• Málaga WIP Doc: cine de lo real en formato virtual

    “Adiós a la memoria” de Nicolás Prividera.

  • Málaga WIP Doc: cine de lo real en formato virtual

    “Ahora somos tres” de Constanza Tejo Roa.

  • Málaga WIP Doc: cine de lo real en formato virtual

    “El hombre de la piel manchada” de André Robert.

  • Málaga WIP Doc: cine de lo real en formato virtual

    “Morena(s)” dirigida por Victoria Apolinario e Iván de Lara.

  • Málaga WIP Doc: cine de lo real en formato virtual

    “Objetos rebeldes” de Carolina Arias Ortiz.

  • Málaga WIP Doc: cine de lo real en formato virtual

    “Llamarada” de Alejandra Almirón.

Málaga WIP Doc: cine de lo real en formato virtual

La memoria, el miedo a perderla, la necesidad de recuperarla y los mecanismos para hacerlo, son las temáticas que “la ficción de lo real” trajo al Málaga WIP Doc, el espacio dedicado a este género del Málaga Festival Industry Zone (MAFIZ), que en esta oportunidad pasó su tercera edición a un formato en línea debido a la pandemia del coronavirus que afecta especialmente a España.

Enfrentar la crisis y adaptarse a la nueva coyuntura mundial fue la estrategia que diseñó el equipo del Área de Industria del Festival de Málaga. “Nos convencimos que era necesario mantener este espacio como lugar demandado para la promoción, difusión y venta internacional del cine en español”, explica a LatAm cinema el director del MAFIZ, Juan Antonio Vigar. “Nos adaptamos a las circunstancias y lo presencial quedó sustituido por la comunicación virtual, mediante procesos de trabajo online que nos permitieron seguir avanzando en nuestra tarea de impulsar la financiación de las películas latinoamericanas y españolas que decidieron participar en los work in progress de Málaga 2020”.

La memoria en sus múltiples expresiones, la familia y los vínculos más allá de las fronteras, suelen ser temas recurrentes en el documental. Pero esta selección los reflejó en sus más diversas historias. El Málaga WIP apuesta al cine de no ficción en su tercera edición porque a través de él “descubrimos las nuevas expresiones narrativas de los jóvenes cineastas y por tanto lo que nos lleva a favorecer la finalización de estas películas, su difusión y promoción”. La elección se hizo buscando promocionar obras audiovisuales que “nos conmuevan y motiven” porque “queremos que esas películas algún día sean parte de las secciones oficiales del Festival de Málaga”, señala Vigar.

Argentina es el país más presente con casi la mitad de las películas seleccionadas. Nicolás Prividera (“Tierra de los padres”, “M”) presenta su nueva película, “Adiós a la memoria” con su productor de los últimos tiempos, Pablo Ratto (Trivial Media). Prividera ya trabajó la memoria en sus anteriores documentales y en este caso se centra en un padre que la ha perdido, mientras en su país se impone un gobierno que propone el olvido, y él como hijo bucea en las películas familiares que filmó su progenitor, lo cual lleva a ambos al recuerdo imposible de la madre desaparecida. “Ahora, ‘Adiós a la memoria’, cierra de algún modo esta trilogía involuntaria, volviendo a lo familiar pero tensándolo una vez más hacia lo social: se trata de indagar en esa zona donde la memoria personal se vuelve colectiva, incluso al precio de disolverse (…) No es arrepentimiento lo que me mueve a revisar las viejas películas familiares, sino el tratar de entender cómo se heredan los recuerdos, cómo se construyen” señala el director en un pasaje de sus notas de dirección. “Adiós a la memoria” ya se presenta con su agente de ventas Punctum Sales y obtuvo el premio al mejor proyecto latinoamericano del MAFIZ, entregado el pasado 27 de abril.

Primeras imágenes de “Adiós a la memoria”.

La familia en primera persona y el pasado reciente que se hace presente está en la chilena “Ahora somos tres” de Constanza Tejo Roa producida por Eduardo Villalobos Pino (Molotov Cine). La directora se enteró que estaba embarazada luego de separarse de su pareja porque le fue infiel en las vacaciones anteriores. Estar embarazada era tener vómitos, estrías y terror, que se sumaban al tener que dejar de hacer cine. De ese contexto nace este documental. “Como mujer el hecho de ser madre jamás fue uno de mis grandes sueños, a pesar de ser criada por un grupo de féminas que pensaba lo contrario. Para ellas ser madre es lo más lindo que una mujer puede vivir; para mí, mi libertad e independencia no se tranzan. Cuando quedé embarazada luché fuertemente por no perderme a mí misma por este tercero, pero luego entendí que la persona por la cual estaba dejando mi vida no era mi hijo, sino mi pareja”, explica la directora.

Primeras imágenes de “Ahora somos tres”.

Del Cono Sur vamos a Centroamérica, con tres películas, dos de ellas de Costa Rica. Desde allí “El hombre de la piel manchada” de André Robert producida por Gimena Cortés Ramírez, trae la historia de Sergio, un cazador de antaño, último de su especie, que vive en un búnker aislado de la sociedad en el bosque tropical seco costarricense. En una sociedad que rechaza su estilo de vida, se aferra a su pasado para darle sentido a su existencia. Tras descubrir que debe someterse a una operación cardíaca para salvar su vida, se confronta con sus pecados que carga como manchas en su piel. Robert explica en sus notas de dirección que Sergio es además su tío abuelo y que siempre tuvo la curiosidad de entender qué lo llevó a tomar esta decisión. “En el proceso descubrí la historia de un hombre desfasado y a través de este documental íntimo retraté el ocaso de la vida de un hombre que sabe que es una especie en extinción”. “El hombre de la piel manchada” estuvo el mes pasado en el WIP del Costa Rica Festival Internacional de Cine (CRFIC), en 2017 ganó en el Foro de Presentación de Proyectos tico y al año siguiente formó parte de la plataforma profesional de Cinélatino Rencontres de Toulouse.

Primeras imágenes “El hombre de la piel manchada”.

"Nos convencimos que era necesario mantener este espacio como lugar demandado para la promoción, difusión y venta internacional del cine en español."

Por su parte República Dominicana está representada por “Morena(s)” dirigida por Victoria Apolinario e Iván de Lara, con la producción de Nathalia Lafuente (Karaya Film). La protagonista, Morena, es una migrante dominicana que hace malabares para mantener su negocio, un pequeño bar de comida dominicana en la periferia de la capital argentina, Buenos Aires. La protagonista se ve amenazada a perder el bar por una sociedad fallida con el marido de su hija, que le complica además el sueño de traer a su hijo antes de que cumpla la mayoría de edad. Apolinario señala que “la no ficción ‘Morena(s)’ es una observación a uno de los micromundos de la migración dominicana en la periferia de Buenos Aires, que aborda las singularidades de la subsistencia de las mujeres en ese contexto. Desprolijidad, desequilibrio y movimiento son parte intrínseca de nuestra propuesta”.

Primeras imágenes de “Morena(s)”.

“Objetos rebeldes” de Costa Rica es dirigida por Carolina Arias Ortiz con la producción de Alexandra Latishev (Mito Producciones). Se trata del regreso de la directora a su país para reconstruir la relación con su padre, que unos meses después es diagnosticado de cáncer. En ese tiempo conoce a Ifigenia, arqueóloga experta en las esferas de piedra, el gran enigma del país. Decidida a seguirla, Arias se sumerge en una búsqueda por los fragmentos de una historia indígena olvidada y a través de los objetos encuentra una manera distinta de relacionarse con la muerte. “Encontré en Ifigenia un personaje que se aproximaba a los objetos desde un lugar sensorial y emocional muy sugestivo. Ifigenia de cierta forma habla con los objetos, para ella están vivos. Todo esto me resonaba mucho, ya que yo me encontraba reordenando los fragmentos de mi memoria de infancia”, profundiza la directora en sus notas. La película es una coproducción con la colombiana Milagros Producciones y ha pasado por los wips del CRFIC y de Chile Conecta, además de haber participado en los espacios dedicados al desarrollo de CRFIC y DocsMX. 

Primeras imágenes de “Objetos rebeldes”.

Las otras películas de Argentina son “Llamarada” y “Tierra incógnita”. La primera es dirigida por la reconocida editora de cine, Alejandra Almirón, y producida por Sergio Criscolo. La sinopsis cuenta que un día la realizadora se despertó sin electricidad y allí se enteró que en 1859 una llamarada solar de clase X apagó la red eléctrica de la época y produjo auroras boreales hasta en el Ecuador. Hoy, algo similar sería devastador, ya que el cultivo, el almacenamiento y la distribución de alimentos requieren electricidad. Paralelamente una amiga la invitó a visitar en el sur a un grupo que se preparaba para la oscuridad total, y más tarde visitó Estados Unidos y Europa para reunirse con científicos de la NASA y la ESA preocupados por un apagón mundial. La película llega a una última parada: Tromsø, Noruega, donde el sol, invisible en la noche nórdica, hace sentir su presencia con rayos azulados en el cielo. Este documental cuenta con la coproducción de Estados Unidos y Noruega.

Primeras imágenes de “Llamarada”.

El último título del Málaga WIP Doc también se sumerge en el sur del sur. Según la sinopsis de este filme dirigido por Ignacio Leonidas, el título “Tierra incógnita” viene de un término cartográfico que se usaba a la hora de nombrar las regiones inexploradas. Cuando Magallanes llegó a Tierra del Fuego, la llamó Terra Incognita Australis. Como se sabe, a pesar de la mirada del conquistador “el fin del mundo” estaba poblado y los habitantes de aquel entonces conocían su tierra y cómo sobrevivir en ella. Lo mismo sucede hoy con quienes habitan la zona aunque el aislamiento y el clima extremo sean desconocidos para el mundo. En la película se retrata “esa lucha por la subsistencia a través de Esteban, un joven castorero; Rafa, un pescador de centolla; la familia Vargas, unos jóvenes estancieros; y el Paty Vargas, un viejo ermitaño”. Producida por Guido Deniro (Arde Cine) llega al MAFIZ gracias a un convenio con el Festival Internacional de Cine Documental de Buenos Aires (FIDBA).

Primeras imágenes de “Tierra incógnita”.

Precisamente este festival argentino entregará un premio y comparte parte de su equipo con el programador y coordinador del Málaga WIP, Walter Tiepelmann, junto a David Valverdi y Carla Alonso. Para Vigar “participar en Málaga WIP ya es un premio, porque han sido seleccionadas entre muchas otras producciones por su calidad narrativa y de producción. Muchos profesionales de la industria: distribuidores, compradores, agentes de ventas, festivales, fondos, han tenido acceso a conocerlas y valorarlas en estos días”.

En breve se darán a conocer las películas premiadas con 5 mil euros otorgados por el Festival de Málaga, servicios de postproducción de Aracne Digital Cinema, 15 mil euros otorgados por Latido Films por concepto de adelanto de distribución, postproducción de sonido de Yagán Films y una página de publicidad en LatAm cinema. Asimismo, SANFIC y FIDBA seleccionarán un proyecto para participar en sus laboratorios de industria.