• Cine del Mañana, un espacio para la creación y cosecha del nuevo cine peruano

    "De todas las cosas que se pueden saber y de algunas otras" de Sofía Velázquez.

  • Cine del Mañana, un espacio para la creación y cosecha del nuevo cine peruano

    "Autoerótica" de Andrea Hoyos.

  • Cine del Mañana, un espacio para la creación y cosecha del nuevo cine peruano

    "Esquema de los tiempos futuros" de Víctor Checa.

  • Cine del Mañana, un espacio para la creación y cosecha del nuevo cine peruano

    "LXI" de Rodrigo Moreno.

Cine del Mañana, un espacio para la creación y cosecha del nuevo cine peruano

El Festival de Cine de Lima PUCP, desde casa y de forma virtual a través de sus plataformas digitales, cerró la semana pasada su 24 edición. A raíz de la pandemia por el coronavirus y las medidas sanitarias dictadas por el gobierno peruano de suspender indefinidamente todo evento público presencial, tuvo que reinventarse como un espacio en el que se dieron encuentro 28 películas latinoamericanas en competencia, con una fuerte presencia femenina, y un espacio reservado para la creación y cosecha de la nueva generación del cine peruano en la sección Cine del Mañana.

La sección Cine del Mañana, en su quinta edición, fue el espacio que acogió a cinco producciones de ese país, en el que se encontraron productores, programadores de festivales y otros profesionales nacionales y extranjeros. Desde su creación en 2016, 23 largometrajes peruanos han participado en la sección Work in Progress y 18 en la sección LAB.

Según dio a conocer a LatAm cinema Pierre Emile Vandoorne, director de la Dirección del Audiovisual, la Fonografía y los Nuevos Medios (DAFO) del Ministerio de Cultura, se recibió la candidatura de 256 largometrajes provenientes de más de 16 países latinoamericanos, entre los cuales se realizó la selección de Cine en Construcción y de Foco Perú. Dos comités, uno de Lima y otro de Toulouse, ciudad donde se celebra anualmente Cinélatino, fueron quienes eligieron juntos las seis películas participantes de Cine en Construcción. El comité peruano eligió además a las cuatro películas participantes en Foco Perú.

Por su parte, para Josué Méndez, director artístico del Festival de Cine de Lima PUCP, la consideración más importante para la selección es el interés que genera la obra para el comité, su aporte artístico, su valor cinematográfico y su contribución como producto cultural. 

En la sección de Cine en Construcción, una plataforma profesional que apoya la producción de películas latinoamericanas contribuyendo a su finalización y distribución internacional, figuró como representante de Perú el documental “De todas las cosas que se pueden saber y de algunas otras”, de la directora Sofía Velázquez. El filme, producido por Cultura Mercado Central, presenta a un grupo de cineastas y su llegada a Santiago de Chuco, pueblo en la sierra peruana en donde nació el poeta César Vallejo. Con la excusa de un casting, los cineastas se apropian del teatro y los habitantes del lugar van llegando, develando poco a poco unas vidas abrazadas por el aura del poeta, muerto en París hace más de ochenta años. Todos ellos, habitantes y cineastas, se confunden entre versos, historias y poesía.

El director de la DAFO hace énfasis en que la sección es una plataforma que busca facilitar la culminación de proyectos cinematográficos y que su creación significó abrir un camino para las películas que se encuentran en un momento determinante de su realización, y ayudar a que encuentren un norte.

La sección Foco Perú, segmento de Cine del Mañana dedicado al cine peruano en etapa de postproducción, presentó a “Autoerótica”, de Andrea Hoyos, un coming of age film que presenta a Bruna, una adolescente que está explorando su sexualidad mediante un programa de citas por internet. Empieza una relación que sobrepasará su espíritu adolescente y le hará confrontar la libertad de su cuerpo; pero que al final, le ayudará a reconectarse con su verdadera identidad. La película es una producción de Piedra Alada Producciones (“NN” de Héctor Gálvez).

“Esquema de los tiempos futuros”, de Víctor Checa, es una coproducción entre Perú, Ecuador y México, que propone en su sinopsis una ciudad atemporal y distópica que en apariencia es Lima. Una historia que ocurre mientras gran parte de la ciudad duerme. Teo, un niño de doce años, introvertido y curioso con una gran habilidad en las manos. Luis, su padre, un electricista e inventor, que trabaja en una misteriosa máquina capaz de generar un diluvio en una ciudad donde no llueve. Baca, Haya y Raisa, una pandilla dedicada a espiar y vender información privada, que circulan como fantasmas en una ciudad abandonada. Una entrañable relación entre un padre y su hijo puesta en cuestión por una particular obsesión. La cinta, también parte de Foco Perú, es producida por Pierrot Films.

Otra película que forma parte de la sección, es “La imagen”, de Ángel Pajares. Con producción de Cinestami, el director explica en la sinopsis: “Antes de nuestro reencuentro, Marla, el amor de mi infancia, falleció ahogada en una catarata de la selva peruana. Para vivir su luto, he decidido dejar la estabilidad de mi empleo para hacer un largo viaje hacia el lugar donde ella perdió la vida. En esa búsqueda, comparto mi proceso a través de encuentros con la gente en el camino y de fotos y memorias dejadas por Marla. Esta es una película para volver a conectarme con su alma y con mis orígenes”.

La película que cierra la sección, es “LXI” -producida por Arrebato Cine-, segundo largometraje de Rodrigo Moreno, que introduce a Humberto, que, tras enterarse del suicidio de Bernal, reúne después de 15 años a Cristian, Daniel y Gabriela para cumplir lo que él interpreta como la última voluntad de su difunto amigo: resolver los conflictos que los alejaron al terminar el colegio. Obsesionado con un video testimonial que Bernal le envió, donde se podrían esconder las razones de su suicidio, y culpándose por desatender el mensaje en el momento adecuado, Humberto se embarca en un ejercicio de memoria sobre un pasado que tal vez es tiempo de trascender.

 

"Hay un espacio importante para la representación y la autorepresentación indígena, donde el uso de las lenguas originarias ha sido un elemento destacado cuyo valor es también simbólico de la necesidad de seguir reivindicando los derechos culturales de las personas y comunidades del país."

Tanto Vandoorne como Méndez coinciden que no se puede hablar del nuevo cine peruano como una categoría definida. Al contrario, es un panorama amplio cuya diversidad es justamente su riqueza. El director artístico del Festival afirma que hace referencia a un cambio generacional que conlleva una manera distinta de entender la creación y producción cinematográfica. El nuevo cine peruano, añade, explora todo tipo de género cinematográfico, formato, tema y estilo.

“Hay sin duda un espacio importante para la representación y la autorepresentación indígena, donde el uso de las lenguas originarias ha sido un elemento destacado cuyo valor es también simbólico de la necesidad de seguir reivindicando los derechos culturales de las personas y comunidades del país. Asimismo, es importante la participación de las mujeres realizadoras en la proyección nacional e internacional del cine que se hace en el Perú. El cine peruano se redefine con cada nueva película producida”, agrega Vandoorne.

El director de la DAFO añadió que “es interesante notar que las óperas primas constituyen en promedio un tercio de las películas peruanas que se estrenan comercialmente, lo cual es indicativo del surgimiento de nuevas generaciones de cineastas”.

Pero Cine del Mañana no es solamente un espacio para películas en proceso de finalización o en postproducción, también da cabida a realizadores y realizadoras que cuenten con un proyecto de largometraje de ficción en desarrollo a través del Cine del Mañana Lab. En esta edición los proyectos beneficiados fueron “Astronauta” (de Jorge Constantino, productor); “Celeste y el pequeño Sajino” (de Lupe Benítez, directora); “Cero” (de Jorge Flores, director); “Delivery Girl” (de Jorge Shinno); “Donde duermen los sueños” (de Daniel Riglos, director); “El chuto” (de Kelly Sánchez, productora); “Érase una vez en Los Andes” (de Rómulo Sulca, director); “Estados generales” (de Nicolás Carrasco, productor) y el largo de animación “Vigilados” (Gianpierre Yovera, director).

En ese sentido, ambos coinciden que la sección Cine del Mañana es un “espacio fundamental” para la producción peruana. Méndez enfatiza que es el área de industria con mayor proyección internacional en ese país, ya que además lo considera como una oportunidad para conseguir apoyo económico, críticas constructivas e incluso ser seleccionado para festivales de primer nivel. “Hemos mostrado películas que luego tuvieron su estreno mundial en festivales como Berlín, Cannes y BAFICI. Cine del Mañana genera vínculos entre los creadores y la industria internacional que perdurarán a lo largo de la carrera de todos los participantes”, precisa Méndez.

Cine del Mañana es una plataforma que busca facilitar la culminación de proyectos cinematográficos, pero también es un espacio de encuentro que busca generar una experiencia basada en la confianza, la colaboración y el intercambio para todas las personas que participan: asesores y asesorados, programadores y profesionales del cine en general, y las personas cuyas películas o proyectos son seleccionados. “Este año, dos de las películas que compiten en la sección documental del Festival de Cine de Lima, fueron seleccionadas el año pasado en Cine del Mañana WIP. La sección sin duda ha demostrado ser efectiva para darle un necesario impulso a las películas que pasan por ella”, finaliza Vandoorne.