Los programadores: Ilda Santiago, Directora de Programación del Festival do Rio

El Festival do Rio es uno de los grandes eventos de la región. Con una duración más extensa que lo habitual -dos semanas-, el certamen presenta varios de los títulos más destacados del año y uno de los mercados audiovisuales más grandes de Latinoamérica, RioMarket. Creado en 1999, como resultado de la fusión de la Mostra Banco Nacional y Rio Cine Festival, a lo largo de su historia ha recibido visitantes ilustres del séptimo arte, como Roman Polanski, Dario Argento, Louis Malle, François Ozon, Todd Solondz, Charlotte Rampling, Ricardo Darín, Harvey Keitel, Helen Mirren e Isabelle Huppert. Hablamos con Ilda Santiago, Directora de Programación.

El Festival do Rio es uno de los certámenes más extensos que existen en Latinoamérica. ¿Cómo se determina la programación de un festival con estas características?
Cada festival tiene las características de la ciudad que lo acoge y su público. El Festival do Rio tiene una gran conexión con el público, lo que nos ha permitido tener una sintonía cada vez mayor y que el alma del festival haya ido cambiado junto con el público y el mercado. Sin embargo, es importante delinear un perfil de programación, una idea central en el proceso de elección de las películas que sirva de columna vertebral.

¿Cómo es el proceso de selección de las películas? ¿Es por inscripción, convocatoria o búsqueda en otros festivales?
Son todos esos procesos de forma conjunta. Aceptamos inscripciones que llegan de todas partes del mundo, tengo un equipo que va conmigo a varios festivales y vemos una enorme cantidad de películas. A lo largo de nuestra historia también construimos muchos contactos con productores y directores, que muchas veces vienen a Río con su primera película y siempre quieren retornar con la siguiente. Tenemos, también, un trabajo de búsqueda incesante, buscando las grandes películas que están en finalización o que pasaron desapercibidas por otros festivales. En una industria que produce tanto, ese trabajo se torna más precioso y es capaz de determinar la singularidad de un festival.

¿Se otorga screening fee?
El Festival do Rio nace a partir de la unión de esfuerzos de distribuidores, productores, vendedores internacionales y directores. Tenemos la ambición y el deseo de ser un espacio de encuentro y difusión del cine de calidad, principalmente el latinoamericano y brasileño; una gran plataforma donde las películas seleccionadas puedan percibir cuál es su potencial con el público. No acostumbramos a pagar screening fee, pero procuramos ofrecerle a cada película el máximo de posibilidades para que genere un impacto en el público.

¿Qué tan determinante es contar con screening fee?
Cada productor, director y agente de ventas internacional, tiene sus estrategias y visión de la carrera de una película. Varios de ellos piensan que el screening fee es parte del proceso de “venta y alquiler” de la película en cada festival. Respeto la decisión y comprensión de cada equipo vinculado a una película, pero creo que – incluso en tiempos de gran producción – los festivales “generalistas”, los que presentan un gran número de películas de todo el mundo, deben servir de plataformas en el mercado para el público. El screening fee – y vuelvo a decir, respeto la posición de los que hacen de ello una estrategia- sólo funciona como un mecanismo para obtener ingresos, descaracterizando la necesidad primordial de circulación de una película y de tratar de encontrar un camino para su lanzamiento. Creo que el Festival do Rio debe ser un instrumento de presión para la vista del público, y para la expansión de los lanzamientos comerciales, para que más películas puedan entran en el circuito. Y en eso hacemos una gran inversión en torno a cada película.

¿Cuáles son las mayores dificultades a la hora de armar la programación?
Son innumerables. Convencer a los productores y las empresas de que el Festival do Rio los ayuda a crear oportunidades para las películas y a promover a los artistas, siempre es un desafío. Pero el reto más grande es tener esa sintonía fina con el público para llevarlo a las salas y a la discusión sobre cine.

¿Qué lugar ocupa el cine latinoamericano en general y brasileño en particular dentro de la programación?
Premiere Latina y Premiere Brasil son las dos secciones de mayor importancia estratégica dentro del Festival do Rio. Fueron construidas con el objetivo de convertir al festival en un instrumento fuerte de promoción del cine latinoamericano, incluyendo el brasileño, claro. Esta estrategia ha dado grandes resultados a lo largo de los años, fortaleciendo las dos secciones y convocando un número cada vez mayor de productores, directores y artistas latinoamericanos.

"“Tenemos la ambición y el deseo de ser un espacio de encuentro y difusión del cine de calidad, principalmente latinoamericano y brasileño”."