN LATINOAMERICANA

Siempre estamos atentos a lo que está ocurriendo en la región, tanto en el desarrollo de las diversas cinematografías que la componen como en materia de políticas públicas. Si bien enfrentamos contextos particulares, nos interesa la experiencia de los países de la región para enfrentar problemas comunes, así como cooperar y proponer políticas públicas regionales. Este año es especialmente importante, pues se ha logrado diseñar e impulsar un programa que nos beneficiará a todos. Se trata de la plataforma Ibermedia Digital, la cual está dirigida a docentes, investigadores, estudiantes y profesionales de instituciones culturales, educativas y formativas en México y otros países de América Latina. Estarán disponibles 260 títulos, incluyendo las temporadas 1-5 de Ibermedia, TV y 58 documentales de Doc TV, que sin duda son materiales en los que se registra y expresa toda nuestra identidad y diversidad.

Sabemos que una de las grandes problemáticas que enfrentamos como región es la circulación de las películas en nuestros propios países. Estimamos que anualmente se producen en Latinoamérica alrededor de 600 películas y, de acuerdo con nuestros datos, sólo poco más de 10% se estrena en otro país de la región además de la nación de origen. Un porcentaje muy bajo si consideramos que el mercado latinoamericano representa más de 600 millones de asistentes anuales. Es decir, no hemos logrado consolidar estrategias comunes de distribución que permitan aprovechar este potencial. En nuestro caso, estamos impulsando bases de cooperación interinstitucional con países como Brasil y Argentina, en un primer momento, para la realización de un programa de apoyo que dé la misma importancia a la coproducción y a la codistribución. Con Brasil, esperamos cerrar este acuerdo en los próximos meses.

Igualmente, estamos muy interesados en establecer estrategias para impulsar el desarrollo de la industria cinematográfica en Centroamérica, países con los que compartimos problemáticas y realidades comunes. En este sentido, el cine documental es propicio para fomentar la realización independiente y generar un diálogo intercultural. En las primeras semanas de noviembre lanzamos la convocatoria al Estímulo México-Centroamericano para Cine Documental, que incluye a México y otras siete naciones. Esta iniciativa se da en colaboración entre la Ford Foundation y el IMCINE. En resumen, estamos trabajando con una amplia perspectiva regional.

Declaraciones recogidas por Gerardo Michelin.

"“Si bien seguimos enfrentando retos en materia de distribución y exhibición, estamos creando estrategias y bases sólidas para que las películas encuentren al público diverso que compone la sociedad mexicana.”"