El cine español prepara sus maletas ante la crisis

La crisis económica que azota a España se ha cebado especialmente con el cine y, en consecuencia, con sus posibles aliados para la coproducción. Tampoco ayuda que el presupuesto para la cooperación internacional española haya sufrido un recorte en torno al 70 por ciento. Es decir, se ha pasado de 2.000 millones a poco más de 200 millones, lo que acabará por afectar al programa Ibermedia. Ante este panorama las coproducciones internacionales parecen ser una vía de escape, quizá la única.

En los 27 estados miembros de la Unión Europea se produjeron durante 2011 un total de 1.285 películas, de las que 199 (datos todavía no oficiales del ICAA) eran obras españolas (62 de ellas documentales). Esto significa que el 15,5 por ciento de películas europeas eran de nacionalidad española (incluidas las coproducciones y los documentales), y el 11,7 por ciento íntegramente españolas (151 largometrajes, incluidos documentales), un punto por debajo de 2010 en ambos casos.

Esto quiere decir que a nivel mundial, España bajó el año pasado tres puestos y se situó en noveno lugar entre los países con mayor número de películas producidas y se colocó en cuarto puesto en Europa (en 2010 ocupó el segundo lugar).

Recientemente, el productor Gonzalo Salazar Simpson adelantaba que la cifra de producción de cine en España había caído un 36 por ciento hasta abril de 2012. Sin embargo, a partir del cuarto mes del año, la maquinaria de la producción cinematográfica española se había recuperado un 17 por ciento. En opinión del productor de “No habrá paz para los malvados” las causas de esta caída hay que buscarlas en el cambio de gobierno en España y la consiguiente incertidumbre que generó, además de la crisis y el convenio ICAA-ICO que todavía no estaba oficializado. En opinión de Salazar Simpson, presidente de la Asociación Estatal de Cine (AEC), la solución a este estancamiento es el mercado internacional “tenemos que irnos fuera para coproducir y buscar temáticas internacionales”.

Según cifras aportadas por FAPAE, en 2011 España realizó un total de 44 coproducciones de largometraje, de las cuales 24 fueron con algún país latinoamericano. Argentina, con 8 coproducciones, fue el segundo país con el que España más coprodujo cine, tras Francia. Además de las 8 coproducciones con Argentina, España realizó 5 coproducciones con México; 4 con Colombia; 3 con Cuba; 3 con Uruguay; una con Ecuador y otra con Brasil. La cifra fue muy similar a la 2010, cuando se produjeron e España 200 largometrajes, 49de ellos realizados en régimen de coproducción con otros países (51 coproducciones en 2009).

Por otro lado, la Academia de Cine ha proporcionado un listado con las producciones españolas estrenadas en los primeros meses del año en España, concretamente hasta el mes de mayo. Se trata de una lista de aquellas películas de las que la Academia tiene constancia que se han estrenado en salas comerciales. Así, hasta mayo las salas españolas vieron pasar un total de 51 títulos nacionales, de los cuales 15 eran coproducciones con otros países y cuatro de ellos coproducciones con algún país latinoamericano.

Las cuatro coproducciones de España con algún país latinoamericano estrenadas este año hasta mayo son: “El sexo de los ángeles” de Xavier Villaverde, producida por las empresas españolas Continental Producciones y Dream Team Concept, junto a la brasileña CCFBR; “Girimunho, imaginando la vida”, de Helvécio Marins Jr. y Clarissa Campolina, producida por Eddie Saeta (España); Autentika Films (Alemania) y las compañías brasileñas Teia Filmes y Dezenove Som e Imagens; “Hora menos”, de Frank Spano, producida por Dexiderius y Gustavo Benítez (España); Garra Prod. (Venezuela) y Panda Filmes (Brasil), y “Juan de los muertos”, de Alejandro Brugués, producida por Producciones de la 5ta. Avenida (Cuba) y La Zanfoña Producciones (España).

Esto significa que casi el 30 por ciento de las películas españolas estrenadas en cines hasta mayo pasado eran coproducciones y casi un 8 por ciento correspondieron a coproducciones con algún país Latinoamericano. Quizá esta sea la respuesta que buscan los productores españoles ante la crisis.

David Sequera (LatAmcinema, Madrid).

"Con un recorte del 36 por ciento en el fondo de protección a la cinematografía, el cine español atraviesa uno de los peores momentos de los últimos años. "